Saldando deudas pendientes: Metro 2033

Metro 2033

Me considero un amante del género First Person Shooter y Metro: Last Light es un lanzamiento destacado dentro de este año que acabamos de estrenar, uno de esos videojuegos a tener en cuenta y que no pienso perderme. Sin embargo y hasta ahora, no había probado su primera entrega, algo a lo que había que poner remedio antes de que nos llegara su secuela (en marzo) asi que me he puesto las pilas y he sacado un hueco para jugarlo y he de decir que no me arrepiento.

Desarrollado por los ucranianos 4A Games, Metro 2033 es un videojuego del que siempre había escuchado opiniones dispares, siendo las miradas más críticas las que destapaban una duración corta y algunos defectos gráficos, además de un ritmo lineal y un script cerrado. A pesar de esto había algo que conseguía mantener mi mirada fija en este título y eso era su estudio, fundado por antiguos miembros que anteriormente habían participado en otro genial videojuego que en su día también consiguió captar mi atención, S. T. A. L. K. E. R. Shadow of Chernobyl.

Metro 2033 y como muchos ya sabréis, está basado en una novela con el mismo nombre escrita por el ruso Dmitri Glujovski. El argumento futurista de este título nos sitúa en la piel de un joven llamado Artyom y en un Moscú apocalíptico donde la raza humana se encuentra en peligro de extinción, sobreviviendo a duras penas bajo tierra, en la laberíntica red de metro de Moscú.

Seguramente muchos de vosotros habréis probado este videojuego y es posible que esta entrada no os sirva de mucho pero si todavía queda algún rezagado como yo, solamente comentaros que este título merece la pena ser jugado y si hay algo que debo aplaudir es su genial ambientación, el gusto por el detalle y esa sensación de ahogo tan bien conseguida. Mezclar el terror y la vista subjetiva es una fórmula que funciona muy bien y de la que se aprovechan distintos FPS de esta generación. Metro 2033 hace uso de ello y además exige al jugador cierto nivel de habilidad, algo que se agradece mucho.

Metro Last Light

Todavía no lo he terminado por lo que no puedo criticar su duración pero no he podido resistirme a escribir y hablar por ejemplo sobre el diseño de sus armas. Transmiten de manera genial su naturaleza artesanal, modificadas por los propios supervivientes y haciéndonos sentir enteramente que estamos disparando con un trasto viejo, oxidado y sucio, de poca cadencia pero que cumple su cometido con unas animaciones de recarga realmente buenas. Detalles como el mechero en forma de bala que alumbra nuestra carpeta cuando deseamos comprobar nuestros objetivos, o el uso de nuestro reloj para controlar el tiempo que transcurre cuando salimos a la superficie y debemos hacer uso de una máscara antigás, o la más que acertada ausencia de indicadores en pantalla. Detalles realmente buenos y los videojuegos a menudo logran conquistarnos por los pequeños detalles, aquellos que parecen no tener demasiada relevancia, pero más tarde son los que marcan la diferencia y por los que se recuerda a ciertos títulos.

Es cierto que el juego posee un ritmo guiado al estilo de Call of Duty, niveles rígidos con cierta amplitud visual que solamente pueden ser atravesados por un camino, pero es un recorrido que disfrutas mucho, sobre todo en esos momentos en los que debemos salir a la superficie o adentrarnos en la habitual oscuridad de sus niveles claustrofóbicos. El sonido de nuestra propia respiración embotellada por la máscara antigás, la luz de nuestra linterna, distintas acciones que debemos realizar mientras jugamos y la constante sensación de que en cualquier momento una horrible criatura mutante saltará a nuestro bonito cuello provocan un nivel de inmersión muy bueno.

Tiene un ritmo lineal y en ocasiones el control parece no estar completamente pulido, el sistema de combate es más interesante cuando nos enfrentamos a las criaturas mutantes que a los bandidos humanos, pero es un videojuego original con una gran capacidad inmersiva, repleto de detalles y buenas ideas que junto a aquellos comentarios de 4A Games donde se lamentaban por no haber podido disponer de más tiempo para pulir ciertos elementos de este videojuego y teniendo presentes las críticas recibidas, parecen pronosticar una secuela muy prometedora.

 

 

Etiquetas THQ

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

2 comentarios

Comentar
  1. kicker9 3 de Enero de 2013 a las 15:38 Responder

    Para mí también es una cuenta pendiente. Tengo el juego en el armario, a medias. Pero comparto lo que dices, el juego tiene una gran ambientación, las armas oxidadas muy buenas, me encanta la escopeta para reventar mutantes. Algún día lo acabaré, me daba palo seguir por el tema de la exploración, entendido como mirar en todos los rincones buscando balas. A ver que tal el Last Light

  2. RUBIO 8 de Enero de 2013 a las 14:58 Responder

    Ahora que ya me he terminado el juego debo decir que me ha gustado y mucho además. En su día algunos criticaron su duración pero a mi me ha parecido largo, intenso y muy inmersivo. Estoy desenado jugar a su secuela, Metro Last Light.

Publicar un nuevo comentario