Valve: su arma secreta y el futuro del videojuego

Valve

La constante y larga habladuría en torno a que la famosa compañía fundada por Gabe Newell está trabajando en su propio hardware es algo que desde hace un tiempo ha dejado de ser un rumor para casi convertirse prácticamente en una realidad. Hasta ahora todo el mundo pensaba en Valve como una importante compañía de software, una compañía que hace videojuegos de gran calidad, pero todo eso cambió cuando en su propia página web anunciaban o dejaban caer que su estudio, amplio en el sector del entretenimiento, quería crecer más y diversificarse. Nacía así el rumor y la sombra de “algo” llamado Steam Box.

De nuevo vuelven los rumores, las declaraciones, y ya se sabe, cuando el río suena, agua lleva. Esta vez por cortesía de un economista de Valve, que asegura que la compañía está desarrollando su propio hardware y añade que este nuevo sistema será el futuro. El hombre en cuestión, Yanis Varoufakis, es un economista del grupo económico de la compañía y a través de su blog ha hecho algunos comentarios que podrían revelar los planes de Valve de aquí a un futuro no demasiado lejano. Varoufakis confirma que la compañía ya se encuentra desarrollando hardware, está experimentando con sus propias máquinas. El estudio de Newell quiere crecer y evolucionar, pero también busca esa expansión debido a la preocupación por la tendencia de Apple y Microsoft por reclamar cada vez más beneficios, permitiendo a los jugadores acceder a los juegos de Valve a través de sus ordenadores para poner en marcha su software. El objetivo del estudio es llegar a jugar sin utilizar un ordenador de estas dos compañías.

Tal vez me equivoque pero el largo y silencioso desarrollo del esperado Half Life 3 podría estar íntimamente ligado a este proyecto secreto, algo que podría haber estado planeado desde el principio, incluyendo a este esperadísimo título dentro del posible golpe de efecto que estaría planeando la compañía. Utilizándose como “videojuego de choque”, el nuevo episodio de Gordon Freeman podría ser un reclamo perfecto, el complemento ideal para el arma con la que querrían hacer polvo a su enemigo. Lo que está claro es que dentro de esta compañía está ocurriendo algo grande y la desinformación de su juego estrella, dejando a un lado el secretismo habitual, es un símbolo palpable de ello.

Todo el mundo parece estar muy centrado y pendiente de Sony y Microsoft con sus futuras Xbox 720 y su PlayStation Orbis (recientemente se comentó que seguramente no se llamaría PS4, dado que la pronunciación del número 4 en japonés y chino se pronuncia SHI, y en ambos países el sonido de la pronunciación coincide con el de muerte) pero deberíamos tener muy en cuenta a esta compañía y su gran talento. Más aún cuando nos vamos a adentrar en una generación que parece ser diferente a todo lo que hemos visto hasta ahora y en un momento donde en la industria del videojuego parecen desaparecer todas las reglas establecidas hasta el momento. Cuando se acerca el final de una generación, muchos jugadores siguen con fanática devoción a la que hasta ahora ha sido su compañía predilecta, muchos somos los seguidores incondicionales de Xbox 360 o PlayStation 3, pero con Wii U se inicia la nueva generación, también está Ouya y más adelante, en un silencio absoluto, apreciamos la tenue silueta de las nuevas consolas de Sony y Microsoft, pero un poco más adelante parece existir “algo más” un posible bombazo que podría suponer una auténtica revolución. Algo que podría llevarnos a tomar decisiones, nuevas alternativas, algo que irremediablemente nos hiciera replantearnos todo lo que hasta ahora considerábamos como “jugar a la videoconsola” dotando de un nuevo significado a la palabra videojuego.

Durante todos estos años nos hemos acostumbrado a cierta estabilidad, una estabilidad acomodada fuertemente como jugadores y usuarios de unos determinados sistemas, no idénticos pero sí parecidos. La generación actual de videoconsolas ha contribuido muchísimo a esa calma y a esa comodidad. Hemos conseguido un nivel de estabilidad, productividad y diversión tan óptimos que fácilmente podríamos entrar en un bucle evolutivo. Seamos sinceros, ahora mismo con el nivel actual podríamos continuar disfrutando muchos años. Es una especie de bonito climax, una época dorada del videojuego, pero también un momento que antes o después tocará a su fin.

Cada cierto tiempo sucede algo, un fenómeno que provoca una revolución o una sacudida, un cambio que podría alterar considerablemente todo aquello que conocíamos y el mundo de los videojuegos no está exento de este tipo de alteraciones. De hecho, llevamos un largo tiempo sin un avance realmente significativo. Por supuesto que hemos progresado técnicamente, llevando los 128 bits a unos buenos límites visuales e instaurando un estable sistema de videojuego online, pero tal vez sea el momento de otro cambio más ambicioso, algo más complejo y que vaya más allá de unos vulgares sensores de movimiento. El siguiente paso evolutivo en la historia de los videojuegos.

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

4 comentarios

Comentar
  1. carlangas 28 de Noviembre de 2012 a las 15:17 Responder

    Me apuesto lo que querais, que si tienen algo revolucionario no lo sacaran hasta despues de las nuevas evoluciones de las actuales consolas, con el fin de evitar que les copien la tecnologia…
    Porque lo que he leido me ha dejado loco, tecnologia inalambrica inmersiva? Umm suena bien…

  2. RUBIO 28 de Noviembre de 2012 a las 16:47 Responder

    Carlangas yo también he leído unas cosas por ahí relacionadas con el hardware de Valve que me han dejado loco. Parecía ciencia ficción. Lo mismo esta gente pega el petardazo y dejan a todo el mundo en bragas.

Publicar un nuevo comentario