Análisis Iron Harvest Edición Definitiva, la Gran Guerra a bordo de un Meca

La Primera Guerra Mundial ha logrado protagonismo durante los últimos años. La llegada de videojuegos como Battlefield 1 y Valiant Hearts: The Great War son algunos ejemplos. Iron Harvest Edición Definitiva, además de sumarse a este marco temporal, logra distinguirse con una propuesta estratégica ambientada en una realidad alternativa de 1920. Europa se recupera de la gran guerra y la vida rural contrasta con el progreso tecnológico.

La humanidad, fascinada por la tecnología, comenzó a inventar enormes máquinas de combate andantes. El uso del ingenio, el hierro y los motores hacen que Alemania, Polonia y Rusia midan sus fuerzas de forma nunca vista. Los tanques bípedos forman parte del día a día sobre el campo de batalla. Las diferentes facciones luchan por una incesante búsqueda de influencia y poder.

El estudio alemán KING Art Games, inspirado por Company of Heroes o Men at War, traslada una mecánica similar al universo creado por el artista Jakub Rozaslski. Iron Harvest, a través de escenarios y elementos militares realmente bellos, consigue una ambientación e identidad visual propios. Las ilustraciones basadas en el universo del videojuego plasman la pasión por la historia. Rozaslski mezcla la naturaleza y la imaginación bélica con un periodo difícil de la humanidad. El resultado es una interesante ucronía donde plasmamos nuestros dotes de estratega.

El mundo después de la Gran Guerra

Iron Harvest es un juego de estrategia en tiempo real donde podemos dirigir soldados, mechas y personajes especiales. Las tres facciones cuentan con héroes con sus propias habilidades. Estos héroes poseen habilidades únicas que permiten opciones tácticas diferentes. Durante el combate, también debemos hacer uso de coberturas y destrucción dinámica como tácticas habituales para combatir y sobrevivir.

La infantería, fundamental en la partida, resulta rápida y versátil. Los soldados luchan en escuadrones y obtienen experiencia para subir de nivel. La infantería conquista edificios y obtiene recursos, pero debemos mantenerla siempre a cubierto en trincheras y muros. Sin embargo, el punto fuerte de la infantería es la capacidad de equipar diferentes armas y herramientas durante la acción. Los granaderos son de gran utilidad contra los mecas y los médicos pueden curar a nuestras tropas.

Todos los soldados pueden especializarse en cada situación y solamente un especialista será capaz de acabar con un meca enemigo. Los ingenieros, resultan vitales para arreglar mecas y construir fortificaciones para mejorar y proteger nuestra base. La búsqueda de recursos por el campo de batalla fomenta la exploración del mismo. Los materiales obtenidos sirven para mantener nuestro ejército.

Sangre, barro y mecas

No obstante, el mayor atractivo del juego son las originales máquinas de combate. Iron Harvest cuenta con una gran variedad de ellas. Estas unidades tienen distinta forma y tamaño, algunas de ellas auténticas fortalezas andantes. Por otro lado, encontramos modelos de tanque tipo «araña» y otros más ligeros y rápidos. Esta diversidad, permite crear estrategias diferentes con movimientos combinados para favorecer las ofensivas y defensas. Todos los sistemas de armas tienen un cono de alcance de fuego. La dirección y ubicación cuidadosas resultan importantes.

Por ejemplo, podemos beneficiarnos del potente cañón de un meca pesado situándolo en un punto estratégico. Al mismo tiempo, compensamos su lento movimiento o escasa capacidad defensiva protegiéndola con varias unidades ligeras, apoyadas estas a su vez por infantería. Las facciones cuentan con modelos únicos y podremos ver cerca de 30 máquinas distintas, incluyendo máquinas bípedas y exoesqueletos.

Iron Harvest es una experiencia recomendable dentro de la estrategia en tiempo real. La campaña está cuidada, ofrece variedad de misiones y garantiza diversión para rato. En contraste, el sistema de coberturas peca de impreciso en algunos momentos. Por otro lado, el rango de disparo en ciertas situaciones tampoco termina de estar pulido. Así mismo, en consola requiere tiempo hacerse con el control. Las ordenes y movimientos están bien adaptados pero en los momentos de mayor tensión, donde se requiere rapidez, es donde el mando no puede igualar la precisión del ratón.

Análisis Iron Harvest Edición Definitiva

No obstante, un aspecto que no me ha decepcionado es la IA enemiga. La mayoría de las veces contar con varios tanques pesados es sinónimo de victoria pero no hay que descuidarse. El bando enemigo ataca nuestra retaguardia, reconquista fuentes de recursos e intenta atacar nuestra base si la hemos dejado desprotegida. El juego incluye tres modos de dificultad y el normal consigue ponernos a prueba.

Iron Harvest Edición Definitiva

La edición definitiva amplía aún más la experiencia, con las expansiones Revolución de Rusviet y Operación Águila. Esta versión incluye todos los descargables y actualizaciones, además de un nuevo modo multijugador. En total, encontramos 12 héroes jugables, 18 mapas, más de 30 misiones y cuatro facciones en cuatro campañas. Por otro lado, también incluye todos los descargables y actualizaciones.

El juego, además, incluye contenido en forma de coleccionables que desbloqueamos durante la partida. Este material adicional sirve para ampliar la información relacionada con el trasfondo de la historia. De esta forma, encontramos fichas descriptivas de las distintas unidades de combate, los héroes de cada facción, etc.

El multijugador competitivo incluye partidas igualadas y ligas. El jugador puede escoger entre una amplia selección de mapas de escaramuza y desafío, disponibles para jugar en modo individual y cooperativo.

KING Art Games firma un título que no decepcionará a los seguidores del género. El apartado técnico no es uno de sus puntos fuertes y algunas mecánicas requieren cierto pulido. Sin embargo, estos detalles resultan compensados a través de otras cualidades. Los amantes de la estrategia bélica encontrarán interesante gestionar un campo de batalla en 1920 donde la ofensiva de nuestras tropas es apoyada con poderosos mecas de combate. El modo historia ofrece un buen número de misiones y situaciones gracias a sus tres campañas, logrando de esta manera un juego entretenido y rejugable. Las facciones, sus protagonistas y el apartado artístico hacen el resto. El universo del juego y su diseño terminan conquistándote.

¡Suscríbete a nuestro canal!

7

Share this post

RUBIO

Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. Redactor jefe de BornToPlay

5 comments

Add yours
  1. Voyevodus 12 junio, 2022 at 18:48 Responder

    Joder. Me ha gustado tanto el análisis que hasta me dan ganas de jugarlo. Pero la verdad es que no es lo mío. Estos juegos de géneros que siempre han sido de PC no los he tocado prácticamente nunca. EL Commandos y el Full SPectrum Warrior, y me ponía de los nervios!!

  2. Largore 14 junio, 2022 at 20:34 Responder

    Tiene muy buena pinta la única pega q le encuentro es q es a tiempo real, yo soy más de los juegos por turnos. Había un juego por turnos q empezabas en las trincheras de la wwi para movil basado en el mundo Lovercraft q estaba bien, eso si, sin mechas. Tengo un juego de mesa, el Dust Tactics, a estrenar en el q si hay mechas pero en la época de la wwii.

  3. RUBIO 14 junio, 2022 at 21:59 Responder

    A los dos os recomiendo que le deis una oportunidad, eso sí, mejor con la versión PC. Los controles están bien adaptados al mando pero lleva un poco de tiempo dominarlo. Y por supuesto, lo más importante; no puede igualarse el movimiento del joystick del pad con la velocidad y la precisión del ratón.

    Un abrazo

Post a new comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.