Primeras impresiones de Birds of Steel

 

Bueno pues ayer día 20 de Marzo, por fín he conseguido hacerme con una copia de Birds of Steel y digo por fín porque cualquiera que haya querido adquirir el simulador de Konami el día de su lanzamiento seguramente ha tenido problemas.

Antes de meterme en faena y mostrar mi descontento por la falta de seriedad y profesionalidad de algunas personas, voy a dar mis primeras impresiones del simulador de combate aéreo de Konami, un juego al que tenía muchas ganas.

Después de echarme un vicio de dos horas he de deciros que el juego me ha encantado. Simulación pura y dura, una auténtica maravilla el control de los aviones, aunque siempre se puede pedir algo más y la verdad es que podrían haber aprovechado mejor la vibración del mando para ciertos momentos como las corrientes de aire o para indicar al jugador cuando nuestro avión se descomensa de algún lado.

En los avances que han ido haciéndose del juego siempre se ha hecho referencia a tres tipos de control, adaptados para cada tipo de jugador, pero realmente son cuatro los modos que ofrece el juego, ya que hay una opción que permite personalizar aun más la dificultad activando más características al pilotaje de nuestro avión.

Arcade o simplificado (ideal para los que quieren un control menos complicado), el realista, este modo ya exige cierta pericia y un contro detallado de los elementos de nuestro avión y el simulador que para que os hagáis una idea, en este modo debemos estar jugando de manera constante con ambos joysticks para mantener la estabilidad de nuestro avión y tendremos que cuidar los giros bruscos pues podrían partir una de nuestras alas. Estos son algunos de los muchos detalles que el jugador debe tener en cuenta a la hora de pilotar en este exigente modo.

Birds of Steel

Gráficamente el juego no impresiona si nos centramos sobre todo en sus escenarios. La calidad de los detalles del paisaje es irregular tirando a baja. Por ejemplo el mar y el volumen de las copas de los árboles están bién recreados, pero el resto del escenario, y de lo que he visto hasta ahora, no tiene un nivel de detalle muy alto pero también tenemos que tener en cuenta el gran tamaño de los mapas y las batallas aéreas que se montan. Siempre hay algo que sacrificar cuando nos queremos centrar mucho en un aspecto. Este defecto (para muchos) no lo es tanto para el jugador que sabe lo que busca en un juego como Birds of Steel.

No debemos olvidar que estamos hablando de un simulador y generalmente este tipo de juegos muestran su pasión a la hora de recrear los detalles importanes y las situaciones que simulan, en este caso pilotar un avión de combate en los años cuarenta y es aquí donde el simulador de Konami muestra sus encantos, recreando sus más de 100 aviones y sus cabinas al detalle.

La cámara interna de nuestro avión es una auténtica delicia y está recreada con esmero, de hecho, debemos fijarnos en varios de sus instrumentos e indicadores durante el vuelo, pues nos ofrecen información muy valiosa del estado y la situación de nuestro aparato. El cristal de nuestro pequeño pero detallado cubículo, muestra rayajos e imperfecciones, acusa las inclemencias atmosféricas como la lluvia y en algunos momentos deberemos activar un radiador para desempañarlo. Otros efectos en cambio, no tienen solución, como por ejemplo las manchas de aceite o las balas enemigas que perforarán nuestro cristal. El grado de realismo es una pasada y estos son únicamente algunos de los detalles que recojo en estas primeras impresiones.

Birds of Steel ofrece varios modos de juego:

  • Campaña histórica: permite al jugador repasar los momentos más importantes de la Segunda Guerra Mundial a la vez que ganamos puntos de guerra y aumentamos nuestro rango. Esto nos dará bonificaciones para poder comprar más aviones.
  • Campaña Dinámica: este modo ofrece diferentes batallas de la Segunda Guerra Mundial y crear tu propia versión de la historia. Los resultado de las misiones tendrán influencia en futuras batallas. Este modo puede ser disfrutado de manera cooperativa con otros jugadores en línea.
  • Editor de misión: Esta opción permite editar y jugar tus propias misiones con otros jugadores. El modo libre es ideal para practicar con nuestro avión.
  • Combate/eventos/torneos: En esta opción podremos enfrentarnos en línea a otros jugadores, crear nuestra propia partida y participar en difererentes eventos estacionales en determinadas épocas del año.

 

Como amante de los aviones y los simuladores aéreos he de decir que el rato que llevo jugando a Birds of Steel me ha encantado. Si te gustan los aviones antiguos y disfrutar de experiencias realistas, esta es una de las pocas y buenas opciones que tenemos en nuestras consolas, además a un buen precio, 39€.

 

 

Ahora vayamos con el cabreo…

Partamos de la base que el juego tenía previsto su llegada a las tiendas españolas el día 15 de marzo pero en Game me dijeron directamente que no lo iban a recibir. La siguiente alternativa fue la cadena americana GameStop. Hablé con dos tiendas y ambos dependientes me dijeron que habían recibido una sola copia del juego para cada plataforma, es decir uno para PS3 y otro para la 360.Vergonzoso.

Soy consciente de que este tipo de juegos, los simuladores, van dirigidos a una minoría de jugadores, más aun si es un juego de aviones ambientado en la Segunda Guerra Mundial pero opino que no es excusa para que Konami ponga a disposición de los jugadores un número de copias tan ridiculamente bajo.

Las cosas ya no pintaban muy bien cuando quedaban muy pocos días para su llegada y aun no se había publicado ningún análisis del nuevo juego de Konami en ninguna de las tres páginas más importantes de nuestro país. A día de hoy todavía no se ha publicado ninguna review, algo que me parece vergonzoso pero no solamente eso, no se ha redactado ni un solo comentario explicando la situación. Esto es buena información y esto es prensa “especializada”, sí señor.

Se me pasan por la cabeza dos motivos por los cuales a día 20 de Marzo todavía no se haya publicado ni un solo análisis del juego y no se haya dado una explicación a esta situación:

  • Número uno: los redactores pasan olimpicamente de ofrecer un análisis de un juego que no va alcanzar las ventas de Uncharted 3, Call of Duty o cualquier otro juego que no llegue a unos mínimos. Es decir, que no vaya a recaudar unos beneficios aceptables. Alomejor se han pensado que no había nadie esperando el juego o que nadie iba a echarlo de menos.
  • Número dos: Konami no está en un bueno momento, de hecho parece que está pasando por una situación peor de lo que algunos se creen. La compañía japonesa no puede vivir únicamente de Metal Gear Solid y lo mismo ha llegado a un punto en el que no puede ni siquiera entregar copias del juego a la prensa para que hagan sus análisis. Uno ya no sabe que pensar.

Sea lo que sea esta situación y esta desinformación me parecen lamentables, tanto por Konami como por todas las redacciones que seguramente saben lo que ha ocurrido con este juego y no se han molestado ni en dar una simple explicación. Se merecen un…

fatality

 

 

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

Sin comentarios

Comentar