Echando unos vicios con Jachi

Desde un pueblo de Jaén, José Antonio Cobo, conocido como Jachi entre sus seguidores, amigos y detractores, crea contenido audiovisual, comparte opiniones y emite partidas de videojuegos en directo en la red social YouTube.

Una de las grandes pasiones de Jachi es la cinematografía. Estudió Interpretación en Málaga y alterna papeles de actor con la silla de dirección. Entre sus últimos trabajos como director destaca Polybius, cortometraje sobre un encuentro con el videojuego maldito.

Los videojuegos son su otra pasión. En su canal de YouTube, Jachifandequeen, se cometan y disfrutan videojuegos de todos los tiempos con un especial cariño a las consolas de Sega y a los videojuegos clásicos. En una sección mítica del canal, Hoy nos pasamos, Jachi y un invitado echan unas partidas a un juego de máquina recreativa mientras conversan y contabilizan las monedas que hubiera costado terminar el juego.

Con motivo del estreno de Borntoplay en Youtube, nos hemos puesto en contacto con Jachi para que nos cuente sus experiencias con los videojuegos y la red social.

Buenas, Jachi. Gracias por participar en Borntoplay. Cualquiera de tus seguidores conoce tu trabajo cinematográfico y tu amor por el cine de los años 80, ¿De dónde surgió esta pasión por el cine?

Pues de ningún sitio en particular, salvo de ver la tele compulsivamente desde que tengo uso de razón. Muchos lujos no teníamos, pero mi padre sí que se apuntó al Canal+ en cuanto salió, y en aquel tiempo ver todos aquellos peliculones un año antes que tus amigos la verdad es que era una gozada.

A día de hoy, existen multitud de canales en las redes sociales dedicados a los temas más diversos y está claro que muchos buscan únicamente una gratificación económica a cualquier precio. Tú eres un veterano en la plataforma, ¿Qué motivo te impulsó a crear un canal en Youtube?

Pues es que cuando me hice mi cuenta de YouTube, la plataforma la conocíamos pocos (año 2006), y solamente lo hice para compartir los vídeos y cortos amateur que en esa época empezaba ya a montar. De haber sabido en lo que se iba a convertir, me habría centrado en una temática más específica desde el principio y con más regularidad… ¡Ahora sería el Rubius, mierda!

¿Por qué elegiste el mundo de los videojuegos como temática central para tus videos?

Es lo que me pidió el cuerpo en el momento, simplemente. En el 2013 mi hermano Sasel ya llevaba un año o así con su canal, que por entonces no tenía especial éxito, pero sí que me animó a ponerme yo con el mío propio. Además, recuerdo que aquel verano experimenté un “reencuentro” con las máquinas arcade al descubrir un salón recreativo que todavía (y milagrosamente) aún estaba abierto en Jaén. Decidí rendir homenaje a esos salones con mi espacio ‘Hoy nos pasamos el…‘, y el afortunado fue el TOKI.

Cuando surgieron las primeras películas, algunos pensaron que sería el final de la novela. ¿Qué relaciones encuentras entre los videojuegos, el cine y la literatura? ¿Crees que los videojuegos han llegado a influir en estas artes?

MMMM Pos en verdad no, jeje. Quiero decir que me gusta leer libros pero no soy nada fan de la literatura surgida de los videojuegos (Warcraft, Warhammer, etc.). Y en cuanto a pelis… todos sabemos que las películas inspiradas en juegos famosos han sido casi siempre un desastre (con excepciones, por supuesto), y esto a mí me dolió especialmente porque sabía desde pequeño que hay videojuegos que tendrían una película chulísima si se adaptaran bien. Y -también con excepciones- los juegos basados en largometrajes suelen ser ni fu ni fa, qué pena.

Hombre, sí creo que hoy en día hay muchas pelis que yo apodo “Playstation”, con tanto rayo y explosión que para verlas necesitas ratón y teclado; y también mucho juego que de tanta historia y tan poco tiempo real de gameplay, parece más una película, pero esta influencia me parece negativa. Porque en el fondo, ver cine y jugar videojuegos son hechos que no se parecen en nada, filosóficamente.

A los que crecimos durante los años 80, cuando nos preguntaban qué queríamos ser de mayores nos daban a elegir entre artista, torero, futbolista y astronauta. ¿Crees que han cambiado las redes sociales los sueños de futuro y la creatividad de los adolescentes?

Ahí sí que no tengo ni idea. Me siento increíblemente alejado de los adolescentes de hoy. Cuando yo iba a 4º de secundaria, la pandilla estaba bastante ansiosa por hacer la quedada del fin de semana exclusivamente para fundir el juego o la videoconsola nueva que se había pillado fulanito (me acuerdo que cuando vinieron los franceses del programa de intercambio, no les llevamos a ver ni monumentos, ni museos ni nada: fue una maratón de Saturn Bomberman continua en el sótano de mi casa). Yo cuando veo que todos los chavales de entre 14 y 18 lo que hacen es echarse una foto con el móvil frente al espejo y doblando el cuello para un lado, me asombro, me cabreo, me pongo triste y me siento como el típico carroza que dice para sus adentros ‘esta juventud de ahora no sabe lo que es la verdadera música’.

