Los inicios de una generación: Table Tennis

Algo más de ocho años, casi nueve, es lo que ha durado esta generación. La llegada de Xbox 360 en 2005 resulta ya muy lejana pero al mismo tiempo parece que fue ayer mismo cuando empezábamos a disfrutar de las primeras joyas de una generación de videoconsolas que próximamente cederá el testigo a una nueva etapa del videojuego. Ahora que nos acercamos al final de este largo capítulo puede ser un buen momento para recapitular, echar la mirada hacia atrás y recordar algunos de los grandes videojuegos con los que estrenamos esta generación que ahora toca a su fin.

El juego que hoy queremos recordar puede que no resulte ser de los más significativos para algunos, todos sabemos quiénes son las grandes estrellas que han brillado de forma continúa durante toda esta generación, con un protagonismo más o menos merecido, así que no me parecía justo hablar siempre de los mismos nombres o sagas. Este videojuego desde luego sí que merece estar entre los los más divertidos y adictivos, una exclusiva para Xbox 360 que después terminó lanzándose también en Wii.

Table Tennis

Rockstar Games presents: Table Tennis

Ping-pong: También conocido como tenis de mesa, es un deporte de raqueta que se disputa entre dos jugadores o dos parejas (dobles) No existe una fecha exacta que determine los inicios de este deporte pero se cree que tuvo sus orígenes en Inglaterra, durante la década de 1870 y como una derivación del tenis que surgió como entretenimiento de la clase alta victoriana después de las cenas en el club de dicho deporte. El objetivo era imitar un partido de tenis cuando las inclemencias del tiempo impedían practicarlo al aire libre.

Techno: Este género de música electrónica dicen que tuvo su nacimiento en Detroit a mediados de los años 80 pero la cuna del Techno en Europa es Alemania. Podría definirse como un género de música electrónica caracterizado por el compás 4/4 cuyos tiempos (negras) son marcados por un bombo y la consecuente utilización de elementos electrónicos. A diferencia de otros géneros, el Techno no utiliza la estructura de una canción, sino que es organizado de manera repetitiva para maximizar el efecto bailable de la música.

Ahora coges a estas dos disciplinas, un deporte y un estilo musical, lo metes en el mismo cóctel, lo agitas y el resultado es Table Tennis, un juego divertido, frenético, rápido y muy muy adictivo. Prácticamente cumple todos los requisitos que debería tener un buen videojuego. A día de hoy, a nivel gráfico sigue rayando a buen nivel, la calidad de sus texturas y sus grandes detalles siguen sorprendiendo; el sudor en el rostro de los jugadores y en sus camisetas, el movimiento de estas, la física realista de la pelota, las expresiones y los movimientos de los personajes, y un público que parece estar realmente vivo, animando en función de lo que ocurre en la mesa y ante el rendimiento de cada jugador.

La fórmula de su éxito es aparentemente simple, una partida de Ping-pong a ritmo de Techno donde hay que devolver la pelota al contrincante mientras controlamos su dirección, la fuerza de cada golpe y creamos los distintos efectos. La fórmula maestra, simple y universal que un día creó Pong, pero Table Tennis consigue alcanzar una gran profundidad con su juego rápido y unos golpes variados que aceleran el ritmo de una manera vertiginosa. Cuando conseguimos mantener ese primer peloteo es cuando comienza el espectáculo, mantienes el ritmo y vuelves a devolver la pelota al otro jugador intentando ajustar ese golpe estratégico que desequilibre al contrario.

A medida que aumenta la velocidad del juego y casi sin darte cuenta, surge la otra gran protagonista oculta hasta ese momento, la deliciosa música Techno que inunda de magia ese momento y que estará presente mientras haya intercambio de golpes. Cuando quieres darte cuenta ya es demasiado tarde, te encuentras inmerso, casi no respiras y tu cuerpo se mantiene tieso como una estaca, lo único que importa en ese instante es devolver el golpe para que nada interrumpa ese momento. Deseas que esa música y ese ritmo no se detenga por nada del mundo y para ello tienes que devolver la pelota una vez más al contrario, una especie de bucle que te atrapa y del que no quieres salir, hasta que uno de los dos jugadores anota un punto o falla, entonces es cuando el juego te devuelve a la realidad, saliendo de un estado de concentración que consigue dejarte exhausto.

Table Tennis

Además de por su gran fidelidad a este deporte, Table Tennis resultó especial para mi por dos motivos. Uno de ellos, claramente, es por su excelente música y la manera en que esta hace acto de presencia durante la partida, ya que solamente aparecerá una vez iniciado, alcanzado e intercambiado un número determinado de golpes seguidos con nuestro oponente. Es como si el juego entendiera el instante exacto para introducirla. No sé en qué momento Rockstar decidió inclinarse por el Techno para acompañar el momento cumbre de su juego pero resultó ser un gran acierto y una muy grata sorpresa. Una característica que en su momento no fue entendida por algunos, señalándolo incluso como un aspecto que podría no agradar a los jugadores. Falacias.

