Hitman: Absolution

Juegos que merecen una “segunda oportunidad” Hitman: Absolution

No es nuestra intención herir a ningún jugador de corazón sensible, así que primero diremos que Hitman: Absolution no es un juego de acción del todo malo pero después diremos que, junto a Hitman: Contracts, es una de las dos entregas dentro de la serie que tranquilamente podrían haberse ahorrado.

Nos consideramos fans del Agente 47, de su fórmula sigilosa y liberal que siempre nos permitió llevar a cabo nuestros “encargos” de diferentes y originales formas. La saga Hitman pone a prueba nuestra capacidad para el sigilo y de llevar a cabo la planificación de un golpe maestro. Sin embargo también nos exige habilidad para improvisar y adaptarnos en un amplio escenario cambiante, donde los personajes y los objetivos se mueven constantemente con diferentes rutinas y roles. Por eso nos gusta y porque llega a definir la personalidad del asesino que todos llevamos dentro. Podemos ser limpios, un auténtico fantasma profesional capaz de eliminar únicamente a ese personaje clave, algo realmente difícil, o de lo contrario comportarnos como un auténtico depredador capaz de cualquier cosa con tal de alcanzar el objetivo.

Como decía, Hitman: Absolution no es un juego malo, para aquellos jugadores que hicieran su primera toma de contacto con la serie con el, porque para los que acompañamos al Agente 47 desde sus inicios supone un claro paso atrás. Además de descubrir la traición de Diana, también descubrimos cómo sus creadores traicionaron algunas de las características más molonas de las aventuras de 47.

De acuerdo, mantiene su personalidad sigilosa y parte de su encanto, estrena una dirección más cinematográfica y espectacular acorde a los tiempos y gustos actuales pero a cambio sacrifica algunas características clave, como por ejemplo el diseño de sus niveles. Vale, también hemos ganado en calidad visual y de detalle pero ¿dónde han quedado aquellos niveles gigantescos y repletos de posibilidades que vimos en entregas anteriores? Niveles donde sabías cómo y con que equipo entrabas pero nunca sabías cuándo y cómo ibas a terminar. Ese componente de exploración y de investigación enriquecía mucho a esta serie.

Hitman: Absolution

Además de mutilar los niveles con esos escenarios fraccionados y lineales, prescindir de otra de las características más llamativas de la serie y sobre todo, tan representativa de un asesino a sueldo como 47, fue lo que terminó de rematar la faena. No poder seleccionar de forma previa nuestro equipo y arsenal antes de una misión fue para nosotros un error bastante gordo, un detalle que resta emoción, planificación y cierta profundidad. Haber disfrutado con detalles geniales como la posibilidad de llevar nuestro rifle de francotirador desmontado y oculto en una maleta, o tener un pequeño cobertizo con todas las armas que vamos recopilando durante toda la aventura para después seleccionarlas y utilizarlas en cualquier misión eran detalles geniales que inexplicablemente se ignoraron.

También nos sorprendieron de esta entrega cosas como encontrar armas preparadas y listas en lugares clave. Imaginad por un momento y como ejemplo: os encargan eliminar a un jefe de la mafia fuertemente vigilado. El objetivo en cuestión suele tomar el sol en la terraza de su mansión, pues bien, casualidades de la vida encontramos en el edificio de enfrente un rifle con mira telescópica montado y listo para disparar. Curioso y al mismo tiempo horrible. En entregas anteriores alcanzar a un objetivo a distancia era difícil, algo que dependía si previamente habías equipado tu rifle en tu equipo o si habías explorado con cautela el terreno enemigo lo suficiente como para hacerte con este tipo de arma.

Por supuesto todos conocemos el por qué de todo esto. El objetivo era crear un Hitman ambicioso a nivel visual que mantuviera su personalidad sigilosa (menos mal que por lo menos no lo convirtieron en un Uncharted) pero al mismo tiempo se sintiera actual, con mecánicas más accesibles y atractivas para el gran público: escenarios más pequeños, guiados y divididos en partes para que el jugador manco no se perdiera y después un look cinematográfico para que en algunos momentos parezca que estamos viendo una peli mientras jugamos.

Algo bueno de todo esto es que Hitman: Absolution sirvió para mostrarnos a un 47 un poco más definido, sacó el lado más personal del asesino y también algunas frases de diálogo (el protagonista de esta serie no se caracteriza precisamente por sus parrafadas) No obstante ya se sabe, a buen entendedor pocas palabras bastan y una imagen vale más que mil palabras.

