BornToPlay

Videojuegos sin campaña, diversión a medias

Esta generación parece que poco a poco ha ido poniéndose interesante, el futuro y cercano catálogo de videojuegos nos ofrece atractivos títulos como un videojuego de Star Wars y una nueva entrega del veterano simulador táctico Rainbow Six.

Pocas sensaciones pueden equipararse a la emoción que experimenta un amante de Star Wars, y de los videojuegos en general, cuando se anuncia un nuevo título ambientado en la popular y épica opereta espacial. Por eso cuando Star Wars: Battlefront nos prometió introducirnos dentro de las batallas más importantes de las películas originales, con DICE como desarrollador, expertos en recrear con gran acierto la esencia y el ambiente de los campos de batalla, rápidamente nos pusimos a sacar brillo a nuestra armadura de soldado imperial y a soñar con trepidantes combates aéreos a la altura de los inolvidables SW: Rogue Squadron.

Qué decir de Rainbow Six, una serie a la que tengo especial cariño, sobre todo gracias a sus dos primeras entregas, la que dio nombre a la serie y Rogue Spear, dos estupendos juegos de acción, simuladores; que ofrecían una deliciosa mezcla de acción y estrategia en tiempo real en los que liderábamos a un grupo de operaciones anti-terrorista a través de distintas y realistas misiones alrededor del mundo. Rainbow Six: Siege parecía recuperar con su propuesta, esa esencia de las primeras y sabias andanzas de la franquicia.

Star Wars Battlefront

Sin embargo algo por lo que también se está caracterizando esta etapa es por el sabor y las sensaciones agridulces que producen algunos de los juegos más prometedores, tanto los que ya disfrutamos como aquellos que están por llegar. Al tiempo de proclamarse Star Wars: Battlefront y Rainbow Six: Siege como dos de los lanzamientos más esperados del año, conocíamos la noticia de que ambos títulos prescindirían completamente de un modo historia o campaña en solitario de ningún tipo.

Siendo consciente de la importancia y el valor que con el paso del tiempo han adquirido el componente online y los modos multijugador, privarnos de un modo historia, concretamente en estos dos casos, ha sido una noticia que personalmente no recibí con satisfacción. Por desgracia, esto que simplemente podría tratarse de ejemplos concretos o casos aislados, podría pasar a convertirse en una nueva tónica a la hora de desarrollar videojuegos. El modo campaña en estos dos videojuegos era algo que muchos, por no decir todos, dábamos por sentado. Por supuesto, entiendo y respeto que existen títulos de naturaleza exclusivamente multijugador. Disfruto como el que más con un buen multiplayer, adoro los combates masivos con enemigos y compañeros por todas partes en el campo de batalla. Pero como jugador de consola desde hace unos cuantos años, siempre mantendré la premisa de que, salvando casos excepcionales, un buen modo multijugador siempre será, si está bien justificado, el complemento perfecto de una buena historia.

Rainbox Six Siege

Curiosamente los dos títulos comparten otra característica, ambos poseen modalidades que permiten jugar en solitario “a medias”. Star Wars: Battlefront incluye una serie de misiones para completar sin estar conectado a internet, con la posibilidad de hacerlo a pantalla partida con otro jugador. En el caso de Rainbow Six: Siege hay un modo entrenamiento donde podemos experimentar con distintos agentes y sus dispositivos, jugando contra la IA enemiga en cooperativo en todos los mapas. Unas migajas que desde luego no sirven para suplir o camuflar tan importante carencia, sino que la avivan todavía más poniendo al descubierto la desfachatez de los mismos de siempre, aquellos que con el paso del tiempo han ido arruinando el mundo videojuego, aprovechando nuevamente la ocasión para darnos menos por más.

Conscientes de que esta decisión no iba a ser del agrado de muchos, a relucir salieron explicaciones tan patéticas como las de Peter Moore de EA, en las que aseguraba que según los datos que maneja su compañía, pocos jugadores juegan o completan las campañas individuales. Una excusa de este calibre no solo ofende al jugador más tradicional, sino que atenta directamente contra su inteligencia. Por supuesto, también soy consciente de que desgraciadamente existen jugadores de este tipo.

Puede que mi conclusión pueda parecer un tanto extrema o fanática para alguno, pero “fumarse” el modo historia de una forma tan descarada, decir “no” a una oportunidad tan excepcional de hacer algo bueno y completo de verdad, finalmente ha hecho que un servidor decida no soltar ni un duro por ninguno de estos dos juegos. Una experiencia que dejo disfrutar “plenamente” a Peter Moore, a Ubisoft y a aquellos jugadores que no completan o ignoran el modo campaña de un videojuego. Para vosotros “jugadores”.

