Análisis MediEvil Remake

Dejad que los muertos descansen

La nostalgia vende, hoy más que nunca, una realidad extrapolable a muchos ámbitos de nuestra vida y en los videojuegos se materializa con el auge del material retro y la magia del remake. En esta ocasión el turno ha sido para MediEvil, uno de los títulos más icónicos y recordados de la primera PlayStation. La aventura de Daniel Fortesque en Gallowmere resucita manteniendo intacta su jugabilidad y renovando su apartado gráfico.

Existen muchas formas de encarar y desarrollar un remake, lo sabemos porque hemos tenido la fortuna de asistir a grandes regresos o reinterpretaciones durante los últimos años. Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que parte del futuro del videojuego y su catálogo recae en esa necesidad de recrear o restaurar aquellas obras que sentaron cátedra y que con el paso del tiempo han perdido parte de su esplendor o accesibilidad.

El lavado de cara realizado por Other Ocean Emeryville resulta un trabajo conservador (incluso en su interior se esconde el juego clásico) tanto que termina convirtiéndose en una experiencia que posiblemente solo sepan apreciar los más nostálgicos. Su apartado gráfico se ha construido de nuevo para hacerse un poco más actual pero manteniéndose siempre dentro de unos términos aceptables, conservando eso sí, ese irresistible diseño artístico Timburtoniano que tanto gustó en su momento, la genial banda sonora y su mezcla de combate, plataformas y puzles.

En esta ocasión se ha malgastado una gran oportunidad de presentar MediEvil a las nuevas generaciones de una forma más valiente y ambiciosa. En términos positivos sigue siendo esa entretenida aventura de 1998 que con tanto cariño recuerdas, variada y repleta de personalidad. Sin embargo también mantiene intactos aquellos elementos que ha tratado peor el paso del tiempo, incluso fallos en su sistema control que sin empañar el resultado final resultan molestos en los momentos donde necesitamos más precisión, algo que sin duda podría haberse pulido.

Esta revisión es un remake fiel actualizado simplemente a nivel visual y con novedades apenas destacables, mantiene firme su estructura basada en el avance lineal a través de escenarios un tanto simples donde avanzamos siempre mediante un sistema de combate que poco tiene que ofrecernos. Este era el momento de haber actualizado estos aspectos que precisaban mejora y un poco más de profundidad.

Una serie de PlayStation tan icónica como es MediEvil y su protagonista sin duda merecen un tributo que cumpla las expectativas. Despertar a los muertos para que regresen no es cosa de risa, si decidimos hacerlo tiene que merecer la pena y si no… quedémonos con su bonito recuerdo.

6.9

Share this post

RUBIO

Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles.

1 comment

Add yours

Post a new comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.