Si fueras un chaval en estos tiempos, ¿serías consumidor de videos sobre videojuegos en YouTube, dedicando más tiempo a ver cómo juegan otros sin sujetar tú el mando? ¿ Te hubieran influido estos canales de difusión?

Creo que no. Creo que si hubiese nacido en 2010, y ahora tuviera diez añitos, estaría impaciente por crear mi canal de YouTube con contenido propio, de videojuegos obviamente. Es más, de chico era una especie de sueño que tenía, presentar un programa de televisión sobre ocio electrónico, como los míticos ‘Bit a bit’ o ‘Zona de juego’. Por desgracia, creo que me decidí a hacerlo demasiado tarde. Y es que de mis 20 a mis 30 años di unos tumbos muy raros, la verdad.

Jachi junto a unos amigos

Últimamente, hemos hablado bastante sobre coleccionismo. ¿Piensas que las bibliotecas de videojuegos digitales pueden considerarse una colección y compararse a una biblioteca de juegos físicos?

Supongo que es cuestión de percepciones personales. Para mí no, para mí los juegos físicos -si están cuidados y en buenas condiciones, y ordenados- tienen mucho valor, más que el monetario (que también es grande, y cada vez más, desgraciadamente para tipos como yo). Agarrar, no sé, el… Golden Axe II en cartucho, bajarme a mi “cueva”, insertarlo en la auténtica Megadrive y jugar un rato en una tele de tubo, es una sensación (y un ritual) que me produce más satisfacción que usar un emulador mil veces. Pero como he dicho, es algo personal.

¿Qué consola, accesorio o título desearías que formara parte de tu colección en estos momentos?

¡El Multi-Mega! xdddddd. Creo que cuesta más de mil pavos ahora. No, en serio, en este momento quiero rehacer la pequeña (pero nunca olvidada) colección que tuvimos de pequeños en Master System y en Megadrive, la cual sufrió -como tantas colecciones de amantes del videojuego de los ’90- la insensatez maternal de “tirar ese trasto al que ya no juegas” o “regalárselo al primo menganito”. No son muchos, son 7 u 8 cartuchos muy concretos, pero como todos los caprichos, uno siempre encuentra excusas para no concedérselos.

En relación al programa de tu canal, Hoy nos pasamos, ¿conseguiste terminar algún juego en los salones recreativos?

¿En aquellos años? Hombre claro, me pasaba bastantes, no sé: el Outrun, el Tecmo World Cup, el Superman, el Punisher, el del pressing catch, el Street Fighter 1, el Golden Axe… luego otros muchos pues siempre me quedaba con las ganas de saber el final, como el Ghosts ‘n Goblins, el Tiger Road, el Shinobi, etc. Y de ahí surgió la base del ‘Hoy nos pasamos el…’ como una especie de revancha del destino.

¿Recuerdas alguna máquina que saqueara impunemente tus ahorros?

Yo diría que uno de los que más 5 duros se me llevó fue el primero de las tortugas ninja. Pero en general, todos los beat ’em up me enganchaban muchísimo.

¿Qué juego os costó más esfuerzo o monedas terminar en Hoy nos pasamos?

Monedas pues mira, precisamente el Ninja Turtles estuvo muy cerca de ostentar el record, pero al final lo tiene X-Men, que como era a 6 jugadores, y con la emoción y el cachondeo no le prestábamos mucha atención, al final se subió la cosa a los 100 créditos… 2.500 pelas de entonces, ¡imagínate lo que nuestra madre nos hubiera hecho si llegamos a casa con 500 duros menos!

Pero esfuerzo físico y espiritual, sin duda el infame Wonder Boy, que casi me cuesta una úlcera ese p*** juego.

Para terminar, tan solo darte de nuevo las gracias y pedirte que nos recomendaras una película relacionada con los videojuegos.

De nada, yo encantado de que alimentéis mi ego para que siga creciendo hasta el infinito y más allá.

¿Peli? Hombre, tenéis que volver a ver -eso sí, en grupo y a ser posible bien provistos de alcohol- ‘The House of the Dead’ del gran Uwe Boll. Esa joya sobrepasó todos los límites, y ahora y macerada con el tiempo, creo que es una pieza de culto por derecho propio.

Gracias Jachi. Te deseamos lo mejor en tus proyectos presentes y futuros.

Share this post

BornToPlay

Juega duro y muere el último. En este juego solamente tienes una vida

No comments

Add yours

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.