Retro: Dynamite Cop

Siempre sonrío para mis adentros cuando de forma inesperada viene a mi mente Dynamite Cop, uno de los primeros juegos que tuve para mi catálogo de Dreamcast en 1999. Es un videojuego que dura poco, muy poco de hecho, pero eso no evita que tenga distintos finales, tres protagonistas a escoger, rutas alternativas durante la partida, quick time events que alteran el transcurso de la acción, gran variedad de escenarios interactivos, explosiones, piratas modernos muy horteras y muchos, muchos golpes. Dynamite Cop es pura diversión arcade, un colorido beat’em up nada serio que rezuma todo ese sentido del humor exagerado tan propio de los noventa y sus películas de acción.

Tres miembros de las fuerzas especiales tienen la misión de rescatar a la hija del presidente de los Estados Unidos, la cual ha sido secuestrada durante un crucero. Esta es nuestra misión y el pretexto para liarnos a golpes con una banda de piratas terroristas en lugares tan habituales como extraños, desde la cubierta de un crucero, pasando por un casino, un gimnasio, vestuarios, una isla, una sala de baile, una peluquería, mazmorras… tan pronto estaremos partiéndonos la cara con un gigantesco chef de sushi en una cocina, como pegándonos con un pulpo gigante en una especie de sala industrial.

Nada es serio en Dynamite Cop y constantemente se encarga de demostrarlo con sus excéntricos personajes, incluyendo a la hija del presidente (que es terriblemente fea) el repertorio de objetos y armas que puedes emplear contra tus enemigos, que van desde un MP5, pasando por lámparas de pie, katanas, bazookas, una aspiradora, incluso un bote de pimienta, y no te extrañe si terminas repartiendo leches con una brocheta de carne a una pareja de ninjas, todo esto mientras contemplas como tu uniforme de fuerzas especiales va destrozándose con cada golpe que recibes hasta quedar en calzoncillos y lleno de moratones.

Si a lo citado anteriormente sumas un modo cooperativo para dos jugadores, se convierte en un videojuego adictivo y rejugable, ideal para pasar una tarde divertida junto a un amig@. Incluso si decides disfrutar de la experiencia a dos mandos Dynamite Cop reserva una inesperada sorpresa final. Cuando pones fin a las andanzas del malvado cabecilla de los piratas, la hija del presidente, muy cuca ella, solicita que debe demostrarse quién de los dos jugadores es el mejor, de pronto se genera una extraña pero emocionante sensación al tener que enfrentarte con tu compañero, ese que ha estado guardándote las espaldas durante toda la partida.

Solamente hay una cosa que este juego no se toma a risa y es las ganas de hacértelo pasar bien concentrando todo esto en una partida de apenas 20 minutos. Pura magia arcade.

Share this post

RUBIO

Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles.

4 comments

Add yours
  1. malevolus 8 abril, 2019 at 19:00 Responder

    Nunca lo llegue a probar en DC y en salones recreativos ni lo ví, no creo q este llegara a los salones recreativos de nuestro país

Responder a malevolus Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.