Análisis Car mechanic simulator

Hoy hablaremos de un simulador poco habitual y apenas conocido, Car Mechanic Simulator, un título que a primera vista promete sobre todo si eres un amante de la mecánica, mundo que conozco bastante bien por ser mi profesión (en mis ratos libres también juego y en ocasiones pruebo a ordenar grupos de palabras con sentido para intentar hablar de manera aceptable sobre videojuegos, mi otro gran hobbie)

Como mecánico y gran amante de los simuladores por su capacidad para mantenerte pegado a la pantalla durante horas, un juego como este ejerce cierta atracción. La mecánica y la restauración del automóvil están en auge y las personas, aunque no sean entendidos en la materia, disfrutan con ello. Programas como: Joyas sobre ruedas o Gas Monkey han contribuido al realce de los coches, su mantenimiento y su revaloración una vez restaurados.

Car Mechanic Simulator cuenta con un menú sencillo que se aleja de ese perfil de simulador con miles de opciones que en ocasiones difícilmente llegarás a usar en su totalidad. Después de un sencillo tutorial donde se nos muestra el taller al completo con las posibilidades que ofrece, nos colocamos el mono de trabajo y comenzamos con un taller muy limitado que mejoraremos en tamaño y herramientas, esto nos permite realizar encargos cada vez más complicados que nos premiarán con puntos de experiencia permitiéndonos de este modo adquirir mejoras.

Para conseguir un taller al completo tendremos que dedicar unas cuantas horas, quizá demasiadas, restaurando coches adquiridos en desguaces y subastas. Un ejemplo, por cada encargo que realizamos y dependiendo de la dificultad del mismo, conseguiremos entre 100 y 180 puntos. Para lograr todas las mejoras necesitaremos más de 45.000… Este detalle puede conseguir que el interés y esa adicción inicial descienda varias cotas cuando llevamos unas cuentas horas dedicadas.

Centrándome en lo interesante, la parte mecánica, el taller cuenta con varios elevadores, donde cambiar y equilibrar ruedas, una mesa de reparación para piezas, cargador de baterías, soldador para quitar el óxido, carrito de limpieza, grúa y soporte para motores, tensor de suspensión, zona de pintura y restauración de interiores. En cuanto a equipo de mono se queda bastante corto, estaría muy bien poder utilizar llaves y destornilladores para completar tareas de mayor precisión, logrando de este modo una experiencia más profunda y satisfactoria.

Dentro del taller contamos con tres salas: cabina de pintura, muy limitada en cuanto a colores y diseños. Dinamómetro para saber la potencia del motor y un túnel de rodaje como el que tenemos en las ITV para conocer el estado de la dirección, amortiguadores y frenos. En este aspecto las sensaciones están conseguidas ya que obtendremos información y datos sobre el estado del vehículo, afinando las piezas que tendremos que reparar o comprar.

Sin embargo Car Mechanic Simulator se deja muchas cosas en el tintero y echo de menos varias cosas. Tenemos una oficina la cual no sirve para nada, en este aspecto se ha desaprovechado la oportunidad de introducir un elemento con un alto componente de gestión que sin duda hubiera ofrecido una experiencia más rica y profunda. Poder controlar las cuentas de nuestro taller, hablar con proveedores, etc. Esa vertiente dedicada al negocio sin duda hubiera resultado interesante.

Volviendo al aspecto mecánico hay que decir que las piezas están detalladas y se acercan a la realidad pero no esperéis salir de este simulador con los conocimientos necesarios para desmontar el motor de vuestro coche. Aprendemos nombres, formas y la situación de algunas piezas pero no se plasman ni por asomo todas las opciones que ofrece un vehículo real. Algo que sin duda resultaría muy ambicioso y entendible al mismo tiempo pero se ha prescindido inexplicablemente de otros elementos que darían mucho juego (valga la redundancia) como la electrónica y cableado, cremallera de dirección, caja de fusibles, líquido de frenos, anticongelante, manguitos y así un largo etc. Aunque contamos con más de mil piezas las posibilidades se quedan muy cortas, perdiéndose por el camino la valiosa posibilidad de ofrecer reparaciones más complejas con diferentes grados de dificultad más elaborados.