Antes comentaba que este juego era singular para mi por dos motivos. El segundo y el más significativo, es que este titulo ha logrado lo imposible, prácticamente ha obrado un milagro. Ese prodigio ha sido conseguir que mi padre se enganche por fin a un videojuego, algo que había resultado imposible en 21 años, el tiempo aproximado que llevo disfrutando de los videojuegos. A lo largo de todo este tiempo han pasado por mis manos unas cuantas consolas e infinidad de videojuegos pero ninguno había conseguido hasta entonces lo que ha logrado Table Tennis. Generación tras generación he visto como mi padre reaccionaba impasible ante cualquier videojuego que yo le mostraba ilusionado, al preguntarme atónito cómo era posible que pasara tantas horas machacando un mando. “-¡Pero si esos tíos no se mueven cuando los disparas! , tú matas a todo el mundo pero a ti nunca te dan! esto es para tontos, esas luces no creo que sean nada buenas para los ojos, etc, etc. Y así juego tras juego, año tras año y generación tras generación, hasta que por fin llegó Table Tennis, y con el, esas emocionantes partidas a dobles en una misma pantalla y a dos mandos, esos duelos contra mi padre (no puedes tener mejor compañero de juego) sin duda son un logro personal que hace que este videojuego resulte aún más especial.

Table Tennis, el debut de Rockstar en el género de los deportes. Un estudio de incuestionable talento que hasta entonces era sinónimo de tiroteos, explosiones, derrapes y violencia, motivo por el cual al principio muchos no creyeron demasiado en su iniciativa. Sustituir una Beretta 9mm por una paleta de Ping-pong era un cambio importante, pero Rockstar demuestra que puede hacer cosas diferentes con la misma seriedad y calidad. Este juego ha sido la perfecta prueba de ello.

 

Etiquetas Rockstar Games

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

5 comentarios

Comentar
  1. BladeRunner 30 de agosto de 2013 a las 12:12 Responder

    Gran texto Rubio, enhorabuena, tienes una gran capacidad de expresar lo que piensas y lo que significa jugar a las consolas. Lo de que un padre se ponga con un videojuego es un gran logro 🙂 . Fijate que a este juego le pille rabia y pense que era horrible, ya que me lo compré para la Wii y no era lo que prometian.

    Al poco me di cuenta que el problema no era de Rockstar ni de este gran juego, sino de las falsas promesas de la Wii y de su “revolucionario” mando. Al poco te dabas cuenta de que daba igual la fuerza o inclinacion que le dieras al mando, la pelota siempre hacia lo mismo.
    Me puse a investigar y en 360 la gente cada vez hablaba mejor de el, hasta convertirse casi casi en un clasico oculto de esos que no le prestamos demasiada atencion. Para mi es una prueba de que el mando debe pervivir siempre frente a novedosas formas de jugar y a veces, menos divertidas.

  2. RUBIO 30 de agosto de 2013 a las 13:05 Responder

    Gracias Blade,

    Me alegra mucho que lo hayas léido y que te haya gustado. Table Tennis es un gran juego, raro es que yo me enganche a un titulo de deportes pero la diversión y la personalidad que desprende este juego me atrae de forma inagotable y mira que tiene tiempo. A ver si un día echamos una partida en 360 para que lo compruebes.
    No he probado la versión de Wii pero por lo que siempre me has comentado parece que no encajó muy bien con el control de movimiento, o al menos no como esperabas.

    Respecto a lo que comentas, me quedo con esta frase: “es una prueba de que el mando debe pervivir siempre frente a novedosas formas de jugar ” Resume algo que siempre se debería tener presente cuando hablamos de videojuegos y sobre todo cuando se busca innovar.

  3. malevolus 30 de agosto de 2013 a las 13:25 Responder

    Siempre quise probarlo xo todavía no entiendo pq leches no lo lanzaron en ps3 y si en la wii Es algo qno comprendo, cuando rockstar no es muy amiga de tontear con nintendo. En fín…

  4. 4everjugon 30 de agosto de 2013 a las 14:07 Responder

    Me ha gustado mucho la entrada Rubio! Qué bueno lo de tu padre. El mío le da bastante a los juegos de conducción y a los virtua tennis, con los shooters se le “cargan” las cervicales del estress :D.
    Yo nunca he jugado, pero se ve que el table tennis es un juegazo. Por si quieres echar algún vicio, en el clan algunos todavía lo tienen y hablan muy bien de este título.

  5. RUBIO 30 de agosto de 2013 a las 14:29 Responder

    4everjugón…. tu opinión es muy respetada por este blog, por eso cuando algo te gusta y lo reflejas también me llena de alegría.
    Tú y yo tenemos unos vicios pendientes desde hace mucho tiempo,a ver si vamos finiquitando cooperativos. Por cierto, deberías hacerte con un Table Tennis para echarnos unos partidos. Te iba a gustar… y mucho.

    Un saludo

Publicar un nuevo comentario