Nuestras primeras impresiones de Dishonored

Dishonored

Hemos tenido el privilegio de ser invitados por Bethesda a probar la beta de Dishonored para Xbox 360 en las instalaciones de Koch Media en Madrid. Después de una breve presentación de introducción del juego, se nos explica cómo funcionan los controles, y que es posible pasarse el juego sin matar a un solo enemigo. Después de este interesante dato (no es el único juego que cuenta con esta posibilidad) llegó el momento donde las palabras cedieron el protagonismo a los sentidos, y durante una hora pudimos jugar a una de las misiones de este prometedor título de Arkane Studios, y la verdad es que nos hemos ido con un buen sabor de boca.

Dishonored

Dishonored está ambientado en Dunwall, una ciudad industrial ballenera en la que tecnologías de inspiración “steampunk” coexisten en las sombras con fuerzas sobrenaturales. En él encarnaremos a Corvo, antiguo guardaespaldas de la apreciada emperatriz, que ha sido asesinada. Tras ser falsamente acusado de este delito, nos convertimos en un infame asesino, conocido por la perturbadora máscara que se ha convertido en nuestra tarjeta de visita. En tiempos de incertidumbre, en los que la ciudad se está viendo asolada por la peste y sometida a un gobierno corrupto provisto de tecnologías aterradoras, unas fuerzas tenebrosas nos otorgan poderes sobrenaturales, pero, ¿a qué precio? La verdad sobre tu traición es tan turbia como las aguas que rodean la ciudad, y nuestra antigua vida se ha desvanecido para siempre.

La misión comenzaba con nuestro protagonista surcando, a bordo de un bote, uno de los canales que cruzan la ciudad. Una vez allí y aún sobre nuestra embarcación, pulsamos LB, desplegando la “rueda” de habilidades de Corvo, que no son pocas, por cierto, y además pueden combinarse. La habilidad de teletransporte nos permite alcanzar el muelle sin necesidad de sumergirnos en las poco apetecibles aguas de Dunwall. Antes de continuar, aclararos que no vamos a entrar en muchos detalles sobre otras habilidades, misiones secundarias, personajes y posibilidades, para no chafaros el primer contacto con el juego.

Desde el muelle nos disponemos a subir por unas escaleras, avanzando a hurtadillas y buscando las sombras, momento en el que aprovechamos para empuñar un cuchillo mientras esquivamos a los guardias y a los “Tallboys” (guardias montados sobre un engendro mecánico con zancos). Durante un momento permanecimos explorando las sucias y oscuras calles de Dunwall, adentrándonos en uno de los edificios de la ciudad, un momento ideal para probar la útil vista desde la esquina (botón Y + joystick derecho) y otra habilidad llamada Visión Tenebrosa que nos permite ver a través de las paredes, pudiendo comprobar si hay alguien no deseado en la habitación contigua. Esto nos permitió localizar a un grupo de personas infectadas por la peste, que al vernos reaccionaron de manera violenta, persiguiéndonos y atacándonos, todo esto sin parar de vomitar debido a su enfermedad. Esta inesperada situación sirvió para probar nuestro cuchillo y el sistema de combate cuerpo a cuerpo, que permite rematar a nuestros enemigos cuando éstos permanecen en el suelo. También es posible soprenderlos por detrás dejándolos fuera de combate, noqueándolos o asesinándolos por la espalda. Por supuesto y como en todo buen juego donde la infiltración y el sigilo son componentes clave, es posible trasladar y ocular los cuerpos para que queden fuera del alcance de ojos no deseados. Llegados a este punto podemos decir que el control de Dishonored es bueno y suave, respondiendo perfectamente a nuestras órdenes. Se agradecen títulos con esta riqueza jugable.