En cuanto coges el ritmo básicamente todo se basa en desmontar y montar una especie de puzzle, aunque sí es cierto que al comienzo en algunas reparaciones actuamos más como un detective que como un mecánico hasta que encontramos el origen de la avería. Sin embargo, después de unas cuentas reparaciones tendremos la suficiente experiencia para localizar rápidamente ese desperfecto que nos trae de cabeza.

En cuanto a los coches solamente hay dos marcas originales: Jeep y Mazda. El resto de vehículos son réplicas y contamos con 48 modelos diferentes (vía DLC conseguimos alguno más y marcas reales) Respecto al acabado y su nivel de detalle son variados y puedo calificarlos como aceptables, sobre todo los Jeep tanto exterior como interior, pero otros en cambio dejan mucho que desear, contemplando interiores que nos hacen retroceder en el tiempo varias generaciones.

Las tiendas de recambios ofrecen un amplio catálogo, permitiéndonos adquirir llantas, neumáticos, interiores y algo de tunnig. En la tienda principal donde compraremos la mayoría de las piezas también disponemos de variedad pero sigo echando de menos más opciones, como por ejemplo sonido para el coche y accesorios como vinilos o cosas de este tipo. En el desguace encontramos coches y piezas en malas condiciones, cobertizos con coches abandonados en su interior, salas de subasta donde adquirir vehículos en pleno rendimiento (otro punto negativo es que inexplicablemente tampoco podemos subastar nuestras propias obras)

Sin duda la peor parte del juego se la lleva el diseño de los circuitos y el control de los vehículos cuando salimos a rodarlos para comprobar cómo han quedado después de nuestra reparación. Sobre la pista te dan ganas de echarte a llorar, los coches son incontrolables, el sonido y los efectos vuelven a trasladarnos una vez más a la prehistoria mala del videojuego. Un extra que sin duda alguna deberían haber pulido bastante más y puestos a prescindir, fumarte esta opción hubiera sido un acierto dado que nada tiene que ofrecer.

No obstante las sensaciones iniciales han sido buenas y ha conseguido entretenerme durante algunas horas como apasionado del tema. El movimiento de las piezas y sus detalles están conseguidos, no así la textura y el diseño general de los vehículos junto a su terrible control cuando salimos a pista. A toda esa larga lista de cosas que echo en falta y que pido añadan en una futura entrega, sumo  la posibilidad de trabajar la chapa de los vehículos accidentados y llevar el tunning a un nivel aceptable dentro de una disciplina que también daría mucho de si en un simulador de estas característitcas. La gran realidad de este título es que según avanzas no paras de echar de menos más posibilidades. Una experiencia con una buena orientación inicial y una base interesante que finalmente se queda en eso. El principio de todo lo que podría llegar a ser.

5.9

Share this post

Retro Romo

Apasionado e incondicional de los videojuegos y consolas retro

2 comments

Add yours
  1. RUBIO 16 febrero, 2020 at 20:43 Responder

    Siempre es de agradecer que dentro del género de la simulación se apueste por nuevas experiencias que busquen sumergir al jugador en esa sensación tan gratificante como es el hecho de intentar replicar con la máxima fidelidad y precisión una acción o disciplina real que en otros juegos simplemente ejecutamos con pulsar un botón.
    Una pena que este Car Mechanic Simulator no profundice más y no aproveche esos elementos citados en tu análisis que sin duda hubieran servido para convertirlo en un mejor juego.
    Gracias por el aporte, Retro Romo, un placer leerte de nuevo.

    Un saludo

  2. Carlos 16 febrero, 2020 at 22:09 Responder

    Desde luego es un género con muchas posibilidades y este simulador te entretendra muchas horas como a mi,pero según avanzas en el se volverá algo monótono y echarás en falta muchas cosas.Pero si es una buena base para un futuro Car Mechanic mucho más completo y real o así desde luego me gustaría.Muchas gracias Rubio.

Post a new comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.