La noche es nuestra: generación atormentada

videojuegos

Achtung spoiler

A todo el mundo le agrada un final feliz al concluir una película, un libro y, por supuesto, un buen videojuego. La gente los prefiere, el típico desenlace idílico, chico salva chica, por el camino mata a los malos y demás. Para conocer tragedias y finales tristes ya está la propia vida y su actualidad diaria.

También es cierto que para gustos los colores, en mi caso siempre he sentido predilección por los argumentos turbios y las historias difíciles protagonizadas por personajes imperfectos o atormentados, aquellos cuya vida no ha sido la que ellos esperaban o merecían. Ese personaje afligido, tocado y que aparentemente parece más débil pero que termina luchando contra la adversidad siempre me ha parecido mucho más interesante. Me siento más identificado con este modelo, esas historias me llegan más porque las siento más reales y cercanas, contrastando con otros relatos de arco iris y finales de algodón de azúcar protagonizados por el típico guaperas al que finalmente todo le sale bien.

Estas son las historias de algunos de estos personajes, el tributo a su esfuerzo y a la dura realidad a la que se enfrentaron cada día cuando encendíamos la consola para que nosotros pudiéramos revivir, junto a ellos, sus tragedias, compartir sus miedos, acompañarles durante su venganza y ser testigos de como algunos de ellos se quedaron en aquel duro camino.

 

Max Payne

Max Payne 3

Imagina que eres un agente de policía y después de un largo día de trabajo y bajo la peor tormenta de nieve en la historia de tu ciudad, regresas a tu casa para estar con tu mujer y tu hija recién nacida. El trabajo de madero además de ser peligroso, estar mal pagado y poco reconocido, puede ser de los menos indicados para formar una familia estable. A menudo suele ser algo difícil, más aun si tu carrera comienza a dar bandazos por departamentos especiales como pueden ser narcóticos o asuntos internos. Crear una familia bajo estas circunstancias y mantenerla cuesta mucho, llegar a casa y descubrir que unos adictos a una nueva droga llamada Valkyr han irrumpido en tu domicilio asesinando a tu mujer y a tu bebé recién nacido es algo que además de cabrearte puede joderte la vida. Y si no que se lo digan a Max Payne. Vaciar el cargador de su pistola sobre aquellos Yonkis no sirvió de nada, Michelle y Rose estaban muertas y aquella estampa con el policía que introdujo el “tiempo bala” llorando sobre sus cuerpos daba inicio a una de las novelas negras más famosas del mundo del videojuego.

Condenado a sufrir de por vida, Max decide investigar quién está detrás de aquel terrible asesinato. Después de descubrir a los culpables haciéndoles pagar por lo que habían hecho, volvió a sus labores como detective pero finalmente terminó fuera del cuerpo. Gracias a la oferta de un antiguo compañero, tiempo después viaja a Sao Paulo para trabajar en el sector de la seguridad privada, protegiendo a la mujer de un rico empresario de la ciudad. Una labor que además podía compaginar con su afición favorita, ingerir diariamente una botella de whisky con la intención de dejar atrás los fantasmas del pasado. En este último “intento” por salir a flote, Max no imaginaba que tendría que cruzar el infierno una vez más. Pero en algunas ocasiones, ese protagonista que toca fondo parece encontrar esa paz que tanto busca, esa luz al final del túnel después de una ardua lucha. Eso es lo que parece decirnos la cinemática final de Max Payne 3, con una frase que sale de un televisor en aquel chiringuito playero donde se encuentra Max y que dice: ” En algunos sitios está nublado en todos los demás… hace sol”

 

Jackie Estacado

Jackie Estacado

Pocas historias me han emocionado tanto en un first person shooter como The Darkness. La historia de Jackie Estacado tampoco es sencilla ni agradable, tal y como su nombre indica es una historia oscura y de tintes góticos que en algunos momentos recuerda a películas como El Cuervo o Spawn,

Jackie es un huérfano que se crió en el orfanato Saint Gerald hasta que un día fue adoptado, o más bien reclutado, por el Don de la mafia de Nueva York, Frankie Franchetti, también conocido como el tío Paulie. El joven huérfano comenzó su carrera delictiva dentro de la mafia a una edad muy temprana, terminó convirtiéndose en un asesino y en el sobrino adoptivo de Franchetti, pero también en una persona de ciertos principios. Dentro de su oscuro mundo solamente había espacio para una única luz, su novia Jenny. Ambos se conocieron de pequeños en el orfanato, se querían, sin embargo Jackie se mostraba incapaz de contar a Jenny lo que hacía para ganarse la vida.

