Análisis Luigi’s Mansion 3

“El survival de Nintendo”

No es precisamente sencillo implementar en un videojuego de manera óptima sus componentes indisolubles e innatos. Elementos como la adicción, la curva de dificultad y la progresión hay que saber cómo, dónde, cuándo y por qué meterlos. Otra arteria vital del medio es el control. Sobre este último, Luigi’s Mansion 3, la reciente creación de Next Level Games, goza de un status algo menos imperfecto. Pero sobre los tres primeros, regado con océanos de amor y abonado con toneladas de ingenio, Nintendo ha realizado un particularísimo survival horror para toda la familia que abraza los puzles, la exploración y la acción de una manera única. Y es maravillosa.

Family friendly… pero con ambientación tétrica, cámaras “fijas”, combates contra enemigos no muertos, “sustos”, mucha exploración, muchos puzles y fabulosos jefazos. Y ausencia de salto, algo no excepcional pero sí llamativo en un juego del universo Super Mario, en quince plantas y dos sótanos de un hotel encantado que es un monumento al diseño. Pero lo más importante, es que durante la quincena de horas que lleva superarlo yendo más o menos al grano, no deja ni por un momento de desprender mucho mimo y mucho trabajo bien hecho. Pero si por algo destaca, es por lo brillante de todos y cada uno de los desafíos que propone.

En cada una de las estancias del hotel, de tamaños y ambientaciones distintas como un herbolario, un castillo medieval, un estudio de cine o un gimnasio, y tomando a Luigi como único protagonista, debemos combinar nuestras herramientas con elementos del escenario, enemigos incluidos, para nuestro progreso. Un succionador que sopla y absorbe, una linterna que puede dar fogonazos y alumbrar con luz ultravioleta para visualizar elementos ocultos, un desatascador que se lanza y emplea sobre determinados objetos y un doble de Luigi que creamos con plastilina, cuyo control alternamos con el del Luigi de carne y hueso, y que tiene la habilidad de atravesar rejas y alcantarillas. Saber emplear y combinar todo esto es el leitmotiv de Luigi’s Mansion 3. Su propuesta, salvo por lo original de las herramientas, no ofrece nada nuevo. Pero hacerlo del modo que lo hace, en su dificultad justa y siempre en el mejor momento, es uno de los grandes triunfos del juego.

En un desarrollo pausado y meditativo, durante un 90% del cual tenemos que hacer uso de nuestro intelecto, las trampas del hotel y sobre todo los combates añaden elementos como la habilidad y las situaciones de estrés, jugabilidad reactiva, frente a la interacción más racional de las áreas de exploración y puzles. Hasta que aprendemos cómo, dónde y cuándo hacer daño a cada enemigo, el juego deja en un segundo plano la reacción frente al raciocinio. Pero cada tipo de enemigo acaba suponiendo un pequeño puzle en sí mismo.

Audiovisualmente no se le puede poner un pero. Sobre un elenco de virtudes, sobresalen las animaciones de Luigi, la variedad de ambientes y el acabado, y esto es algo que no por menos sabido es menos reseñable: muy pocos, quizá nadie, optimizan y rematan los juegos como Nintendo. Y Luigi´s Mansion 3 no es que sea una prueba más de ello. Puede que sea el exponente que mejor defiende lo que afirmo.

Una obra que tiene una duración exacta y que no presenta demasiado contenido más allá de la aventura salvo por una torre de desafíos. Pero si se quiere exprimir al máximo presenta un buen número de coleccionables y secretos en cada una de las magníficas plantas tematizadas del hotel. Estos extras pueden llegar a suponer los retos más exigentes y prácticamente duplicar las horas de desarrollo de la historia. Para desentrañar los escenarios y acceder a estas piezas escondidas, podemos comprar ítems en un laboratorio, nuestro particular cuartel general. Si bien Luigi´s Mansion 3 incorpora la posibilidad de que un segundo jugador controle al Luigi de plastilina, es un juego de aquellos que pueden jugarse, y se disfruta, jugando en compañía, aunque la consola solo tenga un mando.

La genuina pesadilla de Luigi sabe cómo y atrapa al jugador, exponiéndole al nivel justo de desafío en todo momento. Y lo hace sin dejar nunca de sorprender, llenando la partida de sonrisas con el inconfundible encanto de Nintendo, por lo entrañable de su universo y por lo elaborado de sus soluciones. Completar la aventura supone un reto interesante, no demasiado duro, y donde los jefes de fin de fase guardan el honor de regalarnos los momentos más inspirados en una obra que desborda inspiración por todas partes.

Luigi, eterno segundón, se corona con su periplo como monarca del ingenio de Switch, y nos brinda una composición de situaciones y acertijos que destaca por lo brillante de sus ideas y lo variado de las estancias en las que tienen lugar, todas con sus particularidades y especial lucidez para aportar componentes que se amolden a nuestras herramientas. No es fácil mantener unos niveles de adicción tan altos y una curva de dificultad tan bien equilibrada como lo hace Luigi´s Mansion 3. Y por una parte lo consigue con combates más complejos, pero que acaban resultando repetitivos y son abundantes. Puede que no demande la precisión de otras obras de la compañía, pero el control es el otro aspecto mejorable del juego. Y más punible, pues Nintendo en estas lides es maestro.

Aspectos mejorables, por no llamarlos defectos, pues lo importante es cómo Luigi´s Mansion 3 nos obliga a agudizar el ingenio y nos engancha a la pantalla y al mando. Algo que todos buscan. Pero hay muy pocos que lo hagan como Nintendo. Resulta magnífico que sea capaz de labrar un survival sin perder ni un ápice de su incorrompible y anacrónica filosofía, que sea fabuloso… y que no de miedo. Juego rematado con dedicación, pulido como un diamante y presentado con el mimo de las piezas de un museo. Un monumento al diseño y una gran pequeña oda al ingenio.


El survival de Nintendo. Un monumento al diseño y una gran pequeña oda al ingenio

9

Share this post

Voyevodus

Caballero del videojuego, señor de la guerra y maestro del sigilo. Amante de las aventuras y destructor de hack and slash.

No comments

Add yours

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.