Análisis F1 2020 DELUXE SCHUMACHER EDITION

Vuelve el circo de la Formula 1 a nuestras consolas de la mano de Codemasters, uno de los títulos más esperados de este año y el más ambicioso hasta la fecha dentro de esta longeva saga. Esta vez lo hace también con una versión Deluxe en homenaje al Káiser, por la cual nos hemos decantado por incluir un contenido adicional que analizaremos al final para comprobar si esta edición especial simplemente queda en un mero reclamo comercial o por el contrario presenta un verdadero tributo al piloto alemán.

Con este nuevo título de 2020 han querido brindar la experiencia más completa y cercana a la realidad que hayamos visto dentro de un videojuego dedicado al motor y a la alta competición. La propuesta del estudio inglés nos mete de lleno en las entrañas de la F1 como nunca antes lo había hecho, a través de algunas novedades interesantes tanto dentro como fuera del motorhome.

Nada más comenzar entramos dentro de uno de los menús más completos y complejos vistos en un juego de este tipo, el cual nos sigue ofreciendo las opciones más tradicionales y ciertas novedades que amplían la jugabilidad dentro del mismo. Como es habitual en los F1 podremos hacer carreras rápidas, contrarreloj o carrera de fin de semana completa. Para ello contaremos con los monoplazas de este año, los F2 de 2019 o los grandes clásicos. También la ya conocida carrera como piloto de escuderías oficiales con nuestro personaje, donde tendremos que ganarnos un asiento en la parrilla, o una de las grandes novedades de este año que es el modo equipo, donde crearemos nuestra propia escudería desde cero.

Este aspecto es uno de los más trabajados dentro del juego, ya que no solo seremos el piloto, también seremos el propietario y fundador del onceavo equipo de la parrilla recordando personajes míticos como Frank Williams, Eddie Jordan o Bruce McLaren. Tendremos que dar forma y color a nuestro equipo, escoger suministrador de motores entre marcas como: Ferrari, Renault, Mercedes y Honda. También tendremos que contratar un segundo piloto, vigilar las finanzas, evolucionar el equipo y el coche. Aquí es donde el menú se complica ya que manejar todo esto con soltura nos llevará un tiempo y disponer de tantísimas opciones hace que nos sintamos un poco perdidos al principio. En el menú disponemos de un calendario donde podremos hacer eventos para subir la moral y mejorar aspectos en temas de evolución. En el apartado de mejoras del coche tenemos un árbol de I+D con diferentes ramas para ir desarrollando partes concretas del monoplaza o los diferentes departamentos de nuestro equipo. La evolución debe ser constante para poder ser competitivo. También daremos una rueda de prensa en la presentación de la escudería y seremos entrevistados en cada gran premio, momentos en los que debemos cuidar mucho nuestras respuestas ya que tendrán su efecto en la moral de nuestro equipo o en nuestra propia reputación. En general es unos de los apartados más completos y mejor diseñados por lo que seguramente tendrá una buena acogida.

F1 2020

Ahora se apaga el semáforo y salimos a pista, para ello contamos con 22 circuitos, dos de los cuales son novedad; Holanda y Vietnam. Gráficamente todos están correctamente diseñados y son fieles al modelo original. En todos ellos encontramos buenos detalles como el efecto del viento en los árboles y banderas ondeando en las gradas. Los efectos de sombras y los cambios en la climatología están bien recreados y se acercan mucho a la realidad.

Cuando nos ponemos a los mandos del monoplaza lo primero que llama la atención es su gran diseño, cada pequeño detalle está plasmado de forma exquisita, tanto en los modernos como en los modelos más veteranos. Esto podremos apreciarlo en todo momento dentro del juego pero recomiendo el pase de coches dentro del menú principal donde podremos apreciarlo con todo lujo de detalle.

