Jet Set Radio

Especial Jet Set Radio

Nos gustan los videojuegos, de eso no hay duda. No para jugar un fin de semana con los amigos, tampoco para estar hasta las 4 de la madrugada haciendo headshots online, ni seguramente tampoco para pasar las horas muertas entre origen y destino. Bueno, quizás de vez en cuando hagamos algo de lo anterior, pero lo que más nos pierde es encerrarnos en casa, solos el mando, la pantalla y yo, y jugar. Sin parar, sin ducharse, comiendo cualquier cosa, sin afeitarse (barba para chicos, piernas para chicas), sin tregua para la vejiga. Porque nosotros somos de otro pasta (y ellos también), jugamos por necesidad, por puro egoísmo, crecimos cuando esto no era cool y quizás por eso ahora nos sintamos, a ratos, un poco perdidos entre de tanto cambio y tanto juego vende-millones sin alma del que todos los medios hablan. Pero seamos sinceros, cada vez nos cuesta más el reencontrarnos con aquella sensación única que, años atrás, nos transmitía videojuego tras videojuego. Cada vez nos cuesta más dar con uno de aquellos títulos que nos haga cenar con ansia para volver al vicio. Quizás sea por culpa nuestra, que llevamos demasiadas horas encima pulsando botones, o quizás la culpa sea del mercado, o un poco de cada, no lo sé. Pero tras todo esto, tras completar Alex Kidd, Baroque, Tombi, ODT, Final Fantasy VII, Klonoa, Shenmue; tras pasar de Master System a MegaDrive, de MegaDrive a PS1 y de PS1 a otras tantas, tras salvar el mundo de mil maneras diferentes, tras todo esto y por pura casualidad del destino… probamos Jet Set Radio.

El juego no fue un superventas en su día, ya sabéis, el original de Dreamcast. Tampoco lo fue su secuela, JSR: Future, que salió para la primera Xbox. Y el spin-off para Game Boy Advance no deja de ser eso… basura. Estamos ante un juego que sí, todos conocemos, pero pocos lo hemos probado en profundidad. Jet Set Radio es, pese a lo llamativo de sus colores, fácil de obviar y hasta hace bien poco difícil de jugar, porque tener una Dreamcast o una Xbox en casa no es lo habitual, pero todos tenemos una PS3, una Xbox 360, una PS Vita o un PC con Windows, plataformas para las que está disponible la versión HD del original. Eso sí, para jugar a la secuela no tendréis otra que comprar el de Xbox de segunda mano, un mal menor, no son muy caros.

Jet Set Radio

Jet Set Radio es el juego que, con permiso de Slap Happy Rhythm Busters y los personajes de Fear Effect (ambos lanzados originalmente para PS1), puede presumir de ser el primero en usar la técnica cel-shading y, más importante aún, de ser quien popularizó e hizo cátedra de ella. Desde entonces muchos lo han intentado, otros tantos lo han envidiado, y al final todos han acabado por rendirse, porque no hay manera de cambiar eso, se puso el nivel muy alto, demasiado, tanto que desde entonces nadie ha logrado jamás ser tan molón. Jet Set Radio es, sin duda, el juego más cool de la historia, y ese es un honor que va mucho más allá de cualquier numero o registro. Porque es como la piedra filosofal, la eterna juventud, ser el primero en hacer un 900. No hay nada como ser cool y ahí la obra de Smilebit (“““actual Sega Sports Japan”””) sigue joven, pese a los casi 14 años que lleva en sus espaldas, y no por su apartado gráfico (que también), sino por la energía que irradia en cuerpo entero, de uñas de los pies a puntas abiertas del pelo, pasando por la banda sonora, la jugabilidad, el entorno. Estamos en una Tokio moderna, aunque no me atrevo a decir futurista, llamada Tokyo-to y sí, patinaremos por lo más trendy de la ciudad, por zonas inspiradas en los actuales barrios de Shinjuku, Akihabara y Ikekuburo, y como no, también patinaremos por la esquina donde Forever 21, en pleno Shibuya.

Jet Set Radio

Pero dejémonos de palabrería y vayamos al grano…. ¿Qué es Jet Set Radio?