Dishonored

Una vez aliviado el sufrimiento de esos pobres infectados aprovechamos para hacer uso de una de las habilidades más divertidas de Dishonored, la posesión. No os creáis que lo primero que hicimos fue ir por ahí buscando el guardia más grande y mejor armado, justamente a la salida del edificio llegamos a un callejón y en ese momento unas cuantas ratas se cruzaron en nuestro camino. Resultó curioso el comportamiento y su movimiento, a diferencia de otros juegos donde estos animales avanzan por “raíles”, en el juego de Arkane parecen moverse libremente de un lado a otro. Gracias a una de ellas o mejor dicho, gracias a su cuerpo, conseguimos cruzar un puente vigilado por unos guardias que ni se inmutaron cuando una vulgar rata pasó delante de sus narices. Este astuto paso nos permitió acercarnos un poco más al objetivo de nuestra misión, que era infiltrarse en una fiesta que se estaba celebrando en una gran mansión y una vez allí eliminar a un objetivo, en este caso una mujer llamada Lady Boyle. Un descuido de uno de los invitados sirvió para que consiguiéramos su entrada, colándonos por la puerta principal y llegando a unos jardines. Decidimos acercarnos a uno de los invitados que estaba acompañado por un par de guardias y sin saber muy bien como, activamos una misión secundaria que nos introdujo en uno de esos clásicos duelos con pistola y de espalda con espalda. Por primera vez pudimos probar un arma de fuego y debo decir que de todo lo que pudimos ver durante la partida, fue lo que nos resultó menos llamativo. Curioso viniendo de un FPS pero es que Dishonored no es un juego de tiros en primera persona habitual, las armas no tienen el protagonismo del que gozan en otros títulos de este género.

De un disparo acabamos con nuestro oponente al tiempo que comprobamos que el juego posee un extraño zoom a modo de catalejo que se activa pulsando el joystick derecho hacia dentro (RS). Desconocemos que otros modelos de arma de fuego tendremos disponibles, pero entre nuestro inventario encontramos una pequeña ballesta cargada con dos tipos de saetas, mortales y somníferas.

Hasta ese momento el escenario del juego había sido oscuro y decadente, sin destacar en exceso pero cuando cruzamos el umbral de la puerta principal esa sensación cambió por completo y el contraste es significativo. Ante nuestros ojos se desplegó una bonita fiesta repleta de colorido y belleza donde salió a relucir todo el gran trabajo artístico de Dishonored. Unas estancias detalladas, bien recreadas y con personas andando de un lado a otro completaban  un entorno realmente bello y personal. Su calidad gráfica es buena pero sin llegar a unos niveles exagerados. Nos ha llamado la atención un detalle que ya comentamos anteriormente, y es la rectitud generalizada del juego, reflejado tanto en su escenario de Londres victoriano como en sus personajes, donde la línea recta parece predominar sobre las curvas. Algo que no es necesario contemplar como un defecto, sino más bien como una de sus señas personales, puesto que sus personajes tampoco buscan un look muy real y se inclinan por un aire tipo “cartoon” que se asemeja al de la serie Time Splitters.

Dishonored

Después de contemplar las estancias e interactuar con algunos personajes que nos revelaron algunas pistas, procedimos a identificar a nuestro objetivo, algo que no resultó sencillo pues nos encontrábamos en una fiesta de disfraces con máscaras, parecidas a las que se ven en los carnavales de Venecia. La fiesta estaba repleta de gente y nuestro objetivo no solo guardaba una apariencia parecida a la de otras dos mujeres, sino que compartían el mismo apellido puesto que se trataba de tres hermanas, algo que casi nos llevó a cometer un error y nuestra ansia asesina casi acaba con un personaje inocente. Cuando por fin identificamos a nuestro verdadero objetivo, seguimos a nuestra víctima hasta una estancia donde apenas había invitados. Rápidamente y sin ser vistos, acabamos con la vida de la mujer mediante una animación brutal y muy bien hecha. Con mucha precaución y sin perder tiempo, escondimos su cuerpo en las sombras y nos apresuramos a salir de la estancia pues poco a poco algunos personajes, como el personal de servicio, iban acercándose a nuestra posición.

Salir de la fiesta fue algo divertido, en vez de utilizar el camino del principio, volvimos a otra zona exterior de la mansión, donde encontramos a dos guardias charlando y fumando cerca de una especie de almacén, con unas escaleras que llevaban a los tejados. Como un invitado más, cruzamos ese patio y subimos las escaleras pero la puerta estaba cerrada. De nuevo y desde las sombras, utilizamos la habilidad de “posesión” para controlar a uno de los guardias que tenía la llave y muy amablemente nos abrió nuestra vía de escape. Después de aquello huimos por los tejados, teletransportándonos de saliente en saliente hasta llegar al suelo. Una vez allí conseguimos burlar de nuevo a los “Tallboys” y saltamos al canal, donde nadamos hasta llegar a nuestro bote,  lugar donde terminaba la demostración.