Al salir a pista notamos las mejoras respecto a versiones pasadas, ahora los coches son más reactivos y responden mejor a nuestras órdenes, el control se ha pulido y es más suave, sobre todo a la hora de tomar el vértice de las curvas donde notaremos que el monoplaza pisa mejor el asfalto. Otro aspecto a detallar es el desgate de neumáticos, donde la degradación será constante y visible con un buen efecto, oscureciéndose vuelta a vuelta. También son apreciables los cambios que realizamos en la carga aerodinámica, algo fundamental, ya que cada circuito necesitará una configuración a medida para arañar alguna décima al crono. Disponemos de unos reglajes equilibrados por defecto que con el tiempo iremos adaptando a nuestro nivel de pilotaje. El peso del coche también es un aspecto bien conseguido ya que el consumo de combustible hará que el coche sea más ligero y eso se trasmite al mando, pudiendo apreciar más ligereza y de esta forma podemos apurar más en las curvas. La meteorología también está muy presente a la hora de pilotar, el agua o la temperatura en pista hacen que tengamos que adaptar nuestra conducción en cada momento. Nuestros ingenieros nos mantendrán informados siempre de cualquier cambio o alteración en pista.

Uno de los grandes cambios este año es la gestión del ERS, la unidad que almacena la energía trasmitida por el calor de los frenos. En esta ocasión solo utilizamos un botón para activar y desactivar el ERS para tener más potencia a la hora de adelantar, contrarrestar un ataque rival o inducir más velocidad a la hora de salir de una curva. Su gestión se ha simplificado frente a la versión 2019, donde resultaba más complicado de utilizar. También contamos con un extenso menú de opciones dentro de nuestro monoplaza, donde se recoge toda la información de nuestro vehículo en directo: temperatura de neumáticos, daños, ajuste de la mezcla de combustible, frenos, diferencial, etc. A todo esto hay que sumar las órdenes de boxes que amplían las opciones, pudiendo solicitar información como el parte meteorológico, ¿quién va delante?, tiempos de vuelta o pedir entrada en boxes entre otras, acciones que no resultarán fáciles de realizar mientras conduces.

Analisis F1 2020 Borntoplay

Manejar todo esto lleva su tiempo y algo de práctica por eso los creadores siendo conscientes de ello han introducido un nuevo modo casual para jugadores principiantes con menos experiencia. Este modo es más arcade y simplifica las configuraciones para ofrecer una experiencia más asequible con menos penalizaciones, con el trazado activado en todo momento para indicar la trazada correcta. Es un modo recomendable para aquellos que inician una primera toma de contacto con este tipo de juegos.

En general esta nueva entrega es la más completa hasta la fecha, han trabajado muchos aspectos para ofrecer una experiencia más profunda y en gran medida se ha conseguido. Sin embargo el juego presenta problemas y Codemasters muy consciente de ello realizó un comunicado antes de su lanzamiento explicando que debido a la emergencia global del Covid-19 hay aspectos que no pudieron terminarse a tiempo. Esto puede convencerte más o menos ya que para ellos retrasar su lanzamiento no era opción factible dado que los títulos como este van ligados al comienzo de las temporadas, como los FIFA, NBA…

En primer lugar nos centramos en los circuitos, como he dicho anteriormente están bien diseñados, siendo fieles a la realidad, pero el problema viene cuando ruedas por ellos en las carreras, no ofrecen sensación o ambiente de estar corriendo un gran premio, no hay animación en las gradas, parecen un yermo sin vida y aunque están repletas la sensación que transmiten es fría. Un gran premio es todo un acontecimiento y aquí no está bien plasmado. A este aspecto hay que sumarle que cuando vas despacio para poder fijarte en los detalles es fácil presenciar acabados pobremente terminados, como por ejemplo el muro de los neumáticos, una barrera sin más, sin textura alguna.

