Super Mario World

El rey de las plataformas

Super Mario World

 

SUPER MARIO WORLD (Nintendo – 1990)
Plataforma: Super Nintendo
Crítica: Allgame: 5/5 – GameRankings: 96/100
Ventas: 20 millones de copias

 

Hablar de Super Mario World no es solamente hablar del mejor juego de plataformas 2D que existe. Para recordar su historia es necesario hablar de una de las épocas más memorables de la historia de los videojuegos. Es hablar del inicio de una de las mayores batallas vividas durante una generación de consolas entre dos auténticos gigantes, SEGA y Nintendo.

Año 1990, SEGA hace desfilar por Europa su ofensiva más ambiciosa, la primera consola de 16 bits, la Mega Drive.
Año 1992, Nintendo responde a la provocación de su rival y hace aterrizar sobre el antiguo continente su nueva y flamante arma, Super Nintendo, también conocida como “El Cerebro de la Bestia“. Menudo apodo, le venía que ni pintado. Los años posteriores así lo confirmarían.

Qué recuerdos, yo presencié y viví aquella guerra con mucha intensidad, al igual que otros muchos afortunados. Por aquel entonces, tener una videoconsola en casa era todo un privilegio y los cartuchos (al igual que hoy) eran realmente caros. Conseguir tu primera consola en aquellos primeros años era algo difícil, sobretodo si eras un niño y más aún cuando a los ojos de los padres y de los medios, los videojuegos eran algo parecido a una mezcla entre el demonio y la peor de las drogas. Para mi era mucho más que entretenimiento, era algo mágico.

Por aquel entonces, era un chavalín, apenas tenía once años, y yo mataba mi vicio con mis Game and Watch y mi querida Defender. La Nes (1985) y la Gameboy (1989) eran auténticas joyas que únicamente disfrutaba en casa de algún amigo.

Super Mario World

Pero en aquellas navidades de 1992 ¡menudo pack dejaron los Reyes Magos en mi casa! por fin lo había conseguido, nada más y nada menos que mi primera videoconsola. Una Super Nintendo con el SMW y el Street Fighter II. Qué momento chavales. Aquel día comenzaba de manera oficial mi carrera como jugador y se consolidaba firmemente una de mis mayores pasiones, los videojuegos. A día de hoy todavía sigo emocionándome cuando lo recuerdo.

Así fue como me alisté en el bando de Nintendo. Me gustaba más el universo y las consolas de la compañía de Kioto, no me importa reconocerlo. Ahora, con unos cuantos años más encima, entiendes que lo interesante son los videojuegos, no las consolas ni las compañías. Intentas hacer un gran esfuerzo (económico) para tener varias plataformas y no perderte las joyas exclusivas.

Pero en el año 1992, siendo un niño y sin tus propios ingresos económicos, tenías que escoger, o estabas con SEGA o estabas con Nintendo. Recuerdo las discusiones  y las peleas que había en el colegio por demostrar quien era mejor, Sonic o Mario, la Super o la Mega Drive. Ver un póster del erizo azul, era para mi como ver un cartel de la propaganda enemiga. Sin embargo, en mi más intima personalidad de jugador, siempre había una ligera curiosidad por probar algunos de los juegos exclusivos de Mega Drive.

La famosa consola de 16 de Bits de Nintendo tuvo uno de los mejores catálogos de la historia, pero el primer videojuego que acompañó su lanzamiento se convirtió en una de las obras maestras de Shigeru Miyamoto y en un juego eterno. Han pasado veintidós años desde su lanzamiento y es un juego que todavía hoy puedes jugarlo, disfrutarlo y sobretodo valorarlo como el primer día. Mario, sus personajes, sus escenarios, no son simplemente un juego, son algunos de los íconos  que más se asocian a la palabra videojuego y eso será para toda la vida.

 

Super Mario World estará ligado para siempre y de una manera muy íntima con la Super Nintendo. Pocos videojuegos de los que acompañan a la consola en su lanzamiento, consiguen ser, no solamente uno de los mejores de su catálogo, también uno de los mejores juegos de la historia, proclamándose al mismo tiempo como número uno de un género. Pero si todo esto no fuera suficiente, es un título que continúa ostentando en la actualidad. No ha sido superado por ningún otro Mario ni por otro rival. Personalmente opino que es un título que tiene muy reñido con Donkey Kong Country,  otro título que ojito. Discutir cual de los dos juegos es mejor, es un tema que podría llevarnos a un largo debate.