  • En la portada sale un tipo con patines en línea y un spray en la mano… ¿es entonces un juego de patinaje al estilo Tony Hawk o Aggressive Inline?

Para nada.

  • Mmm… ¿es entonces un juego de arte callejero y grafiti a lo Marc Ecko’s?

Frío, helado.

  • Esto… ¿no será acaso un juego de velocidad parecido a Sonic Riders?

Hahah — perdón.

  • Dime, ¡¿qué **** es JSR entonces?!

Un tributo a la adolescencia, al amor salvador de la juventud, a la búsqueda de la rebelión con la belleza como arma —

  • Bla, bla, bla… ¿Déjate de ñoñerías, quieres?

Vale, lo siento, esto… bueno, el juego no es nada del otro mundo, es solo una aventura dividida en misiones. Los patines son nuestro medio de transporte, los spray son nuestra espada, y la ciudad de Tokio es nuestro campo de batalla donde debemos vencer al sistema, a la gran corporación que lo controla. Así que nada, nos tocará derrotar a jefazos, también a enemigos de medio pelo, ir de un lugar a otro de la ciudad, pintaremos grafitis (pulsando un solo botón, ya lo he dicho, el juego no va de hacer pintadas) y todo eso patinando Tokyo-to arriba, Tokyo-to abajo, haciendo algún grind sí, pero poco más, como ya he dicho también, este juego no va de hacer piruetas. Aunque tenemos nitro, para correr más, y podemos saltar, algo vital ya que en nuestro camino habrá mucho plataformeo…

  • ¡¿Cómo?! ¿¿Plataformas con patines – que locura!!

Así es, en este juego es un habitual el detenernos y mover los ojos la cámara en búsqueda de la manera de llegar a tal saliente o a tal azotea. Deberemos encadenar saltos y grinds, rebotar en las paredes y coger carrerilla para realizar saltos precisos… en ocasiones caeremos al vació y es que, tal como parece, este es un juego difícil, de habilidad en el sentido estricto de la palabra, de que uno acaba por saberse de memoria los escenarios y las rutas para ir Tokyo-to arriba, Tokyo-to abajo. Por suerte, tanto personajes como escenarios son muy molones, sobrecargados visualmente de un modo casi enfermizo, y la banda sonora… que decir de ella, es genialmente cool, Cibo Matto, Guitar Vader, Rob Zombie,… las composiciones de Hideki Naganuma. Os lo aseguro, os descargareis compraréis la BSO nada más completar el juego, incluso antes.

Cool, Cool, Cool, Cool, Cool, Cool, Cool, Cool, Cool, Cool, Cool, Cool, —– Lo sé, he repetido la palabra varias veces a lo largo del texto, pero es que es el término que mejor define al juego y a todo lo que le rodea. PATINAR + TOKIO + CIBO MATTO + SEGA + GRAFITI + CEL-SHADING + FOREVER 21 + LOVE = cool = ¡JSR! Lo sé, la molonidad de estos términos está estrechamente unida a un fenómeno de idealización juvenil, pero es eso lo que compone cada uno de los pixeles de este juego. Aquí no se tienen en cuenta los grandes nombres de nuestra sociedad, no hay lugar para Shakespeares, Freuds, ni Vivaldis, esto es Sega, puro arcade, pura diversión, pura rebelión; a lo nuestro. Jet Set Radio nos hará recordar eso precisamente, porque estamos en esto, que nos encanta jugar.

Etiquetas SEGA

Comparte este artículo

Ginger

Colaborador de BornToPlay. Me encanta esto. De todo tipo. De no haber existido los videojuegos supongo no habría tenido esa motivación extra para lograr ser el espermatozoide mas rápido. Estaba impaciente por jugar a Sega Master System.

10 comentarios

Comentar
  1. RUBIO 5 de Febrero de 2014 a las 10:15 Responder

    Bravo Ginger, me ha gustado mucho este especial. En la primera parte del texto me siento identificado con lo que plasman tus palabras. Cada vez es más complicado encontrar uno de esos videojuegos que te ilusione de verdad, de esos que cuando no estás jugando y estás en la calle, en el curro o con los colegas sigue en tus pensamientos y estás deseando llegar a casa para enchufarlo. Esa sensación de no encontrar tu sitio en los catálogos actuales provocándote esa impresión de vacio, perdido e incomprendido “jugablemente” hablando también la conozco.

