Defender

Yo jugué a: Defender

Bienvenido a Defender. Te encuentras en un mundo en dos dimensiones situado en un planeta sin nombre. Tu tarea consiste en pilotar una nave espacial por la superficie y destruir a los letales extraterrestres. Tus mejores aliados: el joystick de elevación/dirección y como en cualquier otro juego de naves, los misiles y las preciadas bombas. Para sobrevivir y progresar en el juego tendrás a tu disposición tres naves, si eres lo suficientemente bueno podrás ganar más si alcanzas la puntuación necesaria. Tus naves serán destruidas cuando sean alcanzadas por el enemigo o su fuego. Un simple roce con una nave enemiga bastará para convertirte en ceniza espacial.

Tu objetivo: destruir a los invasores extraterrestres y proteger a los astronautas de la abducción. Si no eres lo suficientemente rápido, los astronautas serán convertidos en mutantes y atacarán tu nave. Destruye a tus enemigos para aumentar tu puntuación y avanzar al siguiente nivel. Si no lo consigues y todos los astronautas son abducidos, el nivel se llenará de mutantes y tendrás que sobrevivir a unas rápidas y letales oleadas donde las posibilidades de éxito se ven reducidas drásticamente.

Defender surgió inspirándose en el éxito de Asteroids y Space Invaders. Desarrollado por Williams Electronics en 1980 este arcade supuso un gran éxito, portándose a numerosas plataformas e inspirando el desarrollo de otros juegos, por supuesto no le faltaron multitud de imitadores. Gakken lanzó al mercado en 1983 una máquina portátil en un inolvidable color rojo basándose en este genuino arcade. Esta compañía japonesa fundada en 1947, comercializó una amplia gama de “máquinitas” o Hand-helds. 

Defender

Esta Defender y la Game&Watch de Donkey Kong fueron las responsables directas de mi “enganche” y pasión por los videojuegos. Sin embargo las portátiles de Gakken, además de poseer un diseño muy chulo (algunas parecían herramientas sacadas de una peli de ciencia ficción) utilizaban pantallas fluorescentes de vacío, VFD (Vacuum Fluorescent Display). Esta tecnología, la misma que poseían las antiguas calculadoras digitales Casio, nos permitía jugar incluso en la oscuridad, gracias a sus colores verdes y blancos fluorescentes sobre un fondo negro. Las Game&Watch de Nintendo eran lo más pero poder jugar a oscuras en tu habitación era una gozada, algo que no podías hacer con otra maquinita portátil de aquellos años.

Han pasado los años pero Defender todavía es capaz de atraparte durante un rato. Resulta divertido abatir a las naves extraterrestres, al principio es sencillo, pero cuando un extraterrestre consigue mutar a un humano, la velocidad de movimiento de la nave extraterrestre aumenta y su comportamiento se vuelve más agresivo. La cosa se complica mucho más cuando todo los humanos (representados en pantalla como unos puntos blancos) son abducidos y todas las naves enemigas adquieren ese nuevo nivel de velocidad y agresividad, esto hace que tengamos que esmerarnos mucho más a la hora de esquivar y ajustar ese disparo certero. Si nos veíamos superados por el enemigo y la muerte era inminente, como último recurso siempre podíamos utilizar una de las tres bombas que guardabas celosamente, las cuales eran capaces de salvarnos “barriendo” la pantalla de naves extraterrestres.

Posiblemente esta máquina fue la que me introdujo por primera vez en esa situación límite y desesperada donde hay que sobrevivir a una poderosa horda enemiga. Madre mía… todo lo que vendría años después en los videojuegos en formato horda.

 

¡Gracias Javi!

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

Sin comentarios

Comentar