El argumento es sencillo, más simple que un botijo. Rescatar a la princesa, salvándola de las garras de Bowser y conseguir liberar Dinosaurs Land. Pero para lograr todo esto y llegar al terrible villano, hay que despachar a toda su prole. Nada más y nada menos que sus hijos, los Koopalings, que aparecen como jefes finales a lo largo de los 7 mundos y los 96 niveles que componen Dinosaurs Land, uno de los primeros y mágicos mundos que exploré como jugador, y digo explorar porque SMW incluía una importante novedad, que era la posibilidad de volver a rejugar cualquiera de los niveles anteriores. De este modo podíamos encontrar nuevos caminos, secretos y alguna ruta alternativa que habíamos pasado por alto la primera vez. ¿Quién no tuvo la sensación de estar en otro planeta cuando pisó por primera vez la Carretera de la Estrella?

Había diversión para rato en este cartucho, la posibilidad de volver a jugar sus niveles y compartir la aventura junto a otro jugador controlando a Luigi, garantizaban horas y horas de vicio.

Super Mario World

SMW era la evolución y la perfección de un género que todavía no había terminado de pulirse completamente en las máquinas de 8 bits, donde Super Mario Bros ya había conseguido destacar entre otros juegos de plataformas. Las anteriores entregas de Mario eran buenas, pero SMW era rompedor, gracias a sus excelentes gráficos, el diseño y el colorido de sus escenarios y de nuevo, volvía a sorprender al jugador con la originalidad y la variedad de enemigos que iba encontrándose por todo Dinosaurs Land.

Para esta nueva entrega, Mario tenía un nuevo poder, la pluma que permitía al jugador planear por el escenario, pero lo mejor de todo era Yoshi, un nuevo aliado que proporcionaba al jugador una agradable sensación de seguridad y protección frente a los enemigos. La primera vez que jugué a Zelda: Ocarina of Time, justamente en el momento en el que ganas a Epona y das tu primera vuelta por Hyrule, me vino a la cabeza este dinosaurio tan majo. Una de las primeras montura-amiga de los videojuegos.

Inolvidable la música de SMW. Todavía resuenan algunas de sus melodías en el interior de mi mente. Todas y cada una de ellas fueron realizadas únicamente con un teclado electrónico, una de las curiosidades más famosas. Simple, pero dentro de esta aparente simpleza, la música del juego era capaz de transmitir al jugador sensaciones como miedo, velocidad, nervios… creando un perfecto ambiente para cada situación y para cada uno de los diferentes escenarios. Dentro de los castillos y en las casas de los fantasmas, la música era más lenta y eso conseguía transmitir al jugador una sensación de inquietud constante. El sonido de las puertas aun lo recuerdo perfectamente, siempre estabas deseando salir de las “ghost house”. En cambio, cuando tenías que enfrentarte a uno de los hijos de Bowser, la música se aceleraba. Si a eso añadimos que era en esos momentos cuando teníamos que demostrar nuestra habilidad con los saltos precisos, utilizar las habilidades de Mario y localizar el punto débil del jefe, la música remataba a la perfección ese momento, despertando en el jugador un gran estado de nervios. Realmente genial.

Pero la espina dorsal y la grandeza de SMW residía en la combinación explosiva de un control exquisito con unas plataformas originales, variadas y en algunos momentos exigentes. El control de Mario era tan bueno, que el jugador solamente tenía que estar pendiente de realizar los saltos y golpear a los enemigos con precisión. El éxito o el fracaso únicamente estaban motivados por la pericia del jugador con el pad, no influía nada más.

Una vez dominado el control, el jugador podía realizar saltos y movimientos más arriesgados, pero nunca podías confiarte demasiado, porque los diferentes enemigos, los distintos tipos de plataformas que componían los escenarios y sobre todo los jefes finales, ponían al jugador constantemente a prueba. SMW no era un juego sencillo y sabía sacar su lado más exigente, algo que hoy en día se sigue agradeciendo.