    Y qué decir de Jet Set Radio, a tu pequeño gran tributo yo añadiría que es uno de los videojuegos más representativos de Dreamcast, uno de esos juegos que contribuyeron notablemente con su gran estilo a la magia única que desprendía la consola de Sega y su catálogo inolvidable. Junto a XIII y The Wind Waker para mi es de lo mejor que se ha hecho en Cel-shading, una técnica y un acabado que me dejó prendado desde el primer día a pesar de todos los detractores que tuvo.

    Un saludo Ginger

  2. malevolus 5 de Febrero de 2014 a las 21:24 Responder

    no e llegado a jugarlo nunca xo conozco lo suficiente como xa saber q es uno de esos videojugos diferentes, de esos q saben destacar entre 1millón.
    Como dice el autor Jet set radio es uno de esos juegos que parece no pasa el tiempo por ellos, sigues viendolo igual de cañero q el primer día, algo que muxos buscan xo muy pocos consiguen

    saludoss

  3. Ginger 6 de Febrero de 2014 a las 12:02 Responder

    Tienes razón Rubio, me ha faltado hacer mención a Dreamcast y a como JSR fue uno de esos juegos representativos de la consola, por su estilo y por la imagen que proyecta. Lo cierto es que, aunque en su momento la desee mucho, nunca he tenido una Dreamcast, básicamente porque gran parte de sus grandes exclusivas (JSR, Headhunter, los Sonic Adventure, Crazy Taxi, Space Channel, Shenmue, Virtua Tennis, MSR, Sega GT, Resident Evil CV, Rez, Virtua Fighter, Ecco, Soul Calibur, Skies of Arcadia, Phantasy Star, Virtua Striker, 18 Wheleer, HOTD etc.) acabaron llegando a otras plataformas. Aún y así, me gustaría comprármela en algún momento, por puro romanticismo, porque es muy cool, y también para jugar a alguna de las exclusivas que se quedaron ahí (Blue Stinger, Toy Commander, Sonic Shuffle, Sega Rally 2, Red Dog, TrickStyle, Wacky Races, Carrier, D2, Omikron, Napple Tale, etc.) 🙂

  4. RUBIO 6 de Febrero de 2014 a las 12:33 Responder

    Siempre digo que conservar una Dreamcast es como el que tiene un gran coche clásico en el garaje. Aunque muchas exclusivas de las que comentas llegaron a otras plataformas, las primeras entregas de Shenmue y Soul Calibur se mantuvieron siempre fieles a “Katana” que por cierto para mi gusto son las mejores. Si es cierto que el juegazo de Namco llegó al bazar de Xbox 360 pero eso ocurrió tarde.
    Solamente por jugar a Toy Commander (uno de mis juegos favoritos) Blue Stinguer y Carrier ya tienes excusas más que suficientes para hacerte con una DC. También estaban por ahí Spawn: in The Demon’s Hand y Power Stone, juegazos.

    Un saludo

  5. Diego 6 de Febrero de 2014 a las 12:44 Responder

    oOOOOooohhh… qué grande, el Jet Set Radio, todavía recuerdo cuando lo jugué por primera vez, creo que fue con la demo mensual que incluía la revista Dreamcast oficial, pedazo revista por cierto, la recuerdo con cariño, fugaz como la consola blanca de SEGA.
    Estupenda reseña y una interesante reflexión personal.

  6. Ginger 8 de Febrero de 2014 a las 12:29 Responder

    Totalmente. Jo jugué a la versión HD hace poco y, según mi parecer, es mejor que el original. Es decir, es una excelente conversión, no como otras HD que han salido (Silent Hill 2/3….)., conserva todo el colorido y parece casi un juego de la actual generación. Incluso los controles se han mantenido sin cambios, lo que quiere decir que, de primeras, puede parecer algo incontrolable, pero es parte del encanto del juego. Si quieres un control más suave y “actual”, entonces tienes la secuela, Future, que es totalmente recomendable también:)

Publicar un nuevo comentario