El caso Days Gone

Una vez más no puedo reprimir las ganas de escribir y repartir un poco de metralla a diestro y siniestro, al igual que en su día hicimos con el caso Star Wars: Battlefront o recordando el caso del primer Assasin’s Creed. Me repatea sobremanera el negocio sucio que la industria y los medios se traen entre manos desde hace ya mucho tiempo. Pero en algunos casos, como el que nos ocupa en esta ocasión, vuelve a ser tan flagrante que resultan incontenibles las ganas de plasmar el rechazo total hacia esas malas artes que durante estos últimos años se han consolidado de una forma bochornosa como oscuras protagonistas dentro de la que consideramos la peor generación de consolas de la historia.

La Prensa y el negocio de los videojuegos

Es algo que ya se ha explicado en más de una ocasión y es de sobra conocido. El negocio de los videojuegos entre las compañías y los diferentes medios especializados; las primeras conceden la oportunidad de experimentar los futuros lanzamientos antes de su llegada al mercado, posteriormente las webs y revistas publican sus impresiones y diferentes artículos, de esta forma el producto consigue protagonismo entre el público y por otro lado los medios ganan lectores, visitas y contratos de publicidad, claro. ¿Y el jugador? El potencial consumidor (así es como realmente se nos contempla) si todo va bien consigue un videojuego de calidad que garantiza horas de diversión y satisfacción, a cambio claro está, de un desembolso previo nada desdeñable (también puede ser posterior en forma de DLC’s, pases de temporada…) El problema viene cuando ese equilibrio está descompensado, cuando esa información supuestamente veraz que arroja algo de luz sobre la calidad del juego que vamos a adquirir, viene adulterada o maquillada solamente con el objetivo de cosechar el máximo beneficio el día del lanzamiento, ocultando un producto con notables carencias.

No obstante, el caso Days Gone se veía venir de lejos, por mucho camuflaje que hayan querido meter con las previews y todos los textos patrocinados que han estado publicando durante los días previos a su llegada. Los gameplays dejaban entrever un acabado que provocaba cierto recelo. La fecha de embargo para la publicación de los análisis y las dimensiones de ese parche de lanzamiento destinado a corregir gran cantidad de errores reforzaban aún más las sospechas.

El problema real no es que el juego haya sido, o pueda ser, un batacazo para Sony. Si me apuras, tampoco lo es el hecho que la obra de Bend Studio, creadores de Syphon Filter (detalle que muchos se han encargado de enarbolar como si fuera una garantía de éxito) no esté a la altura ni de lejos de los mejores exclusivos de PS4, por culpa de múltiples e importantes aspectos negativos que han sido confirmados por gran cantidad de medios. La mayoría de ellos coinciden en los más preocupantes: graves problemas técnicos y bugs que afectan a la experiencia, duración excesiva e injustificada, una IA enemiga lamentable, misiones principales repetitivas y limitadas…

Ni siquiera merece la pena entrar a degüello para demostrar que Days Gone no inventa nada ni aporta algo nuevo, es un batiburrilo de las fórmulas de éxito de otros juego como The Last of Us, Uncharted 4 con otras modas como el holocausto zombi, la supervivencia barata y el sandbox como género imperante. Con una historia medio interesante, eso sí.

El auténtico problema, lo que de verdad da en qué pensar es encontrar conclusiones en los análisis de los medios de nuestro país como la que a continuación escogemos al azar entre otras muchas y del mismo estilo:

Después de citar detalles negativos como problemas técnicos graves o misiones repetitivas encontramos una puntuación de 8 y donde además se indica que nos encontramos ante un videojuego de notable acabado y bien cuidado a todos los niveles. Realmente puedes pensar que es algo contradictorio y chocante, pero claro, hablamos de un juego de Sony. Por supuesto también puedes pensar que alguien está riéndose de ti y que quieren venderte la moto a toda costa, y no es la moto de Deacon precisamente, ¿o sí?

Cada medio emplea las notas a su antojo, incluida esta casa, y por supuesto también pueden ser objetivo de crítica o revisión pero la diferencia es que aquí nadie saca tajada haciendo uso de estos números, taras como las que se identifican en este Days Gone deben son tenidas en cuenta a la hora de valorar un juego, precisamente porque repercuten y atentan directamente contra la jugabilidad, la diversión y por supuesto en tu bolsillo.

Al principio del texto afirmaba que esta es la peor generación de consolas que he vivido, esto puede intentar rebatírmelo hasta el más pintado que no conseguirá convencerme de lo contrario, pero con ello no quiero decir que durante este capítulo que ya está próximo a su fin no hayamos tenido buenos títulos, alguno existe afortunadamente. Sin embargo cada vez es más complicado encontrar un buen videojuego que consiga calarte como antaño. Ahora no pretendo divagar porque en este aspecto también tiene mucho que ver el hecho de que ya son unos cuantos años jugando y la capacidad para sorprenderte se va perdiendo con el tiempo, y en los videojuegos esto no es una excepción.

Sin embargo lo que sí es una realidad como la copa de un pino es que atrás han quedado aquellos tiempos en los que los análisis y las notas que podías leer en las revistas de papel, esas que hoy amarillean acumuladas en el fondo de alguna caja desterrada en un oscuro trastero, ofrecían una visión objetiva y de plena confianza. Eso sí que son días pasados.

Compartir esta publicacion

Punisher

Juego y castigo

1 comentario

Agrega el tuyo

Publica un nuevo comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

es_ES