Otro punto a resaltar son los accidentes, tanto si vas a 300 km/h como a 100 no existe diferencia alguna, la sensación es la misma, prácticamente ningún daño, en este aspecto he puesto mucho hincapié probando a conciencia el sistema de daños, da igual la velocidad, ángulo o parte con la que estrelles el vehículo, algún trozo dañado del alerón delantero o trasero, alguna rueda descolgada pero nada más. Sabemos la política actual de las marcas a la hora de presentar daños en sus vehículos pero es que no hay ni ruido de impacto prácticamente. Este detalle, como esa sensación contradictoria que dejan los circuitos, parecían mejor terminados en entregas anteriores.

Otro defecto que arrastra esta saga desde hace tiempo y esperaba que mejorase este F1 2020 es la vista exterior del monoplaza. La vista interior resulta espectacular y transmite sensación de velocidad pero la exterior, sobre todo la más alejada del vehículo, no está a la misma altura y transmite todo lo contrario, dejando a relucir además algunos movimientos bruscos y menos realistas.

Respecto a la IA de los adversarios apreciamos mejoras y nuestros oponentes ahora cubren mejor los huecos, evitando esa sensación de que ruedan por raíles como en otras versiones anteriores, ahora se mueven más y son más activos pero también ha aumentado su agresividad, tanto, que incluso conseguirán sacarte de la pista a menudo generando una sensación a veces demasiado frustrante.

F1 2020 cuenta con un modo multijugador online y una modalidad a pantalla dividida, detalle que se agradece mucho actualmente, ofrecer la posibilidad de disfrutar un título de velocidad con otro jugador en la misma TV como antaño sin duda sigue siendo una opción muy divertida que no debería perderse.

Centrándome por último en la Deluxe Schumacher Edition, esta versión cuenta con los coches míticos del 7 veces campeón del mundo, como el Jordan de 1991, los dos Benetton del 94 y 95 y por supuesto el mítico Ferrari F2000, considerado como uno de los mejores monoplazas de la historia. También contamos con los trajes, el diseño de los cascos y la apariencia de los coches, y un emote de su mítica celebración en el podio. Sinceramente esperaba algo más, correr con sus coches y diseños está muy bien pero no es nada nuevo dentro de un F1 y en mi opinión se queda corto como homenaje al primer gran atleta de este deporte. Evidentemente no podemos olvidar a otros grandísimos pilotos como el mítico Ayrton Senna, Juan Manuel Fangio, Jim Clark, Alain Prost, Niki Lauda o Jackie Stewart entre otros. No obstante, Michael Schumacher fue la esencia en estado puro y llevó la Fórmula 1 a otro nivel y es aquí donde podrían haberse lucido haciendo algo más emotivo, como por ejemplo incluir sus carreras más míticas, como la última en Brasil con Ferrari. Es una edición cuidada con una bonita caja metálica pero es puro marketing en vez de un homenaje, que es como lo venden.

F1 2020 es un juego bastante completo con algunas mejoras respecto al anterior entrega, aún así sigue siendo un título continuísta (algo relativamente normal dentro de estas series). Los monoplazas son una delicia a nivel visual, más realistas en pista y con mejoras en su comportamiento. El menú es muy completo, permitiéndonos retocar hasta el más mínimo detalle y el modo equipo resulta el gran atractivo de esta entrega. Sin embargo el juego también tiene unos defectos que no deben pasarse por alto. Tal vez más adelante puedan darle un buen repaso mediante una actualización para poder estar más cerca de ser el mejor F1 hasta la fecha, que lo es, pero deja una sensación agridulce, como la Fórmula 1 actual, está muy bien pero si eres un buen amante de la máxima competición de automovilismo siempre echarás de menos la F1 de los motores V10 y como llegaban a las 19.000 revoluciones. Ese sonido por desgracia ya no lo escucharemos nunca más.