 

 

 

Etiquetas IO Interactive

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

13 comentarios

Comentar
  1. voyevodus 16 de abril de 2015 a las 10:58 Responder

    Jajajjaaja.
    Gran texto. A mí me gustó (sin más) el juego, no me parece el peor Hitman de todos ni mucho menos, y gracias a Absolution (y a los despropósitos de Sam Fisher la ya pasada generación), ahora mismo, por detrás de MGS tenemos a 47, cuando antes era el tercero en el escalafón.
    Repelente de pájaros, tabla para salchichón, posavasos, calzador… siento curiosidad por los usos venideros para los juegos que metas en la sección jajajajajaja.

  2. RUBIO 16 de abril de 2015 a las 17:56 Responder

    Bueno, puede no ser el peor según cómo lo mires. Si nos centramos en posibilidades, libertad de movimiento, escenarios y “encargos” no está a la altura de Silent Assassin y Blood Money, desde mi modesta opinión las dos mejores entregas de la serie, aunque pasarán los años y seguiré quedándome con el primero de todos, Codename 47.
    Si nos ceñimos al apartado visual y a la profundidad argumental Bloodmoney destaca sobre todos pero cuando sus desarrolladores dijeron que este juego iba a ser el más ambicioso de la saga, esa ambición tenía que haberse llevado a todas las virtudes de la serie, no mantener simplemente el sigilo por los pelos y maquillar todo con un acabado gráfico mejor.

    Veremos a ver qué se me ocurre Voyevodus, todo el mundo merece una “segunda oportunidad”

    Un abrazo

  3. Victor Bombien 17 de abril de 2015 a las 00:27 Responder

    Uff me he asustado un poco al leer el artículo ya que lo tengo en mi lista de futuribles (está comprado y todo) pero no saco el tiempo para jugarlo! Está muy baratito ya este juego.

  4. RUBIO 17 de abril de 2015 a las 08:13 Responder

    ¡Qué pasa Victor!

    No te preocupes mucho, si no has jugado a entregas anteriores Hitman: Absolution seguro que te gusta, no es un juego malo, pero si eres un gran seguidor de 47 apreciarás y echarás de menos esas cosas que comento en el articulo. Aún así seguro que te entretiene, la historia está bien, el apartado gráfico es el mejor de la saga y tiene algún momento chulo como el encuentro con las Santas. El modo Contratos quizá te enganche alargando su vida un poco más.
    La pena es que no hayan introducido al menos uno de esos extensos niveles tan característicos y siendo un asesino a sueldo clama al cielo no poder preparar tu equipo antes de una misión. Estos dos detalles hacen que el juego sea menos rejugable. En entregas anteriores jugabas una misión varias veces para llevarla a acabo de distinta forma accediendo al objetivo por otro lado del mapa y utilizando otro tipo de armas, esto permitía crear un poco tu estrategia antes de un encargo. De hecho, muchas veces volvías a jugar una misión para ver al completo todo el nivel y descubrir todas sus posibilidades.

    No obstante juégalo, juzga tú mismo y luego me cuentas. Así intercambiamos impresiones.

    Un abrazo!

  5. Victor Bombien 17 de abril de 2015 a las 13:32 Responder

    Lo malo es que soy bastante fan de la saga, yo también empecé con el primer hitman (donde precisamente la primera misión era la del maletín si no recuerdo mal y la segunda misión la de matar a un chino guardando la pipa en el lavabo al más estilo padrino 1) así que veremos a ver que me encuentro…

  6. RUBIO 17 de abril de 2015 a las 14:48 Responder

    Bueno, decepcionante tampoco es la palabra. Cuando lo juegas lo disfrutas porque es un Hitman y mantiene sus cosas: el sigilo, los disfraces, el protagonista, los encargos y la originalidad con la que los llevamos a cabo… El caso es que cuando llevas un rato jugando echas en falta el tema del equipo y los mapas grandes. Después también descubres que no puedes espiar por las cerraduras y el tema de las armas en lugares clave… detalles que molestan
    Es cierto que por ejemplo mejora el control y el apuntado, algo que había que pulir un poco. Hitman es una saga de PC y en el paso a consola el control se resentía un poco.
    También introduce una barra de tiempo bala y otra que nos permite pasar desapercibido cuando llevamos un disfraz, ya que estos no son infalibles y el medidor de sospecha de Silent Assassin a veces era cuestionable. Estas dos últimas novedades quizá para algunos sean un acierto, personalmente opino que me sobran. Hubiera preferido mil veces poder perderme y explorar las posibilidades de un escenario y poder quitar o poner un silenciador antes de una misión. En mi opinión Blood Money mantiene el primer puesto.

  7. voyevodus 17 de abril de 2015 a las 19:05 Responder

    Bueno, este no ha sido el Hitman peor parado de todos en medios medio decentes como Edge o IGN USA pero, en cualquier caso, quería decir que no me parece tampoco un juego para calzar mesas jajajajaja.