El día de su 21 cumpleaños uno de los encargos de tío Paulie salió mal,  las cosas se complicaron y Paulie intentó matar a Jackie. Ese mismo día nuestro protagonista descubre que es el portador de un poder sobrenatural conocido como “La Oscuridad”, una especie de maldición que se ha pasado de generación en generación dentro de su familia y que otorga al portador unos increíbles poderes. Pero a cambio de un precio muy alto.

Llegados a esta parte de la historia, un poco después del principio, es cuando el juego nos hace contemplar una de esas escenas crueles de verdad, de las que no se olvidan, uno de los momentos que más rabia me ha hecho sentir un videojuego. Poco después de visitar a nuestra novia en su casa, ofreciendo al jugador un momento incómodamente tierno y cálido, Franchetti en un intento de atrapar y doblegar a Jackie secuestra a Jenny. La Oscuridad, con el objetivo de acabar con todo atisbo de piedad en Jackie, obliga a nuestro protagonista a contemplar, sin que éste pueda hacer nada para impedirlo, como Franchetti asesina de un disparo en la cabeza a Jenny. Jackie, incapaz de controlar la rabia y su dolor termina suicidándose pero su historia no acaba ahí. Jackie viaja a un reino de tinieblas y muerte, un infierno plasmado en imagen y semejanza a los brutales campos de batalla de la Primera Guerra Mundial. Allí habla con uno de sus antepasados y le explica como librarse de La Oscuridad, un viaje que de nuevo lo devolverá a la vida y a cobrarse su ansiada venganza. Después de muchos disparos y muchas ejecuciones finalmente presenciamos ese inolvidable final, donde Jackie tiene un sueño en el que aparece Jenny explicándole que solamente tiene unos minutos para estar con él. Sus últimos momentos juntos antes de que Jackie despierte.

 

Adam Jensen

Adam

Eres un ex miembro de las fuerzas especiales, llegas a un punto en tu vida y decides prosperar en tu carrera, tomar otras direcciones, aspiras a otro puesto de más responsabilidad, aparentemente más tranquilo y mejor remunerado. Trabajar como jefe de seguridad en Sarif Industries seguramente fue una de las mejores cosas que le ocurrieron a Adam Jensen. Hasta que un mal día un ataque a su compañía lo deja gravemente herido, y lo que es peor, contempla como los terroristas asesinan a los científicos de Sarif y como, aparentemente, matan a la Doctora Megan Reed, su novia.

David Sarif invierte mucho dinero en salvar a su jefe de seguridad, dotándolo con lo último en implantes corporales. Adam despierta con su nuevo cuerpo modificado, incorporando numerosos aumentos, algo que él siempre había rechazado. Tras su recuperación y aceptando la dura realidad, Adam y David Sarif comienzan a investigar el motivo del brutal ataque a su compañía, labor que conduce a nuestro protagonista aumentado a destapar una conspiración y a descubrir que tanto Megan como los científicos de su compañía siguen con vida y se encuentran trabajando en unas instalaciones secretas de alta seguridad.

Al final de Deus Ex: Human Revolution el juego nos propone diferentes finales que el jugador debe escoger, enfrentándonos a la propia ética y al conflicto del que se habla en el juego, y a escoger el destino del propio Adam. En esta ocasión es el jugador el que decide cómo resolver el final de su historia. Puedes revelar la verdad, pero también podrías apostar por la creación de leyes que controlasen la tecnología. Apoyar a las compañías que crean aumentos, podría empujar a la sociedad a un nueva época de crecimiento tecnológico sin limites morales. O quizá, una vez hayas descubierto todo el pastel, prefieras ocultarlo todo y saltar por los aires junto a la verdad, dejando a la humanidad con la tarea de encontrar por sí misma su respuesta a los conflictos sociales. Eso y el recuerdo de un hombre que siempre tuvo muy claro lo que tenía que hacer para descubrir la verdad, incluso si eso implicaba tener que sacrificar su propia vida.

