Halo evolucionó el género sin perder su identidad por el camino

Halo llegó para quedarse

En 2001, Halo: Combat Evolved fue el motivo principal para hacerse con la primera consola doméstica de Microsoft. La obra de Bungie Studios manifestó que los FPS en consola seguían progresando hacia un futuro prometedor. Halo presentaba una jugabilidad directa y un control cuidado a través de trabajados entornos 3D. Los gráficos y una avanzada IA enemiga lograban desmarcarse de casi todo lo que habíamos jugado hasta ese momento.

Su jugabilidad aunaba tiroteos bien orquestados y divertidas fases a bordo de vehículos. El argumento planteaba un interesante marco de ciencia ficción donde contrastaban escenarios futuristas con otros en plena naturaleza. Desde entonces, la historia de Xbox ha transcurrido estrechamente ligada a la de Halo. Su éxito ha contribuido potencialmente en los beneficios de la compañía. En consecuencia, las aventuras del Jefe Maestro llevan entre nosotros más de 20 años. Es por ello, que este reportaje abarca las entregas principales que no deberías perderte.

Las mecánicas y el control apenas han sufrido variaciones durante todo este tiempo. No obstante, cada entrega ha buscado innovar con diferentes añadidos, algunos interesantes y otros menos relevantes. El más reciente: el salto a mundo abierto de Halo Inifinite en 2021. La identidad de la franquicia se completa con un apartado audiovisual notable y una banda sonora de calidad compuesta por melodías orquestales y cantos gregorianos.

La evolución de Halo

En el apartado técnico, la evolución de los tres primeros juegos resulta palpable, puliendo la suavidad de las acciones, el acabado visual y un control dual de arma en Halo 2. El salto generacional entre las dos primeras entregas y Halo 3, en Xbox 360, resulta evidente. En términos generales, el tercer capítulo pone su empeño en hacer todo mejor, sin centrarse únicamente en los gráficos. De este modo, encontramos escenarios más amplios, mayor número de enemigos en pantalla y una IA mejorada.

Halo 3: ODST, considerado un Halo 3.5, posee la campaña más corta de la serie. Para muchos se trata de la peor entrega. Sin embargo, tiene algunas particularidades que lo desmarcan del resto. En esta ocasión controlamos a los ODST (Soldados de Choque de Descenso Orbital). Esta novedad influye directamente en la jugabilidad, puesto que somos más vulnerables que los Spartan. Otra peculiaridad de ODST es el modo de transmitir la historia mediante flashbacks y el uso del mapa para orientarnos.

Halo Reach marca un antes y un después en la historia de la franquicia. Reach es la precuela encargada de contarnos la historia del Equipo Noble antes de los acontecimientos de Combat Evolved. Posiblemente, nos encontremos ante la mejor historia de la serie. Un relato de acción repleto de épica, compañerismo y sacrificio. El desenlace de su historia refleja la despedida de Bungie Studios a su saga estrella.

Halo 4 fue el bautismo de fuego de 343 Industries, el estudio encargado de tomar el testigo de la saga. Esta entrega destaca por la calidad de sus cinemáticas y la descoordinación de voces en las mismas. El movimiento y las sensaciones del control recuerdan más a un CoD que a un Halo. Un movimiento más rápido y la retícula parpadeante cuando alcanzamos al enemigo dan fe de ello. Las armas de la UNSC son las menos inspiradas de toda la serie.

La balanza consigue equilibrarse gracias al nuevo enemigo: el Caballero Prometeo. Este rival ofrece un toque de frescura a los combates, con nuevos patrones y movimientos. Las armas de esta especie logran quitarnos el mal sabor de boca con sus geniales efectos desintegradores. Tampoco debemos olvidar la Mantis, el nuevo vehículo de la UNSC. Este tanque bípedo renueva el parque móvil a disposición del jugador.

Alternar el control del personaje entre el Jefe Maestro y el Spartan Locke parecía el mayor atractivo de Halo 5, pero olvídate. Las novedades relevantes las encontramos en el control. El manejo de armas con dos sistemas de apuntando. Alternar la perspectiva clásica «desde la cadera» con el apuntado desde el alza (disponible solamente en algunos modelos) resulta interesante. Un guiño a los shooters actuales sin descuidar el apuntado clásico que acompaña a Halo desde sus orígenes. Por otro lado, los movimientos de parkour ofrecen mayor dinamismo para movernos entre coberturas y obstáculos.

Los escenarios siempre se han caracterizado por su diseño. La amplitud de los mismos ha sido otra seña de identidad. Por eso mismo, siempre he pensado que la saga no necesitaba cambiar a un mundo abierto. Halo Infinite traslada la acción a un plano mayor, aproximándose al modelo de videojuego más popular de la última década: «el mundo abierto». Los paisajes de Infinite ofrecen unas estampas de ciencia ficción realmente bellas.

Sin embargo, la novedad protagonista es la introducción de un gancho. Este elemento ofrece un mayor nivel de verticalidad en la acción, incluso posibilita nuevas estrategias de combate. El uso de esta herramienta permite trepar, alcanzar armas a distancia, enganchar a los enemigos y adherirnos a sus vehículos en marcha para robárselos.

