Oculus Rift

Realidad virtual y videojuegos, el entendimiento puede ser posible

Virtual Boy

Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas y que hay relaciones imposibles, por mucho que ambas partes parezcan estar hechas la una para la otra. Podríamos estar ante uno de esos casos, pero también es cierto que llegados al punto tecnológico en el que nos encontramos, este puede ser el mejor momento para volver a intentarlo y salir de dudas de una vez por todas.

Realidad virtual y videojuegos, dos elementos que parecen estar destinados a compenetrarse a la perfección, una especie de conexión idílica con la que todos y cada uno de nosotros hemos soñado y divagado más de la cuenta en alguna ocasión. Durante años, muchos jugadores han imaginado esta tecnología aplicada a su entretenimiento favorito, contemplándola como una combinación perfecta, y por qué no, también como la más que posible evolución lógica a la hora de disfrutar de los videojuegos.

No ha sido la primera vez que se ha intentado llevar esta simbiosis a buen puerto, de hecho, introducir sistemas de realidad virtual en el mercado es algo que ha ocurrido en varias ocasiones, por parte de distintos fabricantes y compañías, pero fueron iniciativas que siempre terminaron en fracaso.

Una vez más parece que vamos a asistir a un nuevo y aparentemente prometedor intento de volver a unir videojuegos y realidad virtual, una nueva ofensiva de dispositivos se prepara para acercar esta tecnología a un mercado poderoso, a un hobby ya de masas capaz de mover cada año grandes sumas de dinero. Esta vez parece el momento perfecto, existen posibilidades, pero la incertidumbre y las incógnitas siguen estando ahí. El precio, el diseño, el nivel de calidad, la compatibilidad y el apoyo de los estudios externos son algunos de los factores clave. Sin embargo, la última palabra la tendrá el gran público, de los jugadores dependerá la decisión final de adoptar esta tecnología como un complemento perfecto que potencie el grado de inmersión a la hora de jugar. Obviamente, el otro gran papel lo desempeñarán antes aquellos títulos pioneros, los encargados de realizar esas primeras demostraciones. Su papel será crucial, pues de ellos dependerá convencer al indeciso y desconfiado jugador, materializando y haciendo posible ese sueño que es estar “dentro” de un videojuego, hacer que parezca real y que funcione perfectamente, algo que las compañías tendrán que conseguir plenamente y a la primera.

SEGA VR

Imagen: www.nag.co.za

Oculus Rift, recientemente adquirido por Facebook por un valor de 2.ooo millones de dólares, es el nombre que encabeza esta nueva generación de dispositivos que una vez más parecen decirnos “es posible”, la punta de lanza en esta nueva cruzada que tiene como objetivo fundir dos tecnologías de una vez por todas. El desembolso de Facebook podría ser una señal, un indicio de que ahora más que nunca esta tecnología puede aplicarse con éxito, que sea… una realidad.

Sin embargo no es el único dispositivo, Sony también ha presentado recientemente su casco de realidad virtual para PlayStation 4, Project Morpheus, una iniciativa que la compañía japonesa perseguía desde hace mucho tiempo y que ahora por fin, ha podido hacer posible.

Fortaleza” es el nombre secreto del proyecto de Microsoft, una tecnología que según dicen podría ir más allá de la realidad virtual, apostando directamente por la RA (Realidad Aumentada) definiendo una visión directa o indirecta de un entorno físico del mundo real, combinando elementos reales con elementos virtuales para crear una realidad mixta en tiempo real.

Valve, por supuesto tampoco podía quedarse fuera de la fiesta y también trabaja en su propio dispositivo, bautizado como Virtual Reality HMD (Head Mounted Display) y que supuestamente sería mucho más avanzado que Oculus Rift. De momento no han confirmado que vaya a comercializarse, pero lo que sí parece claro es que la compañía está preparándose, haciendo sus propios ensayos, y si lo están haciendo es porque contemplan a esa posible evolución virtual que podría materializarse en los próximos años como algo más que probable .

Project Morpheus

Son muchas las dudas que pueden plantearse los jugadores, además de las cuestiones citadas anteriormente. Nos abordan inquietudes tales como; si este movimiento combinado compuesto por diferentes aparatos que buscan instaurar esta tecnología tuviera éxito, ¿qué alcance podría llegar a tener? ¿lograría implantarse poco a poco hasta convertirse en la forma universal de experimentar un videojuego o “simplemente” sería un más que interesante y recomendable suplemento para esos momentos de viciada?

