Turok 2 Seeds of Evil (Iguana-Acclaim 1998)

Hubo un tiempo en el que podías morir

Turok 2


TUROK 2: SEEDS OF EVIL (Iguana-Acclaim 1998)

Plataformas: N64-PC

Crítica: Hobby Consolas: 98/100 , IGN: 9, Meristation: 9

 

Todos tenemos algunos juegos que nos dejan especialmente marcados en algún momento de nuestra vida como jugadores gracias a su calidad y a los ratos únicos e inolvidables que nos hicieron pasar. He tenido muchos momentos buenos pero guardo un especial cariño a las navidades de 1998. Fueron muy especiales gracias al lanzamiento de dos de mis videojuegos favoritos: Zelda Ocarina of Time, que no necesita presentación pues estamos hablando de una obra maestra y el tributo al videojuego y Turok 2: Seeds of Evil, uno de los mejores FPS que se han hecho. Posiblemente esté hablando de la ofensiva más potente en el catálogo de mi querida Nintendo 64, la consola que me enseñó que es más importante la calidad antes que la cantidad.

Todavía recuerdo esa fría mañana de Diciembre caminando por el centro de Madrid hasta llegar a la calle Montera, al primer piso de un edificio donde estaba el local de una conocida cadena de tiendas de videojuegos. Recuerdo el crujir del parqué de aquella tienda hoy ya desaparecida. Allí compré Turok 2.

Hubo un tiempo en el que todo mi ocio se concentraba en la zona más céntrica de Madrid. El cine, los recreativos y los videojuegos siempre en Callao, Arenal o a Montera. Qué sensaciones mas buenas cuando acudía a por un juego nuevo y luego la vuelta en el metro leyendo el manual. Joder cómo añoro esa época.

Turok 2 escopeta

Para la ocasión y dado que no estábamos ante dos videojuegos corrientes, Nintendo comercializó ambos cartuchos en un color diferente al gris habitual. Dorado para Zelda y Negro para Turok 2.

El primer Turok demostró con gran acierto de lo que era capaz  Nintendo 64 y  durante esa generación la consola de Nintendo sería la responsable del impulso y  la revolución del FPS en consola y la ganadora con creces en este género gracias a joyas como Goldeneye, Turok 2: Seeds of Evil, Perfect Dark y otros Shooters como el genial Star Wars: Rogue Squadron del desaparecido estudio Factor 5. Este mérito nunca se le ha reconocido a esta gran consola, ya que no tuvo el éxito esperado frente a su competidora PSONE pero gracias a su potencia y a un mando pionero, más adecuado para jugar a  este tipo de juegos (prueba a jugar ahora un juego de disparos con el PAD si tienes cojones) pudimos disfrutar de auténticas maravillas que estaban a años luz de títulos como aquel Medal of Honor para PSONE, uno de los mejores FPS que tenía la consola de Sony.

Este especial no es para Link ni es un repaso de aquella época pero siempre que hablo de Turok 2 es inevitable que haga algo de historia. Este articulo es para uno de los mejores FPS que he jugado en mi carrera como jugador y de los que por desgracia ya no se hacen.

El personaje del juego estaba basado en un antiguo cómic de los años 50. Los Turok son unos guerreros ancestrales encargados de proteger la tierra de las criaturas de otro mundo paralelo, prehistórico y salvaje. En Turok 2 encarnábamos a Joshua Fireseed, el cual tenía que hacer frente a toda clase de animales y humanoides prehistóricos para localizar y eliminar a Primagen, una criatura alienígena.

