El éxito y el daño causado por Call of Duty

Call of Duty

Hablar del éxito que ha generado la saga Call of Duty, uno de los FPS más importantes que existe, resulta sencillo y habitual. Aplaudir su excelente número de ventas anuales y anunciar que su multijugador sigue encabezando los puestos más altos dentro de la experiencia online siempre resulta agradable. Pero argumentar aquellos aspectos negativos que ha fomentado este videojuego en la industria, es otra cosa bien distinta y a menudo fuente de polémica entre multitud de jugadores, algunos de ellos sectarios que adoran a este videojuego con una devoción casi enfermiza.

Su llegada en el año 2003 revolucionó el género gracias a sus novedades (disparo desde el alza, gran ambientación bélica, multitud de enemigos y aliados en pantalla, etc) Sus entregas posteriores mantuvieron la popularidad y el éxito, pero fue en 2007, con la llegada de Call of Duty: Modern Warfare y la introducción de un gran y adictivo modo multijugador, una de las influencias más constantes en muchísimos videojuegos durante esta generación, cuando la fórmula CoD comenzó a explotarse sobremanera año tras año.

Este artículo viene inspirado por las recientes declaraciones que han lanzado los creadores de Red Orchestra en el medio PC Gamer, los cuales afirman que Call of Duty ha arruinado a una generación de jugadores de FPS. John Gibson, presidente de Tripwire Interactive, considera que el legado de CoD ha sido muy negativo. Según comenta, los shooters están mejorando, alejándose de esa experiencia guiada o “sobre raíles” y distanciándose de la sombra del cine de Hollywood gracias a la introducción de elementos propios de los RPG, algo que sin duda ha enriquecido al género, dotando de una mayor profundidad y complejidad a los disparos subjetivos.

Gibson se muestra decepcionado por el estado actual de los shooters multijugador y cuenta como cuando desarrollaba un Action Mode para Red Orchestra, tenían un grupo de jugadores hardcores de Call of Duty, a pesar de que la meta del estudio era crear un juego más accesible (Red Orchestra es un FPS realista) casualizarlo un poco, no hubo manera de que este grupo de jugadores disfrutara con una experiencia diferente y más realista. Sinceramente, no creo que estemos ante un caso de envidia provocado porque el vecino gana más dinero o triunfa más que yo.

La saga Call of Duty, en su día, revolucionó el género gracias a unas novedades muy concretas, a lo largo de su historia podemos destacar sus mayores logros: su llegada en 2003 tomando por todo lo alto el testigo de Medal of Honor, la temática actual de los conflictos y el brillante multijugador de Modern Warfare en 2007 y el lanzamiento en 2008 de una de las mejores entregas que se han hecho, World at War, la entrega que también introdujo el divertido modo zombi.

Después de todo esto, que no es poco, lo único que se ha hecho es marear la perdiz con nuevas entregas que no aportan absolutamente nada al género, presentando un nuevo videojuego de manera anual con la excusa de vendernos, otra vez , el mismo modo multijugador. Es aquí, en su mayor logro, donde efectivamente esta saga ha hecho daño, tanto a su género como a la industria del videojuego en general. Indirecta o directamente, según quién lo mire, también ha fomentado la importancia del modo multijugador por encima del modo historia de un videojuego.

Al género PFS ha conseguido obstruirlo, ralentizando su evolución, al igual que a muchos jugadores, como si no hubiera otras armas que disparar que no fueran las de esta saga. Menos mal que existen otros first person shooters como Halo, Condemned, Bioshock, Prey, Left 4 Dead, CoJ: Bound in Blood, Borderlands, Resistance, la serie Bad Company de Battlefield, Rage o el reciente Dishonored entre otros, que aportan algo de variedad y sabiduría entre tanta ineptitud. Pero como decía no solo ha ralentizado el avance del género FPS, también ha contagiado su mala política a otros estudios, ávidos por cosechar el mismo éxito, sirviendo como fuente de inspiración para muchos proyectos, surgiendo híbridos y modos multijugador que son calcos baratos. Algunos funcionan bien, pero al final lo que se consigue copiando la fórmula del vecino es que disfrutemos de una catálogo de videojuegos clónicos y sin personalidad. Esto ha sido una constante durante esta generación. Echad la cuenta y pensarlo, si por cada nueva entrega de Call of Duty hubiéramos tenido en su lugar un nuevo FPS, distinto y original como puede ser Dishonored, el género FPS quizá hubiera sido otra cosa en esta generación.

