Advanced Dungeons and Dragons: Pool of Radiance

Cualquier jugador principiante o veterano se sorprende al conocer su deuda con Gary Gygax, jugador incansable, amo del calabozo, padre y maestro de Dragones y Mazmorras. Un análisis de la figura de Gygax está fuera del alcance de este artículo. Baste decir que él fue responsable de sistematizar conceptos de juego tan familiares que pensamos que siempre estuvieron presentes. Puntos de vida, puntos de experiencia, hechizos, niveles de personaje y de la mazmorra, equipamientos, entre muchos otros elementos presentes en videojuegos de cualquier género, tomaron forma en los escritos de Gygax y en la imaginación de los primeros programadores. Con la publicación de Dragones y Mazmorras, el concepto de los juegos de mesa cambió para siempre.

No hay mejor momento, mientras esperamos el lanzamiento de Baldur’s Gate III, para desempolvar los primeros videojuegos inspirados por aquellos manuales primigenios de sabiduría arcana. La primera adaptación oficial de Advanced Dungeons and Dragons para ordenadores domésticos fue Pool of Radiance, lanzado al mercado en 1988 por Strategic Simulations, Inc.

SSI intentó ser lo más fiel posible, con todas sus virtudes y defectos, al trabajo original de Gygax. Por lo tanto, encontramos elementos que pueden resultar extraños, incluso ofensivos, para la sociedad moderna. Por ejemplo, género y raza -hablamos de razas fantásticas -influyen en los atributos de los personajes y en el nivel alcanzable, los encuentros son asimétricos, y las razas y clases son estereotipos, junto con otras características con sabor añejo. En consecuencia, el juego no está equilibrado, ni lo necesita. Los mundos de Dragones y Mazmorras estaban llenos de lugares inhóspitos y lúgubres donde la justicia depende de la fortaleza, de la habilidad, del conocimiento del individuo y de la diosa Fortuna.

Advanced Dungeons and Dragons: Pool of Radiance

Tanto en los juegos de mesa como en los videojuegos se ha ido incrementado el balance de poder a favor del personaje controlado por el jugador. En tiempos remotos, el foco estaba situado en el progreso de los personajes. Estos eran simples aventureros y, en el caso de D&D, saqueadores de tumbas. El rango de héroe costaba un esfuerzo. Para sobrevivir, había que pensar cada paso y aceptar la fragilidad de los personajes.

Pool of Radiance está ambientado en Phlan y sus inmediaciones. Nos encontramos en una pequeña ciudad de Reinos Olvidados, sometida a un constante enfrentamiento contra las fuerzas oscuras. Está situada al este de la Costa de la Espada, donde tienen lugar la mayoría de videojuegos de D&D, como Baldur’s Gate.

La milicia de Phlan requiere buscavidas de cualquier índole para intentar recuperar la ciudad desde un pequeño bastión que resiste a las hordas del mal. Al comenzar el juego, podemos crear hasta seis personajes con los arquetipos clásicos de Dragones y Mazmorras – guerrero, clérigo, ladrón y mago. Estos formarán parte de nuestra compañía inicial para adentrarnos en este maravilloso lugar y descubrir los secretos que guarda.

El jugador decide qué lugares visitar y qué misiones aceptar, puesto que tiene libertad de movimiento desde el principio. Libertad, sí, pero hasta cierto punto. Como hemos mencionado, no hay un equilibrio de poder, simplemente entrar en una taberna puede costarnos la vida. Aquí el enfoque está en buscar un cierto realismo y aleatoriedad, conceptos importantes en los primeros juegos de estrategia militar.

El juego presupone un cierto conocimiento de las reglas de AD&D, lo que hará que muchos jugadores no pasen de la pantalla de creación de personaje. Además, se tienen en cuenta reglas que algunos, incluso cuando juegan en papel, tienden a ignorar. Por ejemplo, el peso del equipo, los descansos, la memorización de conjuros o entrenar para subir de nivel. Pero, no temáis, puesto que el juego cuenta con un buen manual, aparte de un librito en el que tendremos que buscar pistas según las encontremos en el juego.

Al principio, moverse por los controles y los menús del juego puede resultar engorroso. Hablamos de un juego pensado para jugarse únicamente con el teclado mediante una serie de comandos. Sin embargo, una vez acostumbrados, resulta bastante cómodo y sencillo.