    En este último, que yo diría además que es de los más largos sino el que más, los tiroteos y todos los componentes de acción están más pulidos que en ninguno, y a pesar de la amplitud de los escenarios de los anteriores (que la verdad es que confundo entre ellos, pero creo que fueron el 2 y el 3 los que jugué, este último, que no terminé, con un control que ni en un juego de NES), nunca me pareció que su sigilo fuera de primerísimo nivel. Los patrones de los enemigos, en mi humilde opinión, eran más simples que en Splinter Cell y mucho más simples que en MGS2, y a pesar de lo supuestamente elaborado de tu estrategia para hacerlo todo correcto, con tu equipo bien escogido y habiéndote hecho con el primer disfraz, todo me parecía muy sota, caballo, rey.

    Como bien sabemos todos, existen una serie de modus operandi más o menos universales para superar las fases de los juegos de sigilo. Por supuesto, ni cuenta ni vale lo de liarse a tiros. Una de ellas, muy habitual, es despejar cada zona de enemigos uno a uno sin alertarlos para después, con el escenario vacío, explorarlo a tu antojo de arriba a abajo o ir a por tu objetivo (que no tiene por qué ser un enemigo), y esto suele ser más complejo que superar los niveles simplemente sin que te descubran. Lo bueno de Hitman es que podías superar las fases mejor todavía, consiguiendo objetos y disfraces para hacer pequeños progresos e ir cerrando el círculo con tu objetivo, pero también es cierto que si optabas por la vía de eliminar a todos uno por uno se hacía más fácil y simple que ninguno.

    El sigilo chirriaba un poco, pero ya que ni el 10% de los jugadores que juegan lo hacían por esa vía, se han dedicado a adaptar los atributos de la calva de 47 a estos tiempos de plomo en oferta y han mejorado lo que son los tiros. Y en ese sentido este es el mejor Hitman de todos. A mí también me jode, pero peor parado ha salido Sam Fisher con sus nuevas coreografías Go Go Power Rangers saliendo de las coberturas para eliminar enemigos.

  8. RUBIO 18 de abril de 2015 a las 09:50 Responder

    Depende de la complejidad de la misión, de hecho, en Hitman el tema del disfraz es una característica con una profundidad mayor de lo que parece. Efectivamente en algunas puede ser suficiente hacerte con una sola apariencia pero en otras hay una gran variedad de roles que podemos interpretar una vez nos hemos hecho con la vestimenta concreta y esto nos permite “escalar” dentro de un nivel. Esto nos puede permitir acceder a un lugar clave, completar una parte de la misión, conseguir un objeto o arma importante, acercarnos a nuestro objetivo, incluso eliminarlo cara a cara con una apariencia de su confianza, sin un solo disparo y sin levantar sospecha alguna, algo que resulta complicado. Lo bueno de todo esto es que en esa escalada, ese método para cercar a nuestra presa, nos hemos disfrazado varias veces y de distinta forma para conseguirlo: de personal de mantenimiento, de camarero, de guardaespaldas, de cirujano… hay muchas posibilidades y cada disfraz puede ser una puerta, el siguiente paso o la solución para acabar con nuestra victima.

    El patrón de los enemigos pueden resultar simple comparados con MG pero en absoluto me parecen demasiado fáciles, dependiendo de donde estemos en un nivel son más sensibles o sospechan más. Por ejemplo si queremos acceder a una mansión, los guardas que estén fuera de la casa nos avisarán de que no podemos acceder a la mansión y nos obligarán a marcharnos de las inmediaciones. En cambio si conseguimos colarnos en el interior y sin un disfraz abrirán fuego sin contemplaciones, incluso si vamos disfrazados y estamos en un lugar delicado o cerca del objetivo sospecharán si nuestro disfraz no es acorde al del lugar o las personas de ese entorno.Por supuesto todos tienen sus movimientos y rutas.

  9. voyevodus 18 de abril de 2015 a las 13:13 Responder

    Correcto correcto, no digo que sean simples, sino que eran más simples que en SP y MGS. Respecto a los disfraces, igual, por eso decía “el primero”. Era lo que me parecía algo más chungo si no habías elegido bien el equipo, el tramo hasta que te hacías con el primer disfraz, habitualmente.
    Sugiero unos cuantos títulos que son “dignos” de esta sección sin ningún tipo de duda en mi opinión. Ahí van las joyas, que recuerdo más por ser más modernas, pero me dejo muchos más…

    -DMC 2
    -Assassin´s Creed
    -Ninja Gaiden 3
    -Castlevania LOS 2

    El primero fue el único que tuve pelotas a terminar.

Publicar un nuevo comentario