Desde Super Mario World, Nintendo lo ha tenido complicado, porque desde mi humilde opinión, ni el mismísimo Mario 64 ha conseguido superarlo.

 

 

 

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

27 comentarios

Comentar
  1. BladeRunner 18 de marzo de 2012 a las 14:51 Responder

    Esto ha hecho saltarme las lagrimas. Miraba con envidia no solo a los que tenian la SuperNes, sino a los que tenian Megadrive. Por aquel entonces tenia aun un Zx Spectrum practicamente inservible, y una Nes ( de esas clonicas que habia ) con un par de juegos.
    Mi padre era funcionario y eramos 3 hermanos, asi que no podiamos permitirnos tener muchos caprichos. Pero hubo una oferta de un banco, que si domiciliabas la nomina, te regalaban la SuperNes con el SuperMarioWorld y el Street Fighter 2.
    Y convenci a mi padre !!!! Y asi tuve mi cerebro de la bestia.
    Eso parecia de otro planeta, tenia un diseño tan futurista, tan robusta, esos cartuchos…que los cogia y si pesaban mucho….es que eran mas buenos que otros !!
    Dios que epoca…esas peleas por querer que tu consola fuese mucho mejor que la de tu amigo del cole, que tenia ( en tu mundo malefico de niño ) una basura llamada Megadrive..

    Que musica de la SMW….que graficos…ese Yoshi que hacia de todo….esa pluma que te permitia volar… esas miles de horas de duracion del juego, porque no podias parar de jugarlo…
    Despues de mas de 20 años….quien lo probó en su dia….quien no puede dejar de tararear sus canciones?? Que maravilla de juego..
    Ya te vale Rubio, haciendo posts que hacen saltar las lagrimas a la gente… 🙂

    Saludos !!

  2. RUBIO 18 de marzo de 2012 a las 21:35 Responder

    Te juro Blade que mientras hacía el artículo me vi unos cuantos vídeos en internet de SMW y recordando esa época casi se me saltan las lágrimas. Este juego significó mucho para mi. Se podría decir que las SNES y SMW fueron mi bautismo como jugador.

    Un abrazo

    PD: ¿Habéis visto el tío del anuncio de SNES? el día menos pensado nos va a pasar eso mientras jugamos. Por viciaos…

  3. BladeRunner 19 de marzo de 2012 a las 18:42 Responder

    Pa decirte que me bajé el SMW de la Wiiware de la Wii hace tiempo, solo para volver a disfrutarlo. Creo que si hoy en dia vuelven a hacer un juego en 2D, no creo que pudieran superarlo. Mitico este juego, deberia ser obligatorio jugarlo.

    Que epoca…los Sonic Street of Rage, Street Fighter, Starwing, Donkey Kong Country…que calidad habia, y que variedad, y eso que pensamos que hoy hemos tocado techo….antes no sabiamos nada del 3D, de millones de poligonos, de HD…pero eramos tan felices….

    Saludos!!

  4. RUBIO 19 de marzo de 2012 a las 20:43 Responder

    Vaya época y qué momentos. Unos años muy felices.
    Siempre imaginábamos cómo serían los juegos dentro de unos cuantos años. Quién nos iba a decir que íbamos a echar de menos estos juegos que ahora son clásicos.
    Ahora ya casi nada nos sorprende. Devoramos juegos.

  5. BladeRunner 8 de abril de 2012 a las 18:03 Responder

    Por ser pesao ya, os diré que también me bajé los donkey kong country, que también tienen lo suyo. Tambien anda por el canal tienda el ocarina of time, sin and punishment, starfox64….en fin…hay cosas interesantes.

  6. Allfonso 1 de julio de 2012 a las 04:56 Responder

    Podria decir que este juego me trae nostalgia y buenos recuerdos, pero en realidad este juego nunca ha salido de mi vida. Lo juego al menos 1 vez al año y cada vez con un camino diferente.
    Recuerdo todos esos buenos momentos que pase con esos videojuegos, pero como coleccionista tengo todos aun presentes, para mi el tiempo no pasa por ninguno, los juego todos por igual sin importar año, consola o compañia.

