Análisis Ghost of Tsushima

Reconozco que últimamente me cuesta dedicarle tiempo a un videojuego de mundo abierto. Sin embargo, Ghost of Tsushima es el último gran exclusivo para PlayStation 4 y ahora que lo he jugado puedo afirmar que no me arrepiento. Sin duda nos encontramos ante otra joya de la consola de Sony.

Encarar el análisis de Ghost of Tsushima supone el broche final a un extenso viaje. La obra de Sucker Punch es capaz de mirar a los ojos a The Legend of Zelda: Breath of the Wild o Red Dead Redemption 2, alineándose con orgullo junto a estos títulos.

Ambientado en el año 1274, el juego nos muestra al implacable ejército mongol invadiendo Tsushima como parte de su ofensiva para la conquista de todo Japón. Jin Sakai es uno de los últimos samuráis defensores de la isla. Para él, la batalla no ha hecho más que comenzar. Nuestro protagonista tiene que dejar a un lado la tradición Samurái y forjar un nuevo camino para librar una guerra por la libertad de su país.

Análisis Ghost of Tsushima

Una de las virtudes más aparentes del juego es su impecable apartado visual. La isla de Tsushima, lugar repleto de una gran belleza donde los elementos clásicos de la cultura japonesa y la naturaleza se funden en armonía, está recreada de forma excepcional. En este apartado podrían destacarse muchísimos detalles: el uso de la iluminación y los colores, la recreación de los parajes, elementos arquitectónicos, multitud de hojas moviéndose a nuestro alrededor, la hierba meciéndose suavemente por el viento, distintos efectos de partículas. Ghost of Tsushima es un videojuego realmente bello y su ambientación está muy conseguida.

Como mundo abierto realmente no inventa nada nuevo. Emplea los habituales recursos para gestionar un mapa de grandes extensiones. Algunos de ellos con gran acierto se han adaptado al contexto histórico y cultural del juego. El argumento, tejido a través de una serie de relatos, presenta un grupo misiones relacionadas que sirven para conocer la historia de otros personajes de la isla y acompañan el ritmo de la historia principal, cimentando de esta forma un buen marco argumental. Los relatos míticos introducen una pizca de fantasía a la historia con imágenes y momentos que evocan a los Anime de samuráis.

Sucker Punch ha dotado a su universo de algunos elementos más personales en favor de la inmersión, como prescindir de molestos indicadores en pantalla. El viento y los animales del entorno son los que nos indican la dirección a seguir para encontrar nuestros objetivos y otros puntos de interés.

Ghost of Tsushima

El sistema de combate es la piedra angular del juego. Reflejando fielmente el uso de la katana como ya vimos en otros juegos como Sekiro y Nioh. Los combates son exigentes sin llegar al nivel de penitencia de los Dark Souls. La clave de los enfrentamientos consiste en la esquiva y quebrar la postura del contrario. En función del enemigo al que nos enfrentemos (espadachín, lancero, escudo o pesado) tendremos que emplear cuatro tipos de guardia distinta, cambiando de este modo la posición de ataque con nuestra katana. Alternar entre las guardias durante un combate con enemigos diferentes resulta interesante y añade un toque de profundidad que se agradece mucho.

El sigilo posiblemente sea la mecánica menos favorecida dentro del conjunto. Sorprender a los mongoles por la espalda es demasiado fácil y sus patrones de comportamiento son bastante simples, sin olvidar que el grueso del ejército mongol parece sufrir de sordera. El sistema de detección de visibilidad que poseen, calcado al de los Far Cry, tampoco convence y genera situaciones poco creíbles.

Este matiz, un tanto agridulce, queda compensado por los estupendos enfrentamientos a espada que tenemos a lo largo de todo el juego contra jefes mongoles y otros enemigos especiales. En esos momentos, la emoción sube a otro nivel con duelos donde el tiempo parece detenerse y se masca la tensión.

El sistema de mejora y personalización también es otro aspecto destacable, nos permite aprender nuevas técnicas y mejorar las posturas que vamos aprendiendo durante la partida. También tenemos gran cantidad de elementos personalizables para el aspecto de nuestro protagonista y desbloquearlo todo nos requiere un buen número de horas pegados al mando.

Ghost of Tsushima ha conseguido sorprenderme gratamente justo en un momento donde pensaba que un juego de mundo abierto no podría conseguirlo. Mis moderadas expectativas se han rendido a su belleza, su ambientación y a un sistema de combate repleto de técnicas por aprender. Es una alternativa muy recomendable, si estás saturado de los Assassin’s Creed. Esta ha sido la generación de los mundos abiertos y, dentro de su amplio repertorio, el fantasma de Tsushima tiene su propia identidad. Jin Sakai reclama su merecido reconocimiento con su historia sencilla pero efectiva, capaz de plasmar fielmente el código de honor y la cultura samurái.

9

Share this post

RUBIO

Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles.

5 comments

Add yours
  1. Ruryk Z 17 octubre, 2020 at 13:19 Responder

    Un análisis que resume a la perfección lo que que debemos saber de este juego, ¡genial Rubio!
    Comparto tu opinión de las bajas expectativas que tenía de GoT, me parecía un Sekiro más tranquilo pero fue probarlo y quedarme con ganas de más. Sobre todo por la belleza de su mundo abierto y el ritmo de exploración que te deja. Sí que es verdad que la historia no me atrajo mucho y el sistema de combate bueno, no está mal pero yo quería algo más espectacular.
    De todos modos me parece uno de los grandes juegos con los que despedirse de esta generación y una segunda parte seguro que están tramando ya para PS5.

  2. malevolus 17 octubre, 2020 at 14:00 Responder

    Gran reseña Rubio y para el que no lo sepa han lanzado un parche que incluye voces en el idioma del Quixote. Estas son las actualizaciones que molan

  3. Romo 19 octubre, 2020 at 07:55 Responder

    Un gran análisis para un gran juego Rubio. Me gusta muchísimo la ambientación histórica que tiene este título. Los escenarios están muy bien trabajados para recrear fielmente una de las épocas más apasionantes que en mi opinión ha existido, el Japón Feudal. Un detalle que me parece muy interesante es el aprendizaje de las posturas a la hora de combatir. No así el de la detección de tu presencia por parte de los enemigos, pasas por delante y no hacen nada. Tengo ganas de empezarlo pero me pasa lo mismo, me da un poco de pereza otro mundo abierto.

  4. Belmont 19 octubre, 2020 at 11:48 Responder

    Este, junto al Bloodborne, es de los pocos juegos de PS4 que me atraen. Por lo que comentas, el combate y la ambientación me gustarían bastante. No esperaba tanta puntuación, la verdad. Me alegro de que lo hayas disfrutado.

    • RUBIO 19 octubre, 2020 at 13:18 Responder

      Su mundo no se siente tan mágico como el de Breath of The Wild, ni tan vivo como los parajes de RDR2 pero la ambientación es muy buena. Es divertido, entretenido y ofrece muchas horas de juego. Pienso que se merece esa nota, Belmont.

Post a new comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.