Las claves de un combate diferente

Halo consigue ilustrar al jugador a través de las normas de su sistema de combate. Consigue adoctrinarte para sobrevivir en un campo de batalla cambiante donde tus rivales también reconocen las alteraciones que se producen en el. Los enemigos reaccionan de manera realista, incluso tienen su propia personalidad. Atacan cuando nos superan en número o si están liderados por un miembro más poderoso que el resto. Si eliminamos al cabecilla, o mermamos su número, huyen o se repliegan. Su astucia parece aumentar pues comienzan a preparar emboscadas, recogen armas del suelo y saben cuándo deben utilizar una granada. Prueba a destrozar la armadura de un élite y comprobarás como hieres también su orgullo.

La franquicia destaca por su ambientación bélica y su particular lore. El jugador consigue asimilar una importante dosis de información gracias al funcionamiento de las armas, el uso de los vehículos y el comportamiento de cada raza enemiga. Si has jugado a un Halo, sabes cómo funciona todo. Sabes cuando debes emplear un arma concreta en una determinada situación. Sabes el vehículo que puede ayudarte a preparar un feroz ataque y cual puede servirte para huir si las cosas se ponen feas. Lo mejor de todo es que el enemigo también posee estos conocimientos. El uso de un determinado vehículo, por parte del jugador o de un enemigo capaz de robarlo, puede alterar el transcurso de una batalla.

Durante las escaramuzas resulta habitual que nos acompañen grupos de soldados aliados. Su comportamiento casi siempre resuelta efectivo, sirviendo como distracción o como apoyo ocupando plazas de artillero en algunos vehículos, incluso conduciéndolos con esmero. De este modo, consigue potenciarse un ambiente de camaradería y hazaña bélica, siempre presente en todos los capítulos. Las cinemáticas a menudo muestran la potente maquinaria militar de la UNSC. Todo es grande y poderoso en Halo, a imagen y semejanza de la filosofía yankee.

Siguiendo con las particularidades, el uso de las físicas también resulta destacable. Durante un combate las explosiones hacen saltar partículas, pedazos de vehículos y enemigos por los aires. Todos estos cuerpos rebotan y reconocen los accidentes del terreno de forma realista. Del mismo modo, otros elementos como las armas y las granadas, incluso los cadáveres, no quedan fijados al suelo. Estos resbalan, caen y ruedan por el relieve del escenario.

Al mismo tiempo, el mutijugador completa su popularidad. Las partidas en línea a través de Xbox Live ofrecen un estilo frenético y directo pero con toda la calidad y posibilidades del modo campaña. Las partidas cooperativas a pantalla partida y la opción Lan Party siguen siendo opciones altamente recomendables para jugar con amigos. Si tenéis la posibilidad de conectar varias consolas y televisores en la misma casa resulta toda una experiencia. La diversión está asegurada.

Halo posee una legión de fans y también sus detractores. No obstante, el Jefe Maestro ha terminado alzándose como una de las figuras representativas del videojuego moderno. Su ambientación inmersiva y los tiroteos han logrado situarlo en la cima de un género muy poblado. Los críticos, en muchos casos, apuntan hacia un argumento dilatado y un sistema de apuntado «a la antigua». Sin embargo, aquellos difamadores que emiten juicios sin haberlos probado, y que dicen ser amantes del género FPS, deberían jugar cualquier entrega en modo Heroico, dejando a un lado su argumento o los prejuicios hacia los personajes. Sin duda, una experiencia, la auténtica experiencia Halo. Un reto que todo entendedor del género y de los buenos videojuegos sabe apreciar y disfrutar.

¡Suscríbete a nuestro canal!

Share this post

RUBIO

Un buen videojuego puede ser como un libro bueno o una gran película. Siempre digo que existe un juego para cada uno. Si aún hay alguien por ahí que no se ha enganchado a los videojuegos es porque todavía no ha encontrado su juego. Cuando lo encuentras, descubres una llave que abre la puerta a un mundo de diversión y entretenimiento sin igual.

5 comments

Add yours
  1. Ruryk Z 15 octubre, 2022 at 19:24 Responder

    ¡Así da gusto leer sobre Halo! Se nota que has sabido entender su esencia a lo largo de la saga.
    Lo que sí que hay que reconocer al Jefe Maestro es como ha sido el abanderado de las consolas de Microsoft. Creo que es ahora mismo su exclusivo más fuerte aunque con la última entrega no hayan dado todo lo que se esperaba. Es de esos nombres que se deben cuidar bien y saber en qué se usa.
    Su primera entrega me pareció increíble y demostraba de lo que era capaz la novata de Microsoft en el mundo de las consolas. Sigo siendo un romántico y me parece la mejor de todas aunque realmente no lo sea.
    ¡Un artículo sobresaliente como siempre, Rubio!

  2. Víctor Bombien 18 octubre, 2022 at 22:22 Responder

    Gran artículo, ya me han entrado ganas de rejugar la saga y de darle una oportunidad al halo infinite, aunque sea en la “vieja” xbox one!

  3. RUBIO 19 octubre, 2022 at 10:27 Responder

    Si te gusta la saga, Bombien, Halo Infinite posiblemente no te defraudará. Es cierto que no es ninguna revolución y no es el Halo de nueva generación que algunos esperaban pero tiene todo lo que puedes esperar de Halo, con algunas novedades interesantes en la jugabilidad, como el uso del gancho. El mapa abierto (al principio dividido en zonas que vamos conectando) no es el escenario de Red Dead Redemption 2 pero cumple su cometido y ofrece algunos paisajes de ciencia ficción realmente chulos.

Post a new comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.