La realidad virtual podría ser ese gran paso evolutivo que nos acercaría a un nuevo nivel de inmersión, casi real, a la hora de disfrutar de las diferentes experiencias que ofrece esta forma de ocio. Como en cualquier otra afición, según van pasando los años y sigues disfrutando con algo, vamos buscando mejorar y perfeccionar cada vez más esa forma de entretenimiento. Videoconsolas de nueva generación con más posibilidades, pantallas más grandes y de mejor calidad, un buen equipo de sonido o unos cascos que integren con nitidez un 5.1 mientras nos comunicamos con otros jugadores. ¿Y después? tiene sentido y parece bastante lógico que después venga esto, poder mover la cabeza para poder ver, a escala real, todos y cada uno de los elementos que componen el entorno o el mundo de un videojuego, explorándolo e interactuando como si estuvieras allí mismo. La verdad es que suena bien, de hecho, siempre sonó de maravilla.

Imaginar por un momento que la realidad virtual lograra introducirse por fin en nuestros hogares y en ese rincón destinado a nuestras largas y fructíferas sesiones de juego me ha dado en que pensar. Primero, ¿será este el intento bueno? ¿viene la realidad virtual para quedarse de una vez por todas?

La segunda cuestión que me planteo es algo que lleva rondándome en la cabeza durante un tiempo. No sé qué os parecerá a vosotros, pero analizando fríamente el nivel actual alcanzado por la pasada generación, yo, fácilmente podría estar disfrutando de los videojuegos a ese nivel durante mucho tiempo, de hecho y siendo humilde, creo que hasta me bastaría. Pero esto no se detiene, está en movimiento, en constante evolución, y como jugador siempre quieres estar al día y experimentar esos avances. Ahora son consolas más potentes, gráficos cada vez más hiperrealistas y quizá próximamente dispositivos de realidad virtual. Me pregunto entonces qué es lo que vendrá después, llegará un momento en que alcanzaremos esa delgada línea que separa la realidad del videojuego y entonces, ¿qué pasará? ¿qué vendrá después?.

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

6 comentarios

Comentar
  1. Ginger 30 de marzo de 2014 a las 03:15 Responder

    Muy interesante el articulo Rubio. De hecho, yo también he pensado en ocasiones que si, que podría estar disfrutando de los videojuegos al nivel de la actual generación durante mucho tiempo. El nivel gráfico alcanzado es suficiente como para narrar cualquier tipo de historia, en cualquier localización y con la jugabilidad que sea. Los gráficos, digamos, ya no son un problema, cualquier elemento puede ser representad no ya con claridad, sino con alarde incluso. Así que llegados a este punto, está claro que a RV es un paso muy interesante que va más allá de una mejora gráfica para aportar una nueva experiencia. Aún y así y a falta de haberlo probado por mi mismo, creo que en mi caso seria algo para jugar en contadas ocasiones, pero no el estándar. Para mi, la manera ideal de disfrutar de los videojuegos ya existe.. mando, TV de 21-24 pulgadas (nada de 3D), y ya 🙂

  2. RUBIO 31 de marzo de 2014 a las 15:26 Responder

    Pues ojala se preserve durante mucho tiempo esa forma de jugar Ginger. A mi lo de la RV también me parece interesante como un elemento complementario, un extra para una clase a de juegos destinado a mejorar una experiencia en concreto, videojuegos de perspectiva subjetiva por ejemplo. Aquello que pueda alterar en exceso algo, en este caso una forma de jugar, debe analizarse con detenimiento, porque como bien dices la manera ideal de disfrutar de los videojuegos ya existe.

    Un saludo

  3. Voyevodus 1 de abril de 2014 a las 10:13 Responder

    Personalmente, todo este tema siempre me ha parecido una solemne pantufla. Si considero degenerativo cualquier tipo de control por movimiento, esto ya directamente me parece que atenta contra los juegos con mortero y de lleno.

  4. Voyevodus 1 de abril de 2014 a las 10:21 Responder

    Además, estos aparatos llegan tarde. deberían haberse comercializado cuando todavía estaba bien visto pegar a tus hermanos pequeños. Un chisme de estos sobre las cabezas iba a provocar una reacción en cadena que desembocaría en el mayor uso y aplicación de collejas y tobas de todos los tiempos…

Publicar un nuevo comentario