7.5

Share this post

Romo

Veterano superviviente de la gran Guerra de los 16 bits, incondicional de los juegos y consolas Retro. Actualmente perseguido por Sony por su militancia en el bando Xboxer y alta traición a PlayStation

7 comments

Add yours
  1. RUBIO 28 julio, 2020 at 11:03 Responder

    La verdad es que no estoy muy puesto en la Fórmula 1, nunca la he seguido en la TV pero sí me gustan los juegos de coches. El único juego al que me vicié a saco dentro de esta categoría fue al F1 World Grand Prix de N64. No estaba nada mal la verdad pero desde entonces no he vuelto a tocar un título de F1.
    Me llama mucho el componente de gestión que mencionas en el texto, la evolución del coche, del equipo y la posibilidad de crear tu propia escudería, parece que ofrece una gran profundidad y ese componente siempre enriquece mucho. Una pena, según comentas, que no hayan terminado de pulir esos aspectos para un juego de esta categoría porque a nivel visual la verdad es que pinta muy bien. Pero a menudo los pequeños detalles importan y para mi gusto marcan la diferencia. Gran análisis Romo.

  2. Romo 28 julio, 2020 at 17:01 Responder

    Gracias Rubio.Este juego lo esperaba con muchas ganas este año y cuando presentaron la edición de Schumacher se me hizo la boca agua. En general está bien,el modo carrera es su gran atractivo lo que en si es un problema porque si un modo nuevo que acabas de crear es lo mejor del juego es que algo no estás haciendo bien. Como cito en el texto,los monoplazas se manejan muy bien,se nota que han pulido su manejo, gráficamente los coches se salen pero cuando empiezas a fijarte en los detalles de los circuitos, de los boxes o el Motorhome, madre mía… hay cosas con unos acabados muy pobres. Después los accidentes,te estrellas a 330 contra el muro de neumáticos y no pasa nada, ni se mueve.El menú dentro del coche es demasiado amplio para manejarlo mientras pilotas.Y lo de los circuitos que comento,están llenos de público pero no lo sientes.Este título ha estado a punto de ser un referente.Es el mejor F1?Si,gráficamente en general luce bien pero hay detalles donde flojea. Me deja una sensación contradictoria, ya que podría haber sido mucho mejor.Es como la F1 actual,si viviste los año 90, nada será igual. Veías pasión,lo que le falta a la actual y a este título. Aun así te engancha, y se disfruta.

  3. malevolus 29 julio, 2020 at 22:09 Responder

    Ultimamente estais con el motor a tope en la web. Me ha gustado la review de este F1 2020 y el otro artículo del legado de GT Sport también

    • Romo 31 julio, 2020 at 17:39 Responder

      No estaría mal que siguieran sacando títulos para la 360,para mi es la mejor consola que tengo,y en mi opinión la mejor que se ha hecho hasta la fecha.

  4. Ruryk Z 18 agosto, 2020 at 23:26 Responder

    ¡Muy buen análisis Romo! Destacando lo que el juego hace bien pero también lo que necesita mejorar. A ver si ahora con el tema de los “parches” (algo que ya vemos como normal) solucionan los aspectos que dices. Me ha parecido super interesante el “toquecillo” de RPG con el árbol de I+D y el tema de múltiples respuestas. Un modo carrera currado por lo que leo, lo que le faltan a muchos juegos de carreras.
    ¡Ah, y yo también al que di caña en F1 es el World Grand Prix de N64! En su momento fue toda una declaración de intenciones por parte de Nintendo. Un juego que era muy accesible pero de lo más completo de finales de los ’90.

    • Romo 19 agosto, 2020 at 18:03 Responder

      Gracias Ruryk Z, se que te gustan los juegos de motor como a mi y este te va a molar,su modo equipo está muy bien diseñado y es la gran baza de este 2020 junto con el pulido que han hecho en el control de los monoplazas, ahora son más estables y puedes apurar al límite cada curva. Por desgracia se han centrado mucho en estos aspectos y se han dejado otros a medias. Y el tributo del Káiser, que se queda en una mera foto bonita en caja metálica.

Post a new comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.