Turok 2 fue un bombazo en N64 y en el género por muchísimos motivos. Uno de los dos mejores juegos de Acclaim y la mejor entrega dentro de la serie creada por el estudio Iguana. Además de esto “Seeds of Evil” era uno de los primeros títulos en utilizar y exprimir el dispositivo “Expansion Pack”, añadiendo 4MB de Ram extra a la N64, ofreciendo una mayor resolución en los gráficos y un nivel más estable de imágenes por segundo. Este artilugio hizo maravillas en muchos juegos como SW: Rogue Squadron y Shadowman (la otra joya de Acclaim).

puuuuuumm

Turok 2 Seeds of Evil no lo tuvo fácil pues tenía que competir con nada mas y nada menos que  Goldeneye de Rare, una eminencia en el género y uno de los mejores juegos de N64. Sin embargo el estudio Iguana presentó un FPS mucho más adulto, más violento y sobre todo más avanzado técnicamente, donde además de disparar teníamos que investigar y explorar sus enormes escenarios para poder pasar al siguiente nivel, algo que en su momento llegó a desesperar a más de uno porque perderse era bastante sencillo.

El juego de Iguana llegó a superar a Goldeneye en varios aspectos técnicos y jugables. Turok 2 era un juego más avanzado, mostraba unos escenarios enormes, voces dinámicas, unos juegos de luz impresionantes para aquella época (gracias al expansión pack) y lo más llamativo para los amantes del género, unos enemigos con unos movimientos más reales (gracias a la captura de movimiento), mucho más rápidos y más inteligentes. Todo ello de la mano de una de las mejores I.As de aquellos años, con unos comportamientos tales como huidas, autodestrucciones, peleas entre los propios enemigos y estrategias de combate.

La personalidad de Turok 2 era difícil y violenta. Unas señas de identidad que el juego de Acclaim supo ganarse a conciencia. El juego era difícil desde el minuto uno y la curva de dificultad iba en aumento durante sus seis extensos y variados niveles. El tamaño de los escenarios, la enorme distancia hasta llegar a los puntos de guardado y los enemigos hacían que nos empleáramos a fondo,  poniendo a prueba nuestra puntería con el joystick para ir completando los diversos objetivos que debíamos alcanzar en cada nivel, sobrevivir a la fauna local y después enfrentarnos a los jefes de turno que también tuvieron fama por el diseño y su tamaño.

Algo que siempre recordaré de Turok 2 son sus armas. Nunca un FPS me ha enseñado a valorar tanto una simple pistola, un arco o la maravillosa escopeta que tenía el juego. Poco a poco ibas consiguiendo armas más efectivas pero justo cuando empezabas a  creerte el Rey del Mambo descubrías que la munición escaseaba bastante e iban haciendo acto de presencia enemigos más poderosos que nos recordaban que esto no era una aventura de “Mickey Mouse”. Este era un buen detalle ya que llegabas a tener muchas armas pero nunca sobraba munición en ninguna y el juego te obligaba a “tirar” de todas, incluso a combinar su uso para ahorrar munición. De este modo utilizábamos el repertorio de armas más increíblemente variado que he visto en un FPS, compuesto por armas y municiones de todo tipo y de donde salió una de las mejores y más originales armas de la historia de los videojuegos, el Cerebral Bore.

Otro detalle relacionado con las armas y que se destacó mucho en su momento fueron las flechas que disparábamos con nuestro arco. No se había visto nada igual, podíamos llenar el cuerpo de los enemigos con ellas y allí permanecían clavadas. Un detalle increíblemente bueno que hacía que prefirieras usar un simple arco antes que un lanzacohetes con tres misiles guiados.

La contundencia de este arsenal tenía un efecto demoledor en el cuerpo de nuestros enemigos, causándoles amputaciones, decapitaciones y toda clase  de mutilaciones. La sangre corría a raudales en este juego y la polémica no tardó en hacer acto de presencia.

Al principio comentaba que Turok 2 superó a Goldeneye en varios aspectos pero no llegó a hacerlo en todos. El juego de Acclaim tomó buena nota del multijugador del título de Rare y obsequió a los jugadores con un buen deathmatch para cuatro jugadores que incluía un divertido modo en el que uno de los cuatro jugadores era un mono y el resto tenía que cazarlo. El juego escogía de manera aleatoria al jugador que encarnaba al primate. Era realmente divertido pero no llegaba al grado de adicción ni al nivel de diversión del multi de Goldeneye.

