I LOVE: GOLDENEYE

Goldeneye
  • 1997
  • Nintendo 64
  • Rare
  • Nintendo

 

 

Rare en estado puro

 

Me detengo durante un momento para descansar la vista, apoyo el mando sobre la superficie de la mesa y en un instante de meditación retrospectiva me pongo a pensar en todos los videojuegos a los que he jugado, que a mis 36 octubres son ya unos cuantos. Emergen infinidad de títulos y de forma casi mágica consiguen alinearse por encima de una larga lista aquellos que más me han marcado. Goldeneye de Nintendo 64 es uno de ellos.

Han pasado 21 años desde su lanzamiento y todavía hoy sigo recordándolo como un videojuego tremendo. En su interior esconde detalles que no he vuelto a ver en un género que adoro y cuyo monstruoso crecimiento solamente es comparable a todas las horas de juego que dediqué a esta obra maestra de Rare.

Hubo un tiempo, no hace mucho, en el que los buenos juegos de disparos en primera persona solamente parecían ser jurisdicción del territorio PC. Doom, Quake, Wolfenstein, Duke Nukem… referentes entre los amantes de un género que tenían muy claro dónde se gestaban los buenos shooters. Y la primera norma para éstos es que un juego de disparos en primera persona debe jugarse con teclado y ratón. Razón no les falta pero Goldeneye llegó para acribillar esta norma.

 

Son muchos los detalles y las características que, 21 años después, siguen haciendo de Goldeneye un videojuego inolvidable. Introdujo innovadoras mecánicas, un acabado gráfico impresionante para la época y un modo multijugador divertidísimo. También hay que destacar su pionero sistema de reacciones corporales por impactos de bala, el uso del rifle de francotirador, reflejos en baja resolución sobre superficies brillantes, uso de armas a dos manos, efecto realista de las balas sobre los escenarios y un innovador trabajo en el diseño de misiones e IA de los enemigos que provocó que los dueños originales de Valve, en 1998, tuvieran que rehacer un montón de cosas de su querido Half-Life.

Su acertada jugabilidad mezcla de forma brillante acción y exploración a través de enormes y variados escenarios introduciendo mecánicas de sigilo que incrementan la táctica sobre las situaciones y los enemigos. Hoy en día en la mayoría de FPS’s prescinden de estrategia y profundidad jugable dentro de su fórmula. Goldeneye permite crear emboscadas, espiar, disparar a través de las ventanas y las puertas (dependiendo del arma utilizada), brinda la posibilidad de incapacitar cámaras de vigilancia con nuestros disparos para abrir una brecha e introduce otros elementos innovadores como el sistema de alarmas que activan los guardias cuando descubren a Bond. Estas mecánicas se enriquecían aún más con detalles como el sistema que contabiliza nuestros disparos, el cual considera que dos disparos de pistola es un sigilo aceptable y una ráfaga de fusil de asalto sirve para atraer a los guardias hasta nuestra posición.

En aquella época casi todo se basaba en disparar y encontrar una llave para abrir la siguiente puerta o salir del nivel, y aunque en esencia Goldeneye se basa en lo mismo, el juego de Rare enriquecía la fórmula con decodificadores, módems y otros artilugios como el reloj láser, las minas por control remoto y la cámara de fotos. Estos aparatos y el uso de algunas armas especiales o desbloqueables generaban interesantes variaciones en el ritmo de la acción de los niveles, y en algunos de ellos se conseguía una densidad realmente buena.

 

Si algo tenía de revolucionario Goldeneye era la libertad que tenía el jugador a la hora de aventurarse por un escenario con diferentes objetivos y varias rutas para completar la misión. A menudo sus creadores cuentan que Mario 64 los inspiró en términos de variedad y diseño de objetivos, de hecho el propio Miyamoto actuó como consejero durante el desarrollo. El resultado fue un espacio interesante, con muchos objetivos y multitud de enemigos bien repartidos. Muchos de los niveles del juego tienen un toque realista y no lineal, con estancias o rutas que no tienen relevancia para la misión, sin embargo contribuyen a crear sensación de libertad y realismo, un detalle que sin duda ayudó enormemente al éxito del juego. Sus creadores diseñaron primero los escenarios del juego y no un camino predeterminado a modo de “pasillo”. Todos los mapas fueron construidos con sus edificios, caminos, cámaras, parapetos, etc y una vez terminados colocaban al jugador sobre el terreno sin pensar una ruta predefinida, otro detalle que también supuso una gran novedad en el momento.

La posibilidad de jugar enfrentándonos directamente a los soldados o intentar superar los niveles de una manera sigilosa, rompiendo cámaras o usando armas con silenciador, era una alternativa que enriquecía la acción y conseguía que el juego fuera enormemente rejugable, gracias también a los niveles de dificultad, un variado arsenal con inolvidables armas especiales y otros “cheats” que íbamos desbloqueando. El hecho que pudiéramos escoger la forma de jugar un nivel y beneficiarnos de pensar antes de disparar a cada paso, fomentando de este modo la estrategia, sin duda fue otro gran motivo de su éxito. También hay que recordar que en el nivel más alto de dificultad el juego nos obligaba a acceder a zonas del escenario que no visitábamos en el modo fácil o medio.

En algunos niveles podíamos utilizar hasta un tanque

 

En su momento la IA del juego sorprendía, sobre todo si la comparábamos con otros títulos de su categoría, introduciendo enemigos que reaccionaban a los movimientos y acciones del jugador de forma inteligente, con guardias que hacen rondas e intentan alcanzar sus propios objetivos (disparan, activan una alarma o simplemente intentan sobrevivir) El hecho de sorprender a tres soldados y que cada uno reaccione de forma distinta al mismo tiempo, por ejemplo uno dispara, otro corre hacia una alarma y otro lanza una granada, es un detalle que habla por sí solo de su innovación en la IA. Dentro de la acción de siempre dispara, mata, dispara mata… el juego era capaz de plantear un dilema genial: a quién matar primero. Goldeneye no era otro juego de disparos en primera persona más de finales de los 90, introducía en la clásica ensalada de tiros una cantidad de táctica y estrategia que hoy apenas se ve. Era capaz de mostrar al jugador mecánicas y situaciones para poner a prueba la IA marcando una diferencia en la jugabilidad gracias a estos detalles y al uso del sigilo.

Goldeneye está considerado como uno de los mejores títulos de disparos en primera persona de todos los tiempos y también uno de los mejores juegos de la historia, por encima incluso de Perfect Dark, el sucesor espiritual que técnicamente conseguía mejorar todo aquello que parecía inmejorable. Su impresionante diseño, sus increíbles detalles y una eterna fuente de diversión en forma de un brillante multijugador consiguieron aumentar aún más a una prestigiosa Rare que a día de hoy seguimos echando en falta.

 

 

Etiquetas I LOVE...

Comparte este artículo

COBRA

Me gustan los videojuegos que tienen una buena historia que contar. Soy un jugador de acción, adoro los disparos y las explosiones. Si tienes problemas ¡vuélalos por los aires!

Sin comentarios

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.