Análisis de Asterix & Obelix: Slap them All

El último videojuego de Asterix

Videoanálisis

Cuando éramos críos pasábamos los fines de semana jugando a videojuegos y leyendo cómics. En España, disfrutábamos con las viñetas de El Capitán Trueno, El Jabato o Mortadelo y Filemón. En ocasiones más especiales, nos regalaban un cómic de Astérix el Galo. Aquellos álbumes en tapa dura y a todo color nos parecían una gozada, sin desmerecer a las obras mencionadas anteriormente.

Por otro lado, las películas animadas del galo, retransmitidas asiduamente por televisión, competían con los cómics por nuestra atención. Hoy en día todo esto puede causar nostalgia en más de uno, pero esta es un arma de doble filo. Últimamente, sentimos que los desarrolladores de videojuegos consiguen más beneficios de la nostalgia que de la creatividad. Este análisis de Asterix & Obelix: Slap them All intenta reflejar precisamente este hecho.

Este videojuego de Astérix plasma el estilo de los cómics creados por René Goscinny y Albert Uderzo. Por ello, la historia consta de seis actos inspirados en las aventuras de la pareja gala. Entre otros álbumes reflejados en el juego se encuentran Astérix y Cleopatra, Astérix en Bretaña o Astérix en Hispania. La narrativa tiene carácter episódico, aunque los actos no se conectan argumentalmente. Además, aparecen muchos de los personajes secundarios de los cómics, ofreciendo una agradable sensación familiar pese a que los modelos se repiten en demasía.

Asterix
Visualmente, es calcado a los cómics

Las animaciones de todos los personajes están muy bien conseguidas y recuerdan a aquellas películas. Sin embargo, los bonitos escenarios resultan demasiado austeros y apenas podemos interactuar con ellos. No encontramos peligros para esquivar durante nuestro avance o plataformas donde demostrar nuestra habilidad, más allá de avanzar a golpes. Tampoco existen objetos para golpear a los enemigos, lo que contribuye a una sensación de monotonía presente durante las partidas.

Asterix & Obelix: Slap Them All. Un beat’em up muy básico

Microids y Mr. Nutz firman un título muy básico para los estándares actuales. Visualmente es atractivo, pero tiene un sistema de combate demasiado simple. Como en todo beat ‘em up, la mecánica consiste en avanzar soltando golpes. Tenemos dos tipos de ataque, agarre, bloqueo y un golpe especial que no tardamos en recargar. Despachar las partidas enemigas resulta bastante sencillo, especialmente si utilizamos el movimiento de barrido. Aunque funcional y clásico, pronto apreciamos la falta de opciones con respecto al combate.

El número de enemigos en pantalla resulta considerable, sobre todo en los últimos niveles cuando repartimos mamporros entre los legionarios. En ese momento, cuando suenan los golpes y el fiel Ideafix ladra alrededor, es como si las viñetas de Astérix y Obélix cobraran vida. Si jugamos en solitario podemos alternar entre ambos personajes, lo que otorga un poco de variedad a la rutina de la mecánica principal.

Avanzar repartiendo golpes con nuestros dos galos favoritos transmite una gratificante sensación durante las primeras partidas. Sin embargo, el interés decae por culpa de una molesta monotonía provocada por la constante repetición de situaciones y un sistema de combate elemental. Asterix & Obelix: Slap them All termina revelándose como un tributo superficial.

Visitaremos una y otra vez el barco de los pobres piratas
Y el campamento de los legionarios también

Ciertamente, este género nunca se ha caracterizado por ofrecer un amplio abanico de acciones. Se hubiera roto la rutina al implementar un sistema de combos, rutas alternativas o una mayor variedad de situaciones. Pero esto no sucede en Asterix & Obelix: Slap them All. Además, los niveles se repiten demasiado, como el combate contra los piratas o el campamento romano.

Por otro lado, entre los distintos actos encontramos dos fases bonus: una caza de jabalíes y carreras de velocidad. Ambas bastante insulsas.

