Retro Nostalgia

Hola a todos, me presento: soy Carlos Romo y como bien reza el título de esta entrada, estoy aquí para compartir con todos vosotros una de mis grandes pasiones que son los videojuegos y consolas retro, un mercado que en estos momentos está experimentando una segunda juventud. Posiblemente sea porque cada vez es más difícil conseguir estos artículos o sencillamente porque queremos, incluso necesitamos, volver a revivir una parte de nuestra infancia con aquellos títulos míticos como Mario Bros o Sonic. Si eres de aquella generación que sabe lo que es bajar a la calle a jugar al balón, a las chapas o con la peonza y que has metido monedas de 25 pesetas en una maquina arcade en los recreativos de tu barrio, pues esta es tu sección. Aquí hablaremos del mundo retro, de cómo ha evolucionado, rescataremos títulos ya olvidados y mucho más.

Hoy empezamos retrocediendo a los 90 con dos máquinas que cambiaron la historia de los videojuegos para siempre: Súper Nintendo y Mega Drive. Aunque ya había consolas mucho antes estas dos máquinas eran diferentes pues gracias a ellas podíamos por fin disponer de tecnología en casa de forma asequible, hasta entonces o pertenecías a la nobleza o tenías que conformarte con artilugios construidos por dos amigos en un garaje.

La Nes, Master System y Atari. Después, Súper Nintendo y Mega Drive consiguieron acercarnos un poco más a los salones recreativos, ya no era necesario sisar monedas a tu madre del bolso para jugar, tenías muchos títulos increíbles a tu alcance y jugar con tus amigos en casa mientras tu abuela hacia la merienda es uno de esos recuerdos que perduran en la mente de muchos jugadores veteranos.

Ahora, cuando miramos nuestras consolas actuales, PS4 y Xbox One, vemos cómo ha cambiado todo, recuerdo como hace 15 o 20 años era impensable llegar a este nivel. Son mejores que nunca y han dejado muy atrás a sus antecesoras pero sigo pensando que antes todo tenía otro encanto, resultaba más divertido y era más auténtico. Dejad que me explique antes de que penséis que me he vuelto loco y lo haré con un ejemplo muy cercano, conmigo mismo. Por fin llega el viernes y después de haber ahorrado durante meses vas a la tienda y compras tu consola de nueva generación. Sales con los bolsillos vacíos pero necesitas otro asiento dentro de tu coche para la ilusión. Decides poner rumbo al pueblo y durante todo el viaje vas pensando en el finde que vas pasar jugando. Cuando llegas, lo primero que haces es prepararlo todo: sacas la consola de su caja, enchufas cables por aquí y por allá, coges una cervecita fresquita y te sientas. Bien, pues ya lo tienes todo listo, enciendes la consola y comienza la odisea porque pide conexión a internet. No pasa nada, desconectas todo, coges otra cerveza para tu vecino (que él si tiene Red) y empezamos otra vez.

Conectamos y encendemos todo de nuevo, conseguimos acceder pero ahora nos piden un correo electrónico, con tu nombre, el de tus padres y hasta el de tu perro y si no tienes… pues tendrás que comprarte uno. Después de toda esa danza masónica hay que esperar un poco más para poder jugar, pues la consola tiene que actualizarse y entre una cosa y otra… pues mínimo una hora y 6 cervezas menos en la nevera. Pero ahí no termina, cuando por fin metes el juego y arranca ¡bingo! también este tiene que actualizar, y como sea un juego potente… prepárate. Al final, para poder jugar pasan casi 2 horas y cuando ya está todo listo para jugar… pues no lo haces porque al final has decidido irte al bar del pueblo con el vecino.

Sé lo que algunos pueden estar pensando, cosas como: las consolas ahora son más potentes, necesitan conexión porque son como ordenadores… pero yo siempre digo que quien prefiere una consola es porque quiere despreocuparse de estas cosas, encender y ponerse a jugar para disfrutar sin complicaciones y en este aspecto nuestras queridas SNES y Mega Drive dan mil vueltas a las consolas de hoy en día y seguramente a las que están por venir. Eran divertidas, directas y hasta más bonitas. Podías jugar donde quisieras y sin restricciones. Hemos ganado mucho en poderío técnico, en gráficos, incluso podemos jugar con gente de todo el globo pero en el fondo no somos tan libres, ni tenemos tanto como pensamos o nos hacen creer. Incluso hemos perdido significativamente en cotas de diversión.

No quiero que tampoco se malinterpreten mis palabras, creo que las consolas actuales son geniales pero no quiero que llegue ese día en el que cada vez que encienda la consola se me exija una muestra de ADN para jugar una partida. Conclusión: las consolas empezaron siendo la orquesta filarmónica de Berlín y actualmente han terminado convirtiéndose en una terraza veraniega de Magaluf.

Espero que os haya gustado esta primera entrada con la que por fin me estreno, a decir verdad me conformaría simplemente si alguien se ha sentido identificado leyendo estas líneas. Este texto también es una pequeña muestra de lo que vendrá y aprovecho el momento para agradecer a José Ignacio su invitación a la web, juntos hemos conseguido embarcarnos en un nuevo proyecto en el que llevaremos nuestra afición por el mundo retro un paso más allá. Pronto sabréis más y pensamos que os gustará.

Share this post

Retro Romo

Apasionado e incondicional de los videojuegos y consolas retro

5 comments

Add yours
  1. RUBIO 17 julio, 2019 at 21:56 Responder

    Enhorabuena por esta primera entrada Retro Romo y bienvenido, es todo un placer tenerte en BornToPlay Espero que este sea el primero de muchos textos hablando sobre clásicos inolvidables y esas máquinas que han construido capítulo a capítulo, generación tras generación, la Historia del videojuego en consola. Solamente añadir que he sido el primero en sentirme completamente identificado con lo que comentas en tu artículo.

    Un abrazo y hasta la próxima

    • Retro Romo 19 julio, 2019 at 19:41 Responder

      Muchas gracias Rubio, me alegra que te guste el artículo, como digo solo quiero compartir mi afición por el mundo retro,para que no caiga en el olvido y para dar a conocer a las nuevas generaciones las consolas que tantos buenos ratos nos hicieron pasar en los 80 y 90.Un abrazo.

  2. malevolus 19 julio, 2019 at 07:22 Responder

    Vaya época los noventa…. sin duda irrepetible y me alegro haberlo podido vivir. Bienvenido Retro Romo y gracias por el post, nostalgia y buenos recuerdos sin duda. Yo era de Mega Drive a tope por aquellos años

  3. Retro Romo 19 julio, 2019 at 19:49 Responder

    Gracias por la bienvenida.Y para mi fue la época dorada de los videojuegos sin duda.Y si yo también era de Mega Drive, no se por que pero siempre me tiro más esta que la Super.Un saludo.

  4. RichoRetro 21 julio, 2019 at 11:52 Responder

    Muy buenas gente, me encanta el artículo. Nos define muy bien a muchos d la generación de los 80. Tuve una NES q regalé a mi prima y me arrepentí muchísimo, ahora disfruto mas con la SNES q con la play en muchos momentos. Ese Mario, StreetFighter, Yosi, Aladin, los Donkey…. Unas tardes d diversión asegurada. Lo retro vuelve y me alegro. Un abrazo Romo. Deseando leer el siguiente

Post a new comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.