LOS SPLATOON SON PARA EL VERANO

Cada verano trae una canción, un amor, un trabajo, una tormenta y un videojuego. Splatoon 2 ha supuesto una grata sorpresa en esta pasada y calurosa etapa estival, un aire freso para los usuarios de Nintendo Switch. Tanto si no disfrutaste de su primera entrega, o no te atrae la competición en línea, Splatoon 2 puede ser un comienzo magnífico para cambiar tu opinión y probar un juego diferente de sencillez mecánica y profundo al mismo tiempo.

Tras el ligero estreno de Arms, los Inklings, calamares con la capacidad de tomar forma humana, regresan para deleitarnos con sus diferentes modos de juego en línea y una breve campaña que suma al contenido y valor del cartucho.

El modo básico, llamado Territorial, apuesta por combates amistosos, rápidos y desenfadados. En equipos de cuatro participantes rivalizamos con el objetivo de pintar nuestro color en el mayor porcentaje de terreno posible. Estos combates nos introducen en las mecánicas del juego y sirven de aprendizaje para que pronto, y de una manera sencilla, nos sintamos como calamar en el agua. Llenar de color el escenario, refrescar al enemigo con cubos de tinta o escabullirse en forma de cefalópodo, es puro entretenimiento en nuestras pantallas. El mero objetivo del combate, que no está centrado en la aniquilación del rival, produce una curiosa originalidad en unas arenas muy trilladas. El que más entinte, gana. Así de sencillo.

No debemos dejar que la aparente sencillez de Splatoon 2 nos haga creer que estamos ante un juego básico y fácil de dominar. Al alcanzar el nivel 10, empieza el verdadero desafío. Según avancemos rangos en los combates territoriales, desbloquearemos nuevas competiciones que pondrán a prueba la habilidad de nuestro equipo, nuestra desenvoltura con las mecánicas, nuestra destreza al mando. El objetivo de los combates competitivos depende del modo de victoria en juego: Área de pintado, Torreón y Pez dorado. En el primero, tenemos que mantener pintada una zona de nuestro color, el típico modo rey de la colina. En la modalidad Torreón debemos llevar una torre móvil al territorio enemigo, con tonillo del carrito de los helados incluido. Por último, en el Pez dorado, nuestra meta consiste en llevar un arma única, el dicho pez, a la base del rival.

Todos los modos anteriores pueden disfrutarse de manera individual, nos asignan al equipo de un color, y estaremos listos para salir al escenario de batalla. Pero cuando lleguemos al rango B- en cualquier refriega competitiva, podremos participar en la vertiente más seria de Splatoon 2, los combates de liga. Para esta modalidad debemos contar con un equipo de amigos dispuestos a competir en épicas batallas con una duración de dos horas. Este modo, no apto para solitarios, demuestra tanto la capacidad estratégica de los equipos, como la profundidad que puede alcanzar el juego.

Splatoon 2, que no olvida a aquellos jugadores menos competitivos, regala un modo historia y una variedad cooperativa. La campaña, sin entrar en detalle, propone superar una serie de fases, divididas en diferentes sectores, que culminan en el enfrentamiento con un jefe de área. El Salmon Run, modo cooperativo, consiste en defendernos de agresivos salmónidos en nuestra misión por conseguir valiosos huevos dorados para nuestro jefe, Don Oso. He dicho regala, porque muchos otros títulos de actualidad, léase Star Wars Battlefront, por ejemplo, descuidan estos apartados, no son necesarios para la venta y, por lo tanto, desechables. En tiempos oscuros, es agradable encontrar en Nintendo un producto muy cuidado en todas sus diferentes pinceladas. Estas variantes, si bien no justifican una compra, añaden y completan un juego donde la diversión rápida, colorida y directa es su principal razón de ser.

Con las monedas conseguidas en los diferentes enfrentamientos podremos ir creando al personaje que más se adapte a nuestros gusto y estilo. Cromópolis, la plaza central desde la cual accedemos a las modalidades de juego, dispone de tiendas donde comprar diferentes prendas y armamento. Cada prenda puede llevar hasta cuatro bonificaciones que aumentan o conceden nuevos recursos para ayudarnos a vencer en los combates. Moverse más rápido sobre tinta enemiga, esconderse en nuestra tinta, o una mayor velocidad de recarga son algunas de ellas.

El armamento, al igual que las prendas, permiten variar nuestra experiencia de juego. Todas las armas tienen un movimiento especial y unas características únicas. Estas nos confieren un papel determinado en nuestro equipo y un estilo individual. La variedad es más que satisfactoria, desde la pistola de tinta básica, al pincel más fino, pasando por cubo aniquilador. A medida que aumente nuestro ropero y nuestro arsenal, descubriremos todas las diversas posibilidades y el verdadero calado de este título.

Aunque a los jugadores más clásicos, Splatoon 2 pueda parecerles otro descerebrado e insustancial juego competitivo en línea, merece unas buenas partidas y, en mi opinión, un hueco en tu colección. El tiempo dirá si estos calamares son solo para el verano o mantienen interesados, frescos y enfrentados a sus jugadores durante todas las estaciones del año. Las continuas actualizaciones gratuitas, que añaden nuevas armas y mapas, junto con los festivales, donde podemos competir a favor de una causa en un determinado equipo, parecen indicar que estaremos muchas horas atrapados en sus tentáculos. Ármate de tinta, se rápido y llena tu pantalla de color.

Etiquetas Nintendo Switch

Comparte este artículo

3 comentarios

Comentar
  1. Voyevodus 17 de octubre de 2017 a las 13:41 Responder

    El Battlefront tiene más contenido, gratis y de salida, a pantalla partida que Splatoon 2.
    Para mí, este juego ha supuesto una decepción. Nintendo siempre ha apostado por miltijugadores locales muy potentes, como en la primera parte sin ir más lejos, y que creo que fue todo un acierto. En este caso no ha sido así.

  2. malevolus 22 de octubre de 2017 a las 18:27 Responder

    Aprecio la calidad de las franquicias que tiene la gran N, las q aprovecha y las que tiene extrañamente silenciadas, xo a los Splatoon no les pillo el rollo no sé….

  3. Belmont 24 de octubre de 2017 a las 12:17 Responder

    También me extrañó la falta de multijugador local en un principio, sobre todo en el modo historia. Según he ido jugando, no lo he echado mucho en falta. Aunque como Malevolus no suelo cogerle el rollo a este tipo de juegos, ha conseguido divertirme y engancharme. Quizás sea porque no jugué al primero.

    El Battlefront aún no lo he probado, pero por lo que comentas parece que dieron el paso correcto. Espero que el nuevo de Star Wars también sea así.

    Saludos.

Publicar un nuevo comentario