 

 

 

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

6 comentarios

Comentar
  1. Víctor Bombién 24 de Octubre de 2015 a las 14:40 Responder

    Totalmente de acuerdo contigo, a mi es que directamente rara vez me gusta jugar online. Yo disfruto jugando sólo, tranquilo e inspeccionando cada rincón del mapa, quiero jugar a los juegos y que me cuenten una historia, escenas como en el Max Payne 3 entrando en el aeropuerto o en el The Last of Us buscando a Ellie en el hospital son puros escenotes dignos de un peliculón. Al final te quedas con eso, con escenas, no que en el multijugador diste no se cuántos disparos a uno en la cabeza.

    De hecho el modo online se ha cargado, literalmente, los torneos de videojuegos en los bares o locales. Recuerdo haber participado un montón en torneos de pes para la ps2 y es que a día de hoy no hay ninguno, ni siquiera torneos oficiales 🙁 Maldito modo online…

  2. RUBIO 24 de Octubre de 2015 a las 18:52 Responder

    Hola Victor!

    Has puesto dos ejemplos perfectos tronco, curiosamente citas dos títulos con los que disfruté mucho gracias a su modo historia y la profundidad de sus protagonistas. Puede que el modo online tenga mucha importancia hoy en día, que la tiene, y puede (ojalá no) que algún día sea el estilo de juego que impere pero desde luego siempre que pienso en videojuegos, me vienen a la mente esas inolvidables partidas en solitario. El multijugador es algo más dentro de toda esa experiencia que denominamos “jugar” pero desde luego se mantiene en un segundo plano. Menos mal que algunos todavía lo contemplamos de esta forma.
    Yo echo de menos las partidas a dos y cuatro mandos en una misma televisión, varios amigos y hermanos reunidos alrededor de una pantalla rulándonos los mandos sin parar. Sin parar de reír y de jugar. Sin necesidad de online, de suscripciones y de conexiones permanentes de ningún tipo.

    Un saludo Victor

  3. Víctor Bombién 26 de Octubre de 2015 a las 17:03 Responder

    Desde luego, es una pena que los modos de historia estén tan “olvidados” en los juegos actuales de hoy en día, en esta nueva generación y en la generación pasada, los juegos con modo historia cooperativa casi se pueden contar con los dedos de dos manos. Disfruté mucho más con el Diablo en versión consolas que con el de la versión PC (y eso que en asuntos para apuntar con un hechizo a un enemigo determinado era más bien cuestión de suerte), jugando con 3 amigos a la vez en la misma pantalla. Parece que eso suena a tiempos antiguos, de la SNES o Mega Drive jeje será que nos hacemos viejos…

  4. RUBIO 26 de Octubre de 2015 a las 17:22 Responder

    A menudo tiempos pasados, fueron tiempos mejores. En el caso de los videojuegos no parece una excepción. Siempre es emocionante pensar en “lo que vendrá” pero superar todo lo que ya hemos experimentado y disfrutado como poco es irrepetible.

  5. voyevodus 26 de Octubre de 2015 a las 19:49 Responder

    Pues una verdadera pena, pero razón no les falta. De esto precisamente trataba el primer artículo que escribí hace años sobre videojuegos: del daño que hicieron las casas yanquis, el online y los ciber con juegos como Counter Strike al esquema clásico de juegos japos en recreativos con el que muchos nos criamos.

    Pero si existen géneros que se han beneficiado como nadie de los modos online, han sido precisamente los deportivos y los juegos de lucha. Estos últimos, de no ser por el online, no sé ni qué hubiera sido de ellos.

    Los juegos deportivos han alcanzado cotas de calidad en la generación PS360 que antes ni imaginaban. FIFA, NBA 2K, Top Spin, Fight Night… pepinos todos.

    Decía al principio que razón no les falta, pues no son pocos los jugadores que conozco que tienen el Battlefield, por ejemplo, y ni saben dónde anda el modo campaña. De hecho, conozco a más gente que solo juega al online que a jugadores que hayan jugado el modo Historia. Para mí también es triste, pero es así.

    Y es que solo hay que ver las ventas de juegos y de DLCs. Cuánto vende un juego sin funciones online potentes hoy en día? Por mucho que venda, lo hará mucho menos que los que apuestan por jugar en red.
    Solo hay que ver las ventas de GTA, COD, FIFA e incluso Destiny, y compararlas con las de MGS, Batman, Alien Isolation o Evil Within.

    Abrazos!!

  6. malevolus 31 de Octubre de 2015 a las 19:42 Responder

    Todos disfrutamos de una buena ronda multijugador de vez en cuando y eso verdad pero no es excusa para abandonar los modos campaña. EA tiene muchos títulos deportivos y otras temáticas que favorecen el multiplayer como BT. Por mi pueden comenzar con estas nuevas prácticas cuando les de la real gana, que los vaya bonito xo por mi parte no tendrán un duro que apoye su asquerosa politica

Publicar un nuevo comentario