Alabo las virtudes de esta saga, las conozco muy bien porque las he experimentado y disfrutado durante todos estos años, al igual que su gran y adictivo multijugador, sin duda uno de los éxitos más notables de esta generación, todo hay que decirlo, pero yo también creo que estirar su éxito de la manera en que se ha hecho ha conseguido perjudicar al género y ha estancado a multitud de jugadores, los mismos que han contribuido a que esta saga se mantenga como un rey obsoleto empeñado en seguir sentándose cada año en el trono FPS, un trono que hay que ganarse como bien hizo en su momento. Pero ese puesto de honor hay que mantenerlo, y para conservarlo, a ojos de los que de verdad nos gusta este género, no basta con un modo multijugador, el mismo que cada año se nos presenta envuelto en un papel de regalo diferente. Se necesita algo más, aportar nuevas ideas, intentar mejorar las virtudes conseguidas, evolucionar, ofrecer modos campaña de calidad, que esos disparos estén bien justificados dentro de una buena historia y unos personajes creíbles. Este género puede ser más profundo y original de lo que algunos se creen y unos pocos juegos de esta generación, dentro de este género, así lo demuestran.

Call of Duty ha terminado convirtiéndose en un fenómeno multijugador parecido a Counter Strike, con una comunidad igual de potente o más y en muchos casos, igual de cerrada a nuevas propuestas.

 

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

10 comentarios

Comentar
  1. big_boss-kamy 16 de marzo de 2013 a las 15:52 Responder

    Wow increíble pensé que era el único que pensaba así, tengo amigos que son super viciados al Cod, a mi me gusta no te miento Pero con el tiempo se vuelve monótono, siempre lo mismo. Para mi, opinión personal, juego bélico de verdad la saga metal gear solid. O fps de toa la vida…. El counter XD. Muy bueno. 😉

  2. BladeRunner 17 de marzo de 2013 a las 12:48 Responder

    Gran articulo Rubio… y queria decir que aun no se por que sigue triunfando el online de los COD, llevo años y años analizando el fenomeno. Lo que hace la publicidad, o el casualismo, no tengo ni idea…pero no le veo la gracia ir por un pasillo pegandose tiros con otros tios la verdad.

  3. BenjaminV 23 de marzo de 2013 a las 05:30 Responder

    Es un sentimiento agridulce porque por una parte amo las primeras entregas de CoD y por otra creo que los “Padrotes” del titulo lo han prostituido mas de la cuenta.
    Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta es que si no fuera por los multijugadores de CoD, aun veriamos el Counter Strike 1.6 como el rey y señor de los multiplayer.

  4. Pulgar-Sito 11 de abril de 2013 a las 17:11 Responder

    He sido un buen seguidor de la saga “COD” hasta el famoso “Modern Warfare 2”. A partir de entonces, y tras la manía de Activison de lanzar uno cada año idéntico a su predecesor, la saga ha ido perdiendo calidad y se ha vuelto repetitiva “a más no poder”. Estoy muy de acuerdo con el artículo; se merece un 10.

  5. RUBIO 11 de abril de 2013 a las 17:53 Responder

    Hola Pulgar-Cito,

    Me alegra que te haya gustado el artículo. A ver si con un poco de suerte la próxima vez que hablemos de CoD sea para alabar las características de una nueva entrega buena de verdad, con innovación y renovada de pies a cabeza.

  6. Laura 9 de junio de 2013 a las 00:56 Responder

    He de admitir que yo no disfruto con los juegos de disparos en primera persona, más que nada porque soy una total inepta jajaja, pero me alegra ver que no soy la única que piensa esto del CoD. Ese, los fifas y los pros son ventas que nunca llegaré a entender…

    He leído por ahí que el goldeneye (fíjate la tira de años que hace desde su lanzamiento) es uno de los mejores shooters que se hayan hecho, y me extrañó bastante porque los videojuegos basados en películas no tienen fama de ser muy buenos (y merecida).

    Aun no lo he probado, y aunque no me guste el género, tiene tantas ideas frescas que no se han vuelto a incluir en otros shooters que me ha picado bastante la curiosidad.

  7. RUBIO 9 de junio de 2013 a las 10:05 Responder

    Hola de nuevo Laura,

    Así me gusta, que cojas con ganas tu llegada al blog jeje. Para nosotros es un placer tener por aquí gente nueva y más aún gente sabia como tú.
    A mi el género FPS me gusta mucho aunque sí es cierto que con la sobresaturación que tenemos encontrar uno que de verdad destaque es bastante difícil. Respecto a los FIFA y los PRO me ocurre un poco lo que a ti, no soy muy aficionado a ellos.
    Goldeneye, buuuff… puedo asegurarte que es uno de los videojuegos al que más horas de mi vida he dedicado. Su principal virtud, además de ser fiel al guión de la película, era