  7. RUBIO 1 de julio de 2012 a las 10:43 Responder

    Hola Alfonso

    No podría estar más de acuerdo contigo, los juegos buenos son imperecederos, por muchos años que pasen siguen siendo igual de buenos y atesoran esas buenas sensaciones y recuerdos. Yo también soy coleccionista, pero a un nivel aficionado jeje.
    Conservo todo lo que ha ido pasando por mis manos y alguna cosilla extra por ahí. Un saludo

  8. BenjaminV 12 de octubre de 2012 a las 22:06 Responder

    Dios no se ni por donde empezar. Casi termino llorando. Creo que acabo de encontrar un éxtasis y la razón por la que vivo. Les juro que este post ha cambiado la forma de ver mi vida :S… siempre creí que era el único que pensaba así y mis amigos se burlaban porque toda mi niñez pase abrazando mi SNES y la cuidaba como a la vida (acá en Guatemala, un país tercermundista, conseguir una consola aun hoy en dia es casi como dejar de comer un mes o algo así para las personas de poco dinero). Mi historia fue una historia que seguramente si hago una biografia esto tendrá que estar allí, empece en los videojuegos desde muy chico, la mayor parte eran de DOS, luego de muchos años mi abuelita viajo a USA y le dije lo siguiente casi de rodillas “Por el amor a su vida no me traiga ni un dulce, nada de ropa, no quiero absolutamente NADA, pero por favor compreme una consola y le juro que nunca mas en mi vida le pediré nada” y así fue no me trajo nada pero me trajo la SNES edición especial (la que era mas pequeña), traía un videojuego de NFL que en ese entonces no tenia ni la menor idea de como jugarlo, fue un trago agridulce porque aun cuando ya la tenia no tenia ningún videojuego jugable la verdad. Recuerdo ese fin de año haber trabajado como mula por obtener un poco de dinero (tenia 10años aprox.), luego de eso junte lo suficiente y fui al mercado con un guajero (así le dicen en Guatemala a las personas que se dedican a vender o hacer trueque las cosas usadas en los mercados) y le ofrecí todo el dinero que tenia que eran como $.30.00 por cualquier videojuego y allí y por primera vez vi el cartucho de SMW, fue amor a primera vista solo el ver el cartucho con esos colores vivos que resaltaban entre todos los demás.

    Pase horas de horas jugando (lo gracioso es que al apagar la consola todo se borraba y había que repetirlo de nuevo), recuerdo que no hubo niño mas feliz en el mundo en esa época (juro que ya lloro al escribir esto, pero no lo hago porque los compañeros con los que trabajo se burlaran de mi xP), como era de esperar mi mama creía que me endemoniaba o algo así cada vez que jugaba jajajaja porque no paraba de jugar y me ponía super nervioso, temblaba y sudaba frió en cada nivel… jajajaja.
    Una noche me escape a la casa de un primo y pase jugando toda la noche, intento tras intento y al fin llegue con Bowser, al día siguiente sin haber dormido tuve esa sensación de estar en la cima del mundo, como muchos de uds. lo abran sentido alguna vez al finalizar un juego, una sensación de calidez y de felicidad llenaron mi ser ese día, supe que era lo mio… LOS VIDEOJUEGOS.

    Este articulo es hermoso, la verdad creo que recordar todo esto me ha hecho darme cuenta quien realmente soy y que es lo que quiero hacer, seguir siendo un GAMER, como lo he sido desde siempre.
    Rubio cual es tu twitter te quiero seguir man.

    Saludos a todos.

  9. RUBIO 13 de octubre de 2012 a las 18:49 Responder

    Hola BenjaminV

    Qué momentazos nos dio este juego eh. Inolvidables. Me alegra mucho que te haya gustado el artículo. Tu expresión de “tuve esa sensación de estar en la cima del mundo” me ha gustado mucho amigo, así realmente nos sentimos cuando terminamos esos juegos especiales.

    Un saludo amigo

  10. kicker9 13 de octubre de 2012 a las 22:18 Responder

    Bonita historia BenjaminV. Yo también soy GAMER, también me sentí el rey del mundo al pasarme algunos videojuegos, y también me tiré tardes y tardes delante de la pantalla mientras mis amigos jugaban en la calle.