 

John Marston

John

La historia de John Marston posiblemente sea una de las mejores experiencias que un jugador pueda disfrutar en esta generación, uno de esos videojuegos que ya se ha convertido en todo un clásico, dueño además, de uno de los mejores finales que un videojuego puede brindar a un jugador.

Después de ser abandonado por los miembros de su banda, este ex-forajido en busca de redención decide dejar su vida anterior y volver a empezar junto a su mujer y su hijo. Sin embargo, hasta el perdón tiene un precio y cuando el agente del gobierno Edgar Ross encuentra a John, muy pronto comprende la deuda que tendrá que pagar para alcanzar su indulto.

Ross encomienda a John la tarea de encontrar a cada uno los miembros de su antigua banda para que paguen por sus delitos, solamente así conseguirá salvar a su familia y encontrar el perdón ante la ley por su pasado criminal. John Marston volvió a cabalgar, haciendo todo aquello que había decidido dejar atrás con el objetivo de dar caza a sus antiguos compañeros, salvar a su familia y empezar una nueva vida. Pero el destino tenía otros planes para él.

 

Dominic Santiago “Dom”

Dom

La historia de Dominic Santiago, “Dom” para los colegas de la CGO, es la típica historia de amor en tiempos de guerra e incertidumbre que transcurre de manera amarga, acaba trágicamente y al mismo tiempo de forma épica.

Después del famoso Día de la Emergencia, el asalto de los Locust a la superficie del planeta Sera, la mujer de Dom, María, desapareció sin dejar rastro. Tras un duro camino y una larga espera, Dom por fin encontró una pista sólida sobre el paradero de su amada mujer. Todo indicaba que María estaba recluida en un campo de trabajo Locust para humanos. A partir de aquí, todo aquel que haya jugado a Gears of War 2 y Gears of War 3 estará de acuerdo conmigo en que asistimos a dos de los instantes más emotivos de la saga de Epic protagonizado por este personaje, dos auténticos momentazos de esta generación.

Cuando Dom por fin encuentra a María, cautiva en una especia de cápsula-celda, da comienzo una cruel cinemática donde se muestra este reencuentro esperado por todos los seguidores de Gears of War, que al igual que Dom mantenían la esperanza de encontrar a María en algún momento de la saga. Mostrando durante apenas unos segundos a una María tal y como la recordaba Dom, la realidad pronto se manifiesta dura y real. María ha sido brutalmente torturada por los Locust, dejándola en un estado prácticamente vegetativo, lo que obliga a Dom a tomar una dura decisión. Acabar con el sufrimiento de su mujer.

Desde aquel día, Dom seguramente poco a poco empezó a pensar que sus motivos para seguir luchando en aquel conflicto se habían terminado, algo que queda muy patente durante el transcurso del tercer juego y que se confirma con ese emocionante momento en el que decide sacrificarse para salvar a sus compañeros mientras grita: “No pensaste que terminaría así ¿verdad María? Sin duda un momento emotivo y un sacrificio de esos que tampoco se olvidan.

 

47

Hitman nombre en clave 47

Hitman, nombre en clave 47. Creado en un laboratorio y mejorado genéticamente para ser el asesino perfecto. Frío, sin remordimientos y 100% efectivo.

La letal naturaleza de 47 ni siquiera titubeó a la hora de apretar el gatillo cuando le encargaron asesinar a su única amiga en la Agencia durante años, Diana Burnwood, cuando esta dejó al descubierto la agencia de asesinatos más importante del mundo. Sin embargo y antes de morir, Diana le pide a 47 un último favor, proteger a una misteriosa niña. A partir de ahí Hitman decidió que ya no podía formar parte de la nueva agencia reformada y su único objetivo se convirtió en cumplir la última voluntad de la difunta Diana.

Por primera vez en la historia de la saga, vimos en Absolution a un 47 un poco más definido, ligeramente arrepentido por lo que había hecho pero al mismo tiempo aceptando su mortífera genética, la cual le hace capaz de cumplir cualquier encargo sin vacilar. De esta forma y de manera muy leve, se destapó el lado más personal del famoso asesino.

