Os presentamos Metal Junk para iOS

Metal Junk

La fabricación en serie de robots inteligentes no puede detenerse. Cuando el sistema detecta un fallo, la solución es simple: el error va directo a la trituradora de chatarra.

El robot Ascii, cometió el error de ser diferente, y por ello tendrá que esquivar una serie de peligros para no terminar convertido en metal fundido. Toneladas de basura bloquearán su camino, y la dificultad irá en aumento. El jugador tendrá que ayudar a este simpático robot a escapar agitando el iPad, recogiendo pilas y láseres, encendiendo la luz cuando esta se apague, incluso tendrá que limpiar la pantalla cuando una explosión la ensucie, antes de que Ascii sea golpeado por pesados objetos que le hagan perder el conocimiento. Pero, tranquilos, si esto sucede podréis mover vuestro iPad con una sacudida para que pueda recobrar el conocimiento.

Bajo esta mecánica simple pero divertida y con ideas originales, se presenta Metal Junk, el título diseñado y programado por la agencia digital Grupo W. Un juego de aventura desarrollado para el sistema operativo iOS, donde deberemos correr, sacudir, limpiar, disparar y destruir, todo lo posible para escapar de la destrucción.

Los jugadores podremos desbloquear varios retos y compartir los resultados en las redes sociales. Metal Junk también cuenta con dos modos de juego, items especiales y un montón de chatarra. En el modo Survival deberemos poner a prueba nuestra habilidad, haciendo todo lo posible para sobrevivir a la devoradora de chatarra. En el modo Frenzy, no hay devoradoras ni lásers, ni problemas, solo tendremos que intentar conseguir todos los puntos que podamos antes de que el tiempo se acabe.

Metal Junk ya está disponible en el App Store.

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

Sin comentarios

Comentar