    Seguir a Rubio en el twitter es un ejercicio que debería practicar todo buen jugón. Jejeje

  11. RUBIO 14 de octubre de 2012 a las 10:38 Responder

    Estoy con Kicker y Blade, gran historia BenjaminV. Las situaciones y los momentos en la vida que atravesamos a veces, los asociamos mucho a un juego que estamos jugando en ese momento, o una generación concreta, eso hace que las cojamos más cariño, o lo recordamos con más pasión.

    Gracias por el piropo Kicker, pero para mi es un honor que leáis mis artículos.

  12. Yaybes 14 de octubre de 2012 a las 11:49 Responder

    :S joe,a mi me pilla muy joven como para la SNES y eso… yo de gameboy color y para arriba…
    Y la verdad amigo Rubio,tus artículos son fáciles de leer,con un vocabulario rico,pero entendible! No trabajaras de redactor en una revista o así no? O escritor,porque los diarios de un viaje de Skyrim,parecen un libro!

  13. BenjaminV 17 de octubre de 2012 a las 22:09 Responder

    La verdad es emocionante saber que no soy el único que piensa así. Actualmente tengo 24 años, estoy casado y tengo una hija… y como es de suponer no me da tiempo de jugar mucho durante el día por el trabajo y la familia, pero a eso de las 11pm abro mi computadora y me olvido del mundo y su existencia, jajajaja. No lo entendía hasta que leí este articulo, un gamer es un gamer y así deberá ser por siempre, pues no solo la sensación de sentirse diferente a los demás es lo que nos une, si no el compartir esa misma pasión por los videojuegos, el disfrutar una historia que te envuelve o aquel personaje con el que te identificas. Amigos creo que todos debemos darle las gracias a RUBIO por el esfuerzo que hace en este blog, por tan buenos momentos que nos hace recordar con sus reseñas y ademas porque ha creado una comunidad donde libremente podemos expresar nuestros pensamientos sobre este bello arte!
    Gracias!! 😀

  14. BladeRunner 17 de octubre de 2012 a las 22:40 Responder

    Los que no les guste este mundillo, sinceramente, se pierden algo grande. A veces la gente que critica a los videojuegos, dicen que son una basura, despues se tragan peliculas basuras, o leen libros vomitivos, no se…o escuchar musica clasica po imagen, porque eso ( supuestamente) es ser culto.

    Pero para ellos tal vez hacer eso , aun asi, sea reconfortante. Lo hacen porque se lo pide el cuerpo. Que malo tiene hacer lo que nos gusta, es legal, divertido, y nos llena. Y se conoce gente especial, con tus mismos gustos y buenas personas.

    Y si no nos gustase esto, hariamos otra cosa. Pero no lo hacemos obligados, nos tira el cuerpo esto, y quien nos llame frikis, horteras, o sin vida propia bueno…que sigan ellos con sus “culturas” y sus musicas y libros para aparentar tener una vida muy divertida de cara a la sociedad…. nosotros no tenemos que demostrar nada a nadie, nos lo pasamos de puta madre.

    PD.: No conoces la SNES, Yaybes?? A veces se me olvida que tu solo has conocido el euro..lo de la peseta….por los libros de historia?? ( es bromaaa amigo 🙂 )

  15. RUBIO 18 de octubre de 2012 a las 11:01 Responder

    Chavales

    Vuestras palabras de agradecimiento y apoyo son el mejor pago para este segundo trabajo no remunerado. Significa mucho que os gusten algunos de los artículos que escribo, pero lo mejor de todo también es poder crear poco a poco una pequeña comunidad de buena gente que comparte esta pasión.
    Un abrazo para todos

    PD: Cordobés, me he descojonado con tu PD!!! no te metas con Yaybes, que a pesar de ser jóven, es el guardían de las puertas de BTP.

  16. RUBIO 16 de enero de 2013 a las 20:23 Responder

    Hola Joseosorio y bienvenido!

    Super Mario World posiblemente sea uno de esos videojuegos que nunca olvidarás y que ahora mismo lo juegas y sigues disfrutando igual que el primer día. Qué grande…

Publicar un nuevo comentario