Presentando a un pirata, presentando a Edward Kenway

Edward Kenway

Un pirata entrenado por asesinos. Así es como se describe a Edward Kenway, el nuevo protagonista de la próxima entrega de Assassin’s Creed. Un juego que llevará un paso más allá las batallas navales vistas en AC III. Según sus creadores podremos surcar libremente el mar y visitar más de 50 localizaciones diferentes, entre las que se encontrarán lugares tan famosos como Florida, Jamaica, las Islas Caimán, etc. Durante estos viajes no presenciaremos tiempos de carga ni interrupciones y el jugador podrá lanzarse al mar, nadar y bucear. Estas acciones nos permitirán encontrar tesoros y otras localizaciones secretas, a la vez que disfrutamos con la belleza y los peligros que ofrecen la fauna y la flora del mar.

El barco de nuestro protagonista se llamará Jackdaw y tendrá una gran importancia durante toda la aventura. El jugador no solamente podrá utilizarlo para realizar abordajes a otros barcos, subiendo a la cubierta de estos para combatir con la tripulación. El barco de Edward será su hogar, una especie de cuartel general que podremos ir mejorando durante el transcurso de la partida, mejorando sus armas y haciéndolo más resistente.

Ubisoft ha lanzado un breve vídeo centrado en la nueva figura y el nombre de este personaje. Assassin’s Creed IV Black Flag nos teletransportará a otro marco temporal, el año 1715, visitando la zona del Caribe, Jamaica, Cuba y Bahamas. Una temática y un personaje que parecen haber entrado en contacto con los jugadores de una manera favorable, sobre todo, entre aquellos apasionados del buen ron y las historias de piratas con bravos abordajes a imponentes galeones.

Assassin’s Creed IV Black Flag llegará el 31 de octubre a Wii U, Xbox 360, PayStation 3 y más tarde a las videoconsolas de nueva generación y PC.

Etiquetas Ubisoft

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

Sin comentarios

Comentar