Now entering: Skyrim I

Yaybes nos deleita con Now entering: Skyrim I, su particular y cómica visión del universo de Skyrim, visto desde la perspectiva de un Khajita, la simpática raza felina que habita las tierras de Tamriel.

Alejándose del típico guerrero alto y fuerte que todo el mundo personaliza al máximo, intentando introducir sus rasgos para poder sentirse identificado en su personaje, Yaybes escoge una de las razas más originales del universo de Elder Scrolls. Las personas auténticas son aquellas que saben diferenciarse del resto… eso o quizá Yaybes sea un gato en la vida real, quién sabe. Os dejo con su narración.

Rubio

 

Now entering: Skyrim I

Skyrim

– ¿Y tú, quién eres?
– ¿Eh?- pregunté atontado al ver a un nórdico de considerable tamaño dirigirse hacia mi.
– ¿Dónde estoy? – No me acordaba de nada en absoluto…

Una vez alguien que no recuerdo me dijo que si tienes las manos atadas significa que estas jodido… ja… ahora lo entiendo…

Estaba en un carro con tres nórdicos con las manos atadas.
No hice mucho caso a su charla, aunque captó mi interés algo, al parecer uno de ellos era alguien importante… ¿capas de la tormenta? ¿qué es eso? ¿Ulrich? ¿así se llamaba?

Al poco llegamos a una pequeña ciudad en la que nos esperaba un oscuro destino… un grupo de ” imperialistas ” (así les llamaron mis compañeros reos) nos aguardaban y no parecía que me fuesen a invitar a un trago de aguamiel… lo deduje por la enorme hacha que un verdugo sujetaba…

– Oh no, creo que mis días tocan a su fin…- recuerdo que pensé.

Llamaron a un preso, y rápidamente su cabeza acabó en una cesta. Poco después le tocaba el turno a un compañero de carro mío, y… éste, lejos de afrontar como un verdadero y valiente nórdico su final, salió corriendo cual pollo descabezado, o en este caso, por descabezar –jejeje– pero, de poco le sirvió ya que un aluvión de flechas acabaron con su vida. Pobre desgraciado.

– Y, a todo esto, ¿que pintaba yo allí? – pensé.
Es igual, iba a morir en breves instantes, mis zarpas no iban a alzar ninguna jarra repleta de aguamiel nunca más. Qué triste final.

Poco a poco fui recordando lo que pasó el día anterior. Estaba en esa taberna… aquella gatita de ojos naranjas… creo que llevaba unas jarras de más, debería ir yendo para casa, o algún lobo probaría mi carne…-¿qué? ¿bandidos? ¡jamás os llevaréis mi oro!- Desenfundé mi daga de hierro y procedí a atacar… mi mala suerte innata y el alcohol corriendo por mi sangre me jugó una nueva mala pasada. Ni bandidos ni lobos… tuve que herirle a una puñetera vaca… por dios no.
Alguien avisó a la guardia y les pareció oportuno llevarme con ellos.
¿¿Qué?? ¿Van a cortarme la cabeza por pegarle a una vaca? ¿Qué broma es esta?

– “Ah claro, no iba a caer sin luchar. Si al menos hubiese caído uno de ellos…”-

Khajita Yaybes

Osea… que… ¿este iba a ser el final de mi historia? El gran Yaybes ¿iba a ser ejecutado por golpearle a una vaca? Yo que había…había… bueno no había hecho muchas heroicidades, todo hay que decirlo, pero mi abuela me decía que mi pelaje era el más lustroso de todo Tamriel.

Un imperialista se giró hacia mi y me pregunto por mi nombre.
– ¿Cómo te llamas Khajita?
– Yaybes, respondí con un hilo de voz, intentando parecer calmado.
– Ah, ¡los khajitas siempre os estáis metiendo en líos!
– Si es tan habitual déjame libre  ¿no?-contesté afablemente.
– Jajaja – el imperial rió de buena gana.
Llegó mi turno. Me acerqué a ese enorme verdugo, me arrodillé y ladee la cabeza, postrándola en aquel tronco.
– ¡Eh que no soy un leño!- conseguí sacarle una sonrisa a mi ejecutor.
-FRUUUUMMM- un ruido ensordecedor retumbó por toda la colina y en mis tímpanos también.
– ¿Qué demonios es eso?-dijo una voz.
– Da igual– dijo la jefa de aquel grupo de imperialistas- hay que continuar.

El verdugo alzó el hacha que segaría mi vida y mi cabeza…y… ¿qué diantres?
– FRUMM – un pájaro enorme se postró en la torre detrás del verdugo,el puñetero no soltó el hacha hasta que el temblor del suelo le hizo dar un traspiés!
Recuerdo que ese bicho empezó a soltar llamaradas por la boca…- ¡yo quiero aprender a hacer eso! -pensé en un momento de confusión…
¿Qué estaba haciendo ahí tumbado? Me había librado por fuerza mayor!
Como pude me alcé en pie y corrí como un loco a resguardarme,no quería que me sirviesen asado y con una guarnición de patas horneadas. Qué hambre tenía…
Me escondí junto a otros en un edificio cercano y aguardé a… no sé… a algo. Apareció aquel nórdico que preguntó por mi nombre y me ayudo a salir de esa torre, subí arriba, como me indicó, sorteé a ese bicho volador cuando se abalanzó contra la torre y proseguí, salté a la casa que había al lado de la torre, demostrando mis aptitudes físicas,y conseguí llegar a una supuesta salida trasera de esa ciudad, Helgen, me suena ese nombre… a cerveza o algo parecido.
Dejando mis divagaciones aparte, entré en ese pasadizo con el imperialista de antes. Cortó mis ataduras e inmediatamente después, viéndome libre, le arreé unos cuantos puñetazos, no sin antes guardar la part… pedirle permiso, para probar mis puños.

Me dijo que me pertrechara bien, con esto entendí coger todas las armas que hubiese en la sala, inclusive la suya, aunque le hizo gracia y no me lo tuvo en cuenta, bajamos unos cuantos escalones, y nos encontramos con unos de esos capas de la tormenta.Ayudé a mi nuevo amigo y salimos ganadores de aquella batalla.

Más tarde,conseguimos salir fuera de ese pasadizo y de Helgen, y mi querido amigo, me pidió que le acompañase a Cauce Boscoso, un pueblecito cerca de Helgen, en el que vivía su tío.
– ¡Perfecto! -respondí- ¡a sí conoceré a tu prima! jajaja
Jajaja– rió con ganas.

Después de salir con vida del ataque de un dragón, cualquier signo de humanidad es bienvenido, aunque sea ese.

Comparte este artículo

6 comentarios

Comentar
  1. RUBIO 23 de mayo de 2012 a las 11:42 Responder

    Muy bueno Yaybes, me he descojonado. Los siguientes puntos no tienen desperdicio:

    ” Helgen, me suena ese nombre… a cerveza o algo parecido.”

    “Eh que no soy un leño…”

    “bueno no había hecho muchas heroicidades, todo hay que decirlo, pero mi abuela me decía que mi pelaje era el más lustroso de todo Tamriel”

    XDDD…
    XDDDDDDD…

    • Yaybes 23 de mayo de 2012 a las 14:28 Responder

      Compratelo ya!
      Nah es broma,pero no te decepcionará en absoluto,hasta la fecha lo puedo considerar uno de los mejores juegos a los que e jugado,llamandolo juego por no llamarlo universo!

Publicar un nuevo comentario