Mega Drive

Remember Mega Drive

The ultimate computer game console

 

No hay nada como volver a desembalar una videoconsola clásica. Volver a sacarla del armario, conectarla sus viejos cables y recordar aquel primer encuentro, aquella primera partida, familiarizarte una vez más con su diseño y la peculiar forma de su mando. Siempre me parece emocionante revivir todo este proceso, todo un ritual con el que es imposible que no se te escape una sonrisa recordando todos los buenos momentos que pasaste con esa consola, gracias claro está, a sus juegos. El catálogo de una videoconsola es lo más importante de esta pero también las peculiaridades de algunas de estas máquinas hacen que algunos títulos sean especialmente inolvidables, al aprovecharse de ciertas posibilidades técnicas exclusivas de la plataforma.

Llevábamos un tiempo hablando y recordando a Mega Drive, por eso hemos decidido marcarnos una buena sesión “remember” desempolvando a nuestra querida consola de SEGA para echarnos una partida con aquellos cartuchos que recordamos de una forma especial.

A estas alturas la historia de esta consola ya es de sobra conocida: su potencial, su inolvidable catálogo adolescente, su espíritu arcade, sus agresivas campañas publicitarias y esa gran ambición que la llevó a querer abarcar todos los frentes del mercado. Vio la luz por primera vez en Japón, en 1988. Con el interesante y desafiante slogan “Welcome to the next level” se anunciaba la revolución y la invitación a los jugadores a dar el salto a los novedosos y poderosos 16 bits. Estaba a punto de comenzar una de las contiendas más emocionantes que se hayan vivido jamás en el sector. La gran guerra entre Mega Drive y Super Nintendo ha sido y siempre será uno de los capítulos más bellos e intensos del mundo del videojuego.

Iniciamos con este breve artículo nuestro “Ciclo Mega Drive“. Con el, pretendemos rendir un merecido tributo a una consola inolvidable a través de algunos de los juegos de su catálogo, aquellos que recordamos con más cariño. Mega Drive, una videoconsola que aún permanece fuertemente arraigada en la mente de muchos jugadores veteranos que tuvieron la gran oportunidad de vivir un momento y una plataforma irrepetibles.

Etiquetas SEGAYo jugué a...

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

5 comentarios

Comentar
  1. Víctor Bombién 10 de Diciembre de 2015 a las 14:36 Responder

    Aún la conservo funcionando perfectamente 🙂 de hecho, hice hace poco algo de trampa, tengo un cartucho donde le cabe una tarjeta sd y tengo todos los juegos de la mega drive metidos en ella.

    PD: Aunque a decir verdad, sigo jugando a los juegos que tengo en formato cartucho jeje

  2. RUBIO 10 de Diciembre de 2015 a las 14:40 Responder

    Hola Victor!

    Te refieres a un Everdrive no? Yo ando detrás de uno de SNES desde hace un tiempo. Es una gozada tener todos los juegos en un cartucho. Te ahorras una pasta y sabes que lo tienes todo, porque como te guste tener los cartuchos originales, como me ocurre a mi, te arruinas. Pero bueno, sarna con gusto…

  3. malevolus 10 de Diciembre de 2015 a las 15:09 Responder

    grande Mega Drive, grandísimos sus juegos y grande sega con sus consolas. Nintendo es Nintendo con su magia pero el estilo de sega es único. Cuantos buenos recuerdos

  4. voyevodus 11 de Diciembre de 2015 a las 14:53 Responder

    Thunder and Lightning!!!
    Digamos que hasta Mega Drive (Arcades, ordenadores y consolas de 8 bits), los juegos para mí eran “solo” una enorme afición. La 16 bits de Sega la convirtió en auténtica pasión y, ya después la PS2, en amor. Sin duda las dos generaciones que, para mí, como jugador, marcaron dos claros puntos de inflexión.
    De la consola… pues qué decir. Un pepino con un procesador tan potente que la misma Neo Geo lo empleó, el celebérrimo 68000 de Motorola, pero en la consola de SNK era más rápido y venía aompañado con varios procesadores más. La primera de 16 bits, la primera en albergar un juego con polígonos, el no menos célebre Virtua Racing, la primera consola ampliable y que admitía CDs (con el Mega-CD), o que podía convertirse también en el primer engendro de 32 bits (el 32X creo que se llamaba)… También decir que el mando de 6 botones me sigue pareciendo el mejor mando no arcade para jugar a juegos de lucha.
    Pero como bien dices, lo que importa son los juegos y, en esta consola, la lista es muy larga: Cualquier Sonic (yo me quedo con el 2 y el 1, en ese orden), Streets of Rage 2 (el 1, junto con el Sonic, mis primeros juegos de MG), ThunderForce IV (personalmente, el mejor matamarcianos que ha habido), The Revenge of Shinobi (que rivaliza con el Gaiden de Itagaki por el título de mejor juego de Ninjas jamás hecho), Super Street Fighter II (que junto con el 3 trird Strike de Dreamcast diría que son los mejores SF de todos los tiempos), todos los juegos de Disney, pero por nombrar los exclusivos, Castle of Illusion, Fantasía, Quackshot y, sobre todo, el World of Illusion, y muchos más… Ghouls´n Ghosts, Gunstar Heroes, Rocket Knight Adventures, James Pond 2, Comix Zone, Flashback, Earthworm Jim, Shining Force, Ecco the Dolphin, Phantasy Star, Probotector, Robocop vs Terminator, Jungle Strike, Micro Machines, Ayrton Sena, Road Rush 2… se me saltan las lágrimas!!!!!!!!

Publicar un nuevo comentario