Una oportunidad perdida para reflejar el rico mundo de Astérix

Es importante destacar que las divertidas hazañas de Astérix y Obélix están repletas de situaciones y personajes inolvidables que, entre mamporro y mamporro, podrían haberse incluido para ofrecer variedad y al mismo tiempo hubieran servido como fantástico homenaje a sus viajes. Cada acto podría incluir una fase de habilidad basada en algún momento representativo de esa aventura, como la carrera de cuadrigas en el Circo, el partido de rugby en Bretaña, etc.

Así mismo, incluir personajes desbloqueables para jugar como el druida Panoramix, el jefe Abracúrcix, el herrero Esautomátix o Tragicomix, hubiese sido interesante. Estas figuras no tendrían sentido a nivel narrativo, pero habrían servido para incorporar distintos estilos de juego a un título anodino.

Con respecto a los enemigos, la situación hubiera mejorado gracias a los clásicos enfrentamientos con los jefes al final de nivel, pero desafortunadamente tampoco es el caso. Estos entran en acción sin pena ni gloria. Aparecen como uno enemigo más, sin un aviso que nos ponga en situación. Sencillamente aguantan más golpes de lo normal, y no tienen patrones especiales que sirvan para ser memorables.

Actualmente, partiendo de una inspiradora mecánica 2D clásica, pueden alumbrarse grandes juegos gracias a la inventiva y una pizca de tecnología. Streets of Rage 4, Ghost ’N Goblins Resurrection,Cuphead, Dragon’s Crown, Inside, Huntdown, son algunos ejemplos.

Mucha nostalgia y poco jabalí

Asterix & Obelix: Slap them All es una experiencia clásica sin complicaciones. Es cierto que este hecho, a priori, no sería un defecto. Por ejemplo, se ha criticado la ausencia de un sistema de progresión y de un cooperativo online. Estos aspectos se antojan secundarios en un videojuego de estas características. El problema latente resulta del conformismo que demuestra, las pocas ganas a la hora de rendir tributo al conjunto de la obra en la que se inspira y esa molesta sensación de repetición. Una verdadera lástima, porque hay material y potencial suficientes en sus cómics para haber dado forma al juego definitivo de Astérix y Obélix.

Por todo lo comentado, este nuevo videojuego de Astérix es un beat ‘em up de corte muy clásico que aporta tan solo unos buenos gráficos. En nuestros días esto sabe a poco. Aprovechar solo la nostalgia o el cariño por unos personajes no debería ser el principal ingrediente. Además, el precio de salida tampoco contribuye a la receta.

Estamos ante un videojuego visualmente atractivo, recomendable para los más pequeños de la casa gracias a su control sin complicaciones. Los amantes del género seguirán tirando de clásicos más ricos y aderezados por el recuerdo como Cadillacs and Dinosaurs, Teenage Mutant Ninja Turtles o Knights of the Round. Incluso de aquel sencillo arcade de Konami basado en las aventuras de Astérix de 1992, pues ofrece al menos una mayor variedad de jefes finales. En fin, jabalí a la menta.

¡Suscríbete a nuestro canal!

5

Share this post

RUBIO

Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. Redactor jefe de BornToPlay

5 comments

Add yours
  1. malevolus 15 diciembre, 2021 at 00:19 Responder

    A mi también me llama. Tiene opiniones dispares, hay medios y gente que lo ponen bien y otros que apuntan en la misma dirección q este análisis.

  2. Ruryk Z 28 diciembre, 2021 at 19:58 Responder

    Este Asterix & Obelix es de esos juegos que me entran por los ojos y me gustaría probarlos pero según lo que nos cuentas Rubio me lo voy a pensar. Aunque tiene pinta de estar entretenido para un fin de semana intercalado con algo más intenso como un Halo.
    En el género del beat’em up se llegó casi a la perfección hace muchos años y ya es difícil que algo nos sorprenda. Aunque como dices luego están joyas como Cuphead o Street of Race 4.
    Mi favorito siempre será Cadillac & Dinosaurs 😛
    ¡Excelente análisis!

Post a new comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.