Dishonored

Dishonored nos ha convencido y es importante aclarar que es un juego con identidad propia. Es cierto que el uso de armas convencionales combinadas con los poderes del protagonista, es algo que irremediable y primeramente ha llevado a compararlo con Bioshock y sus plásmidos, pero os confieso que durante el rato que he jugado en ningún momento se me ha pasado por la cabeza el título de Irrational Games. Su plantemiento es completamente distinto y genial, Arkane Studios ofrece una experiencia que no se conforma con la infiltración o el sigilo convencional. Podemos utilizar nuestros poderes pero el entorno y los elementos que lo componen también tienen importancia y están llenos de posibilidades que pueden ser utilizadas en nuestro favor. Un videojuego que parece premiar la paciencia, la observación y la improvisación por encima de la agresividad. La inventiva triunfa sobre la fuerza bruta gracias a un sistema de combate amplio que unido a las posibilidades del entorno, completan una experiencia diferente, recreándose en el arte y la táctica del actuar sin ser visto y eso nos ha gustado mucho.

Dishonored saldrá a la venta en España finalmente el jueves, 11 de octubre para PC, Xbox 360 y PlayStation 3.

Etiquetas Bethesda

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

15 comentarios

Comentar
    • Yaybes 7 de septiembre de 2012 a las 20:48 Responder

      Oh bueno,borntoplay alzandose,si señor! Joe le tendriais que haber dado recuerdos de un jugador de ps3 de skyrim que se acuerda de la madre que los parió! Por cierto,este juego conforme va pasando el tiempo se va adormeciendo mi interés y la fascinación por el,a ver si sacan la beta para la ps3 y me cierra la boca,ojala,aunque igual no son capaces de meter tanto contenido en una ps3,quien sabe…

  1. BladeRunner 7 de septiembre de 2012 a las 22:25 Responder

    Enhorabuena por la invitacion de Bethesda, por las impresiones y por esas fotos que prometen. Por cierto me uno a los recuerdos de Yaybes, ironia incluida 🙂
    No se que tiene este juego pero me atrae y a la vez me recuerda a otro juego, pero no caigo en cual.

    Saludos

  2. RUBIO 8 de septiembre de 2012 a las 19:52 Responder

    Me alegra que os gusten las primeras impresiones chavales. Me acordé de vosotros cuando estuve allí probándolo, os hubiera encantado. La verdad es que estuvo muy bien pero este primer paso es posible a un gran esfuerzo y por supuesto a vosotros, que con vuestros comentarios y apoyos animáis mucho.

    Un abrazo

  3. RUBIO 12 de septiembre de 2012 a las 12:31 Responder

    Hola Corchado

    Hombre, no todo son los gráficos. Como se suele decir, lo que cuenta es el interior y al final lo más importante de un videojuego es que tenga un buen control, que ofrezca una experiencia original y sobre todo que nos divierta. Si luego además tiene calidad visual, pues mejor pero yo pienso que es algo secundario. Dishonored no terminaba de llenarme el ojo pero el factor infiltración y sigilo es algo que siempre me ha gustado y ese es el punto fuerte del juego de Arkane, algo que destaca por encima de su aspecto visual.

    BornToPlay requiere mucho esfuerzo, trabajo y sacrificio. La oportunidad de probar Dishonored ha sido una gran recompensa para nosotros.

    Un saludo Corchado!

  4. Luis Emilio 18 de septiembre de 2012 a las 20:12 Responder

    Me ha gustado el artículo. Yo también creí al principio que eran dos Lady Boyle, pero en realidad eran tres con el mismo nombre. Al final el artículo que he hecho es puro spoiler, es mejor ser más sutil como ustedes!
    Saludos a Jose y a Natalia! A ver cuando repetimos!

  5. RUBIO 18 de septiembre de 2012 a las 21:00 Responder

    Hola Luis Emilio, grata sorpresa tu presencia por BornToPlay. La verdad es que la experiencia estuvo muy bien. A ver si con un poco de suerte volvemos a vernos en otro encuentro como el del otro día.

    Un saludo!

Publicar un nuevo comentario