La crisis de los chips sigue afectando a PS5 y Xbox Series X

La crisis de semiconductores que golpea a las diferentes compañías tecnológicas continuará hasta 2024. Los problemas de suministro de chips son diversos. Según los expertos, la demanda se ha disparado por la recuperación económica, una mayor demanda de productos electrónicos durante la pandemia y el hecho de que cada vez más productos incorporan microchips.

Los automóviles ahora requieren mayor número de semiconductores debido a los sistemas avanzados que incorporan. Los sistemas de asistencia a la conducción y los ordenadores de a bordo necesitan un gran número de chips. Según los expertos, el aumento de los vehículos eléctricos y el futuro de la conducción autónoma potenciarán aún más esta creciente necesidad.

A estos factores debemos sumar la implementación de la red móvil 5G y la gran demanda de nuevos smartphones compatibles con ella. También debe tenerse en cuenta la demanda de ordenadores y tarjetas gráficas para el minado de criptodivisas como el bitcoin.

No chips ¿no party?

El cambio de generación está resistiéndose a más de uno, salvo para aquellos que reservaron una PlayStation 5 o una Xbox Series X antes del lanzamiento. Posteriormente, cualquiera que haya querido hacerse con una de estas consolas ha descubierto que influyen dos factores: suerte y rapidez. El mismo caso afecta a las tarjetas gráficas de última generación de AMD y Nvidia, incluso ha servido para encarecer las GPU que llevan tiempo en el mercado.

Aquellos que a la desesperada intentan hacerse con alguno de estos productos, han podido comprobar como la especulación ha hecho nuevamente acto de presencia en ambos casos. Las consolas de nueva generación tienen un precio medio en el mercado de segunda mano de 868 euros, un 73% más de su valor de venta en el mercado. La consola de Sony ha alcanzado un precio máximo de 1500€ en algunos portales de compra-venta.

No obstante, el salto generacional no resulta una necesidad imperiosa actualmente. Todavía no han llegado videojuegos que justifiquen el desembolso de una de estas máquinas. Ni mucho menos participar en el circo de la especulación. Este momento de vacío creativo al que nos enfrentamos una vez más al principio de una nueva generación, junto a la crisis de los chips, supone un momento ideal para disfrutar del amplio legado del videojuego. Toda esa gran cantidad de títulos que nunca llegaste a jugar están ahí, esperándote. Y por supuesto el bendito catálogo retro, siempre a nuestra disposición para salvarnos de situaciones como esta.

¡Suscríbete a nuestro canal!

Share this post

BornToPlay

Juega duro y muere tarde

2 comments

Add yours

Post a new comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.