 

Isaac Clarke

Isaac

Los ingenieros también pueden tener un mal día en el curro, pero apuesto a que ninguno ha tenido uno tan malo como el de Isaac Clarke. Bueno, Gordon Freeman también tuvo lo suyo en Half Life, las cosas como son.

A bordo de la Kellion, este ingeniero especialista en sistemas viajó con su equipo rumbo a su nueva misión, localizar y reparar la nave de extracción planetaria USG Ishimura, un nombre que a todos los jugadores en 2008 se nos quedó grabado para siempre. Isaac también tenía otro objetivo aquel funesto día, encontrar a su novia Nicole, una médico que estaba a bordo de la Ishimura. En aquella misión Clarke tuvo que enfrentarse a muchos peligros, presenció cosas horribles y lo que es peor, descubrió que Nicole había muerto hacía tiempo. Aquella experiencia y el contacto con un artefacto alienígena conocido como la Efigie lo dejaron fuertemente marcado. Atormentado por las visiones de Nicole, finalmente terminó internado en un pabellón psiquiátrico de la Estación Titán, de donde consiguió escapar cuando la amenaza de los necromorfos volvió a cernirse sobre él tres años después.

De nuevo Isaac volvió a esquivar a la muerte en aquellas instalaciones y conoció a Ellie Langford, la piloto de clase IV de equipo pesado y también superviviente de La Estación Titán con la que después, se supone, inicia una relación. No es sencillo vivir cada día con aquella horrible experiencia y después de todo aquel entuerto Isaac intentó empezar una nueva vida junto a Ellie, pero esta lo abandona para continuar su camino.

En Dead Space 3, encontramos a un Isaac Clarke más abatido y torturado, pero cuando se entera que Ellie está desaparecida en una misión relacionada con la Uniología, sin dudarlo vuelve a embarcarse en una lucha por la supervivencia contra las oscuras efigies, las aberraciones y los necromorfos. Una misión que se tornaría sin retorno para Isaac. Da igual cómo decidan continuar la saga de Visceral, desde mi punto de vista terminó para siempre con aquel emotivo final, aquella secuencia en la que Isaac se funde con las estrellas mientras contempla la foto de Ellie.

 

Joel

Joel

Resulta difícil no haber jugado a The Last of Us. Aquellos que no lo hayan probado seguramente sí conozcan a sus protagonistas, esa tópica pareja formada por un adulto y un niño donde el mayor termina encariñándose del tierno infante porque le recuerda a su hijo desaparecido, en este caso una niña. El juego de Naughty Dog da comienzo con una de las introducciones más espectaculares que se han visto en un videojuego en los últimos años, y con una trágica escena en la que Joel pierde a su hija.

Este personaje, con su barba, su aspecto de papá afable y protector, encierra en su interior más oscuridad de lo que realmente parece. Joel no duda en matar y no muestra ningún tipo de piedad en esos momentos donde, a lo mejor otro, quizá si la tendría. Afligido por la muerte de su hija y mostrando, inicialmente, su rechazo hacia Ellie, finalmente Joel se ve obligado a escoltar a la chiquilla durante un peligroso viaje a través de un Estados Unidos arrasado. Pero dicen que el roce hace el cariño y en el transcurso de su aventura la niña comienza a recordarle más y más a su hija desaparecida, o al menos eso es lo que el jugador puede llegar a interpretar. La cinemática final no deja lugar a dudas sobre este sentimiento y al egoísmo del propio Joel. No vacila a la hora de privar a la humanidad de su posible cura y miente deliberadamente a Ellie. Para protegerla si, pero también porque ve en ella a su hija muerta, a la cual desearía recuperar por encima de cualquier cosa.

 

Sam Fisher

Sam Fisher

A diferencia de otros protagonistas engreídos, espías machotes sobrecargados y entrenados para matar cumpliendo peligrosas misiones, Sam siempre ha mostrado la imagen del soldado perfecto, metódico, cumplidor y sobre todo más creíble. Alcanzando sus objetivos de manera pulcra y de forma incuestionable, incluso dándonos a conocer su faceta como padre en los finales de sus primeras entregas.