Turok 2 corrigió con creces el defecto más evidente del primer Turok, la niebla, pero aun asi en la segunda parte, en ciertos momentos también se abusó de ella.

muere bicho

Otra de las cosas que más se criticó del primer Turok fue su control, no es que fuera malo pero si era complicado ya que teníamos que usar las botones C de manera obligada para movernos. En Turok 2 se añadió un nuevo tipo de control, teníamos el del anterior Turok, llamado “expert” y el “arcade”, este nuevo modo ya nos permitía movernos únicamente con el joystick principal. Con todo y con eso el control de Turok 2 no tenía la impresionante precisión y suavidad de Goldeneye. Este detalle junto a su dificultad fueron los aspectos más criticados. Aquí debo matizar que el control creado por Iguana no era malo pero tenías que acostumbrarte ya que era más rápido y tenía algo de inercia. Supongo que también tendría algo que ver el hecho de que muchos de los que lo jugaron y lo analizaron en su día, todavía no estaban acostumbrados a un joystick en consola y menos al genial mando de N64.

El sonido del juego era impresionante, desde el ruido de los dinosaurios y otras criaturas, pasando por el sonido de las explosiones y nuestras armas pero la banda sonora era lo que de verdad dejaba huella gracias a unas melodías orquestales de una gran calidad que a día de hoy, todavía resuenan en mi cabeza.

Para todos aquellos que no conocieron Turok 2 y ahora juegan acompañados de sus amigos, con el apoyo de vehículos, con su arma bien cargada y un sistema de regeneración automática de vida solamente quería decirles que:

 

 Hubo un tiempo en el que tus enemigos podían acabar contigo si no eras lo suficientemente hábil

 Hubo un tiempo en el que para terminar un nivel debías esforzarte

 Hubo un tiempo en el que el jugador era el que tenía que amoldarse al juego y no al contrario

 Hubo un tiempo en el que había videojuegos de verdad y con espíritu

 

Nos despedimos jugando a Gears of War 3. Nunca lo olvidaré.

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

6 comentarios

Comentar
  1. Chuzoin 26 de enero de 2012 a las 20:55 Responder

    ¡Buenísimo artículo compadre!
    Yo la verdad, que el Turok 2 me gustó muchísimo pero la verdad, el Goldeneye, para mí, fué mas “saciante”, por definirlo de algún modo.
    Época dorada…

  2. RUBIO 26 de enero de 2012 a las 21:29 Responder

    Gracias Polybius!!! Turok 2 es uno de mis FPS favoritos, un adelantado de su tiempo y una obra maestra del género.
    En cuanto a Goldeneye no podías haberlo descrito mejor “saciante” me atrevo a decir que Goldeneye es el juego al que más me he viciado. Dos juegos inolvidables.

    Un saludo!!!

  3. Cejel 30 de enero de 2012 a las 14:44 Responder

    Muy bueno Rubio, desde la infinita selva te doy otra vez mis felicitaciones, por cierto, estoy escuchando la banda sonora ahora mismo en el youtube, y a la vez leyendo y comentando este juegazo que nos ha hecho pasar horas y horas viciados este juego para mi opinión es sin duda uno de los que siempre llevaré conmigo.
    Gracias.

  4. Piticli 1 de marzo de 2013 a las 21:58 Responder

    Gracias por tu comentario,me ha emocionado leerlo.
    Turok 2 Seed of Evil para mi fue algo mas que un juego,hoy por hoy 15 años despues,aun resuenan en mi cabeza su banda sonora,su cielo nublado,el sonido de las gaviotas,su espiritu.Ese cartucho me marco y aunque pasen 50 años mas,siempre lo recordare como una ventana a un mundo maravilloso al que tuve la gran suerte de asomarme.

Publicar un nuevo comentario