Conker's Bad Fur Day

Temazos del videojuego: Conker’s Bad Fur Day

Conker’s Bad Fur Day es una de las grandes y escasas joyas de Nintendo 64. Eso sí, cada una de ellas justificaba con creces la compra de la consola. Hablamos de otra obra maestra de Rare, una factoría de sueños en forma de estudio de desarrollo. Lástima que hoy no sea lo que un día fue.

Un videojuego con un peculiar estilo de humor, adulto e inteligente al mismo tiempo, que durante su transcurso hacía divertidas parodias de películas y obras como: La Naranja Mecánica, Aliens, Salvar al Soldado Ryan, Drácula, Matrix, Terminator y otras muchas. Todo ello comprimido de forma muy divertida en una inolvidable aventura plataformera repleta de humor negro, referencias sexuales y violencia.

No recuerdo exactamente como fue aquel momento, todo sucedía cuando llegabas con la ardilla Conker a la entrada de la discoteca Rock Solid. Al intentar entrar un tremendo puñetazo del portero, un enorme gigante de piedra con pajarita y pinganillo, nos invitaba a deducir que en aquella discoteca no se nos había perdido nada.

Después de sacrificar a una adorable cría de dinosaurio, un grupo de cavernícolas comienza a adorarnos como a un dios. Aquellos fanáticos con tapa-rabos te seguían a todas partes y se convierten en la llave que finalmente nos abre la puerta de la discoteca, no sin antes desatar una gran pelea donde gigantes de piedra y cavernícolas intercambian “palos” hasta que por fin podíamos acceder al interior de la sala.

La entrada a Rock Solid, sin duda uno de los momentos más divertidos de Conker’s Bad Fur Day. Un lugar donde nuestra gamberra ardilla podía bailar, beber cerveza hasta emborracharse y por qué no, mearse encima de alguno de los golem de piedra que había allí bailando con su chica. Este era el tema que sonaba en la pista de baile y que escuchabas mientras te rompían los morros de un puñetazo por mearte encima de alguien.

 

Youtuber: ZashWorks

Comparte este artículo

RUBIO

Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes
pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica
que desafíe tendencias comerciales y accesibles.

Sin comentarios

Comentar