Exploramos Phlan y sus alrededores en primera persona a través de una ventana que muestra nuestra ubicación. Para orientarnos, el juego ofrece un sencillo mapa de algunas de las zonas que vamos explorando, así como textos informativos. Es recomendable dibujar nuestros propios mapas como si estuviéramos jugando con papel y lápiz. Esta es una característica típica de los juegos de rol clásicos, se espera que el jugador cartografíe el lugar.

Por otro lado, los encuentros de combate se realizan en un mapa táctico con perspectiva isométrica. El combate es complejo, táctico y por turnos. De nuevo, la interfaz del juego puede indigestar a los jugadores con estómagos a prueba de bombas. La información de combate escasea y debemos planear nuestros movimientos en base a nuestros conocimientos del juego. Por ejemplo, no veremos las áreas de efecto de los hechizos ni descripciones de estos- una bola de fuego mal lanzada puede acabar con nuestros compañeros.

A pesar de todos los defectos debidos a su época, la ambición que demuestra este primer juego en adaptar los manuales de AD&D, haría avergonzarse a muchos desarrolladores que han intentado posteriormente tal empresa. Puedo asegurar que Pool of Radiance merece el esfuerzo y el tiempo que requiere para ser disfrutado. Esta afirmación no es fruto de la nostalgia, pues terminé el juego hace un par de años, sino de mi experiencia aprendiendo a jugarlo. No podía creer la profundidad ni el alcance de esta aventura para la fecha en que fue publicada. Si se tiene algún interés en conocer la historia del rol en los videojuegos, este título es una cita ineludible.

Pool of Radiance tuvo numerosas secuelas que permiten continuar nuestras andanzas con los mismos personajes. Además, se publicó una versión en NES que incluía una banda sonora completa. Esta serie de juegos basados en Dragones y Mazmorras, conocidos como “Gold Box Series”, pueden adquirirse en lotes a través de GOG a un precio simbólico. Si tienes la oportunidad, no te fijes en las gráficos o la interfaz y comienza tu aventura.

Share this post

Belmont

Me gustaría cuidar de una ermita, dedicarme a la lectura, escribir con frecuencia y disfrutar del juego.

3 comments

Add yours
  1. Ruryk Z 3 octubre, 2020 at 15:42 Responder

    Me encantan estas lecciones de historia de los videojuegos, compañero. Sin grandes apuestas como esta, cuando toda la industria estaba casi naciendo, no tendríamos ahora maravillas como Baldur’s Gate III. Sí que es verdad que ahora ves esa interfaz y puedes alucinar, no sé como éramos capaces de jugar con comandos y menús tan simples. Pero disfrutábamos muchísimo.
    Recuerdo que lo más parecido que jugué de chico (D&D me pilló demasiado pequeño) fue Hexen 64 y aluciné. Y este tipo de propuestas debería recuperarse para la nueva generación, ¡que no todo son gráficos!
    ¡Un post genial Belmont!

    • Belmont 4 octubre, 2020 at 17:42 Responder

      Muchas gracias por el comentario, Ruryk.
      Tenía una espina clavada con Dragones y Mazmorras, pues nunca conseguí aprender a jugar cuando era niño. Un amigo tenía la caja roja que salió a principios de los 90, creo, y nos parecía complicadísimo. Ahora es cuando he disfrutado conociendo la historia del juego y su influencia. Pool of Radiance me parece una maravilla incluso a día de hoy, pues refleja bastante bien las sensaciones del juego de mesa para su época.
      Un abrazo.

  2. RUBIO 5 octubre, 2020 at 08:57 Responder

    He disfrutado mucho con tu texto Belmont y con todo el conocimiento que aplicas en ellos. Es genial que un videojuego consiga reflejar o replicar de forma acertada las sensaciones de un juego de mesa, algo que personalmente también pude comprobar durante esta generación con Blood Bowl II, el juego de tablero de Games Workshop. Nunca llegué a disfrutar de Pool of Radiance pero me parece increíble la profundidad y la magia de los universos que atesoran en su interior los juegos de mesa y títulos como este Pool of Radiance.
    Un abrazo

Post a new comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.