Brink

Juegos que merecen una “segunda oportunidad”: Brink

Desde que decidimos crear esta sección, sabíamos que este videojuego iba a ser un protagonista incuestionable, nos defraudó tanto que ya no podíamos esperar más a concederle este breve, y último, momento de gloria.

Nos encantan los juegos de disparos en primera persona a pesar de que durante los últimos años hemos sufrido una saturación importante. A pesar de ello, siempre permanecemos muy atentos a las novedades que ofrece este género.

Es por eso que en su momento, cuando se anunció Brink, el juego de Splash Damage consiguió captar nuestra atención poderosamente. Un título que fue presentado desde el principio como una auténtica revolución en el mundo de los FPS, concretamente en la idea o concepto que hasta ahora existía de los modos multijugador. Un videojuego capaz de aunar modo campaña, cooperativo y multijugador. La verdad es que sonaba bien, pero no.

A nosotros nos tocó la fibra por su estilo desenfadado y sus amplias opciones de personalización, características por las que nos recordaba mucho a nuestro querido Time Splitters 2, un juego al que dedicamos muchas horas de vicio multijugador a pantalla partida y a cuatro mandos. Por cierto, su modo campaña era también estupendo.

Brink

Brink también alardeaba de otras virtudes que aparentemente lo hacían distinto o especial. Su dinámica de movimiento basado en el sistema SMART (Smooth Movement Across Random Terrain) permitía a los jugadores realizar fácilmente y de manera intuitiva una gran variedad de movimientos acrobáticos tipo parkour. Este detalle prometía unos tiroteos espectaculares con un mayor dinamismo y un ritmo de acción más rápido.

La cantidad de opciones para personalizar los personajes era bastante amplia, tanto que resultaba difícil que te parecieras al vecino de enfrente. Pero también es cierto que todas esas combinaciones y modificaciones en vestuario, apariencia y armas simplemente cumplían un cometido visual o estético.

Su modo multijugador resultaba entretenido, un rato, jugando con amigos eso sí porque con otros jugadores la diversión era mucho más volátil, por aquello del compromiso y el trabajo en equipo con desconocidos.

El problema de Brink es que anunció su llegada pegando demasiadas voces y pavoneándose de estas virtudes, que no son malas todo hay que decirlo, pero finalmente se confirmó aquello de perro ladrador… Técnicamente no podía competir con los más grandes pero tampoco podía hacerlo a nivel jugable. Su sistema de movimientos del que presumía y tanto prometía, al final apenas tenía relevancia durante la partida. Su modo campaña en solitario, además de resultar simple en cuanto argumento, era una opción completamente descartable ya que la inteligencia de los bots podía acabar con la paciencia del más pintado.

Esa supuesta revolución de la que tanto hablaban sus creadores se difuminó completamente con las primeras horas de partida. Una lástima, no volvimos a jugarlo nunca más pero conseguimos darle esa segunda oportunidad que todo videojuego malote se merece.

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

4 comentarios

Comentar
  1. voyevodus 17 de Febrero de 2015 a las 19:02 Responder

    Ya desde antes de salir se veía que este juego tenía gato encerrado. Para analizarlo no se distribuyó ninguna copia… había que ir a Londres a jugarlo!!!!

    Un ilustre director del sector me ofreció ir a analizarlo para su revista… por los motivos que fueran tuve que desestimar su propuesta. Lo que me llamó la atención fue la cantidad de 8s que vi para este juego después. Típica nota con la que es difícil pillarse los dedos. Que cada uno saque sus propias conclusiones…

    Abrazo.

  2. BladeRunner 20 de Abril de 2015 a las 14:24 Responder

    Al Hitman lo has puesto a calzar mesas pero a este … Lo has ahorcao!! La verdad es que se lo merece, muchos ojos puestos en este juego para que luego fuese una decepción… Rácano en modos de juego ( creo recordar que no tenia modo historia, era como todo con mods y online ) cutrecillo a mas no poder y poca diversión . Si Brink fuese persona apetecería darle un bofetón .

Publicar un nuevo comentario