Pero como bien dijo uno de los ángeles oscuros que se reflejan en este artículo, los sueños tienen la mala costumbre de echarse a perder cuando no estás mirando. Double Agent nos trajo una de las entregas más sombrías de la serie Splinter Cell, con un Sam Fisher totalmente cambiado, física y psicológicamente, y afectado emocionalmente por la muerte de su hija, atropellada por un conductor borracho.

Por primera vez, Sam actuaba como agente doble infiltrándose en una organización terrorista con el objetivo de desbaratar su peligroso plan. Una complicada situación donde sus aliados pasaban a ser sus enemigos y sus enemigos sus aliados. Esta delicada posición obligó a Sam a tener que tomar decisiones muy difíciles para ganarse la confianza de ambas organizaciones, decisiones drásticas que afectarían al éxito de su misión y que lo conducirían a diferentes finales en función de las resoluciones del propio jugador. Sam nunca volvería a ser el mismo después de aquello.

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

8 comentarios

Comentar
  1. 4everjugon 2 de octubre de 2013 a las 21:50 Responder

    Que los protagonistas tengan su propia historia, aparte de la que se deja ver después en el videojuego, es una de las cosas que permiten al jugador “vivir” a los personajes. Y mientras más profunda sea la historia, más lo harán. Que buenos ejemplos has puesto Rubio! Me ha gustado mucho el artículo.

    Pienso que a veces no se reconoce lo suficiente la labor de diseñadores y guionistas. Crear un background para un videojuego requiere de mucho trabajo, desde la historia de los personajes, el entorno, localizaciones, los enemigos. Si hablamos por ejemplo del Gears, la propia historia tormentosa de Dom es solo una parte de todo un mundo creado y pensado de la nada, los locust, los lambents, el día de la Emergencia, los padres de Marcus, las guerras del péndulo, el general RAAM, etc.

  2. RUBIO 4 de octubre de 2013 a las 00:26 Responder

    Gracias chavales, me alegra que os guste el especial.
    Como bien dice 4everjugon, que los protagonistas tengan su propia historia, aparte de la que se deja ver después en el videojuego, siempre añade algo más de profundidad y carácter al titulo en cuestión.
    Dentro del universo Gears, efectivamente, hay un argumento y unos personajes con historia bastante amplios, más de lo que la gente que se cree, refiriéndome claro está, a quien no haya jugado a la saga de Epic.

    Un saludo!

  3. Corchado 4 de octubre de 2013 a las 12:59 Responder

    Super bueno este especial, muy bueno Rubio.
    Sin duda alguna me decanto por John Marston y ese borracho drogado de Max Payne y su tiempo bala. Esos juegos me han marcado. A la espera de Joel….

  4. RUBIO 4 de octubre de 2013 a las 13:47 Responder

    Ese Corchado…
    Gracias machote, la verdad es que todos estos personajes tienen una buena historia a sus espaldas, la de algunos un poco más complejas que la de otros pero en general son protagonistas que molan bastante.
    Las historias de Max Payne y John Marston también, al igual que a ti, también me han marcado bastante.

    Un saludo Corchado!

  5. BladeRunner 12 de octubre de 2013 a las 23:00 Responder

    Gran especial, dando en el clavo con esos juegazos que mencionas. Lo que habremos disfrutado con ese RDR y ese final y esa musica….que mas de una vez hemos comentado…y mas que se merece.

  6. Anatoly 21 de octubre de 2013 a las 16:16 Responder

    Hola!

    Enhorabuena por el artículo!
    Nada mas empezar a leer, ya me vino en mente Max Payne y Jackie Estocado xDD
    Y John Markston, que bien fresco tengo el recuerdo todavía. Totalmente en la diana, Rubio. No soy especialmente partidiario de personajes grises ni de mariposeos unicorneados, lo que sí que pienso que es importante el conseguir la (el?) atmosfera, que el jugador se meta en la piel del personaje, que viva sus penas y alegrías. Es cuando el juego nos acerca más a su mundo ficticio, IMHO, sean positivos o negativos. Son muchos factores, supongo, pero pocos juegos lo consiguen 🙂 Los mencionados, sí, desde luego!

    Saludos!

Publicar un nuevo comentario