BornToPlay Especiales

Temazos del videojuego: Metal Gear Solid V

Metal Gear Solid V: The Phantom Pain cuenta con un selecto repertorio de temas de los años 80 que además podemos escuchar a través de nuestro Walkman mientras jugamos. Sin embargo, el protagonismo musical todavía permanece en esas genuinas melodías que consiguen levantarte del sofá con los pelos del brazo como escarpias.

Épica, heroísmo, odio, rabia, lucha, amor, tristeza… los sentimientos y emociones que despiertan cada una de las canciones que escuchamos en cada entrega de Metal Gear, son precisamente las sensaciones que Hideo Kojima quiere que sintamos en cada una de las escenas que una a una construyen su original y compleja historia. Y viceversa.

Ahora, detente un instante y escucha “V Has Come To”. Entenderás rápidamente lo que quiero decir.

 

 

 

 

Video: Youtuber Człowiek Drzewo

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

7 comentarios

Comentar
  1. voyevodus 14 de octubre de 2015 a las 20:34 Responder

    Otro dato que dejaba patente que TPP es un spin off… prescinde del tema principal de la saga de Gregson-Williams a favor del de Peace Walker. Temazo, sí, pero no es lo mismo.

    Lo que me resulta un poco raro, leyendo tu post, es que le dediques tanto tiempo y consiga levantarte del sofá a estas alturas un juego que según tu opinión ni se acerca al sobresaliente jajajajajja

    Abrazoooooooooooooooooooooooo!!!!

  2. RUBIO 14 de octubre de 2015 a las 20:52 Responder

    Voye… por desgracia o afortunadamente, según quién lo mire, hoy en día jugamos a demasiados videojuegos de “sobresaliente”. También te digo, que en casi la mayoría de casos, me lo he pasado mejor con juegos de menos nota que con toda esa calidad de sobresalientes que tenemos de forma anual. Lo bueno de todo esto ¿sabes que es? que lo puedes pasar igual de bien o mejor con un juego de 8 o de 7. Lo puedo decir más alto pero no más claro y no por eso deja de ser un buen juego, TPP NO ES UN JUEGO DE SOBRESALIENTE NI TAMPOCO ES UNA OBRA MAESTRA. Pero solamente es mi opinión, nada más. También vuelvo a recalcar que para pasártelo bien y disfrutar, no hace falta que un juego tenga un 9 o un 9,5

    Un abrazo

  3. malevolus 15 de octubre de 2015 a las 12:37 Responder

    No podría estar mas de acuerdo Rubio, justo es loq me ha estado pasando durante estos años. Chascos comerciales y aburridas obras maestras a pares. En cambio han sido los proyectos un poco más humildes y originales los que más m han entrenido y echo disfrutar, amen del catalogo indie que siempre está ahi

  4. voyevodus 15 de octubre de 2015 a las 14:14 Responder

    No van por ahí los tiros, ni mucho menos.
    Nadie está hablando de la nota de los medios ni de nadie. No quiero decir, para nada, que me tenga que levantar de la silla un juego que tiene un 11 en metacritic per se, o que no pueda hacerlo uno que tiene 7s… faltaría más!! jajajaja
    Quiero decir, que a estas alturas, si un juego consigue levantarme del sofá y ponerme los pelos como escarpias, está clarísimo que, al menos para mí, no es un juego notable… es un pepino seguramente, tenga la nota que tenga en cualquier sitio.

  5. RUBIO 15 de octubre de 2015 a las 17:09 Responder

    Pues eso Voyevodus es lo que precisamente digo yo, a mi juegos de presupuesto más humilde han conseguido emocionarme igual o más que supuestas obras maestras. Pero no por ello deben, o merecen, ser juegos de 9, 9,5 o 10.

  6. RUBIO 15 de octubre de 2015 a las 19:40 Responder

    Debe ser que soy fácilmente impresionable pero sí. Siempre que un juego llega a emocionarme lo consigue por su historia y la profundidad de sus personajes, son dos aspectos que valoro mucho en un videojuego, además de una jugabilidad medianamente aceptable. Para conseguir cualquiera de estas tres cosas no hace falta alcanzar una nota suprema, o un presupuesto millonario, ni un despliegue publicitario gigantesco. A menudo los juegos supremos que hemos jugado durante los últimos años pocos han conseguido llegarme, de veras te lo digo. Pero ahí entramos en lo que cada uno valora o con lo que cada uno se emociona.
    Puedo ponerte un ejemplo, en materia shooter sin ir más lejos. Bioshock: Infinite y CoJ: Bound in Blood. El primero es una obra de arte visual y su historia no está nada mal pero ni de lejos me llegó tanto como la historia de los hermanos McCall, un puro Western de los buenos buenos. La calidad visual del título de Irrational Games y las notas recibidas aplastan a las del título de Techland, pero desde luego que me quedo con el argumento y los personajes de su juego, pues me emocionaron muchísimo más sin necesidad de tanto gráfico y belleza visual (un juego de 6 o 6,5)

    Nos hemos malacostumbrado o mejor dicho, nos malacostumbran y nos toman por tontos. Hace años, disfrutábamos de juegos de notable o bien alto, y entre ellos había experiencias bastante buenas que nos hacían disfrutar hasta la llegada de los típicos y contados lanzamientos anuales. Ahora hay juegos de 9 y 9,5 casi por mes que tiene el año y si no llegan a esa nota, pasamos de largo y a veces dejamos pasar algunos juegos modestos a nivel técnico pero ricos en otros aspectos. Personalmente, hace tiempo que me fijo más en este tipo de juegos que en los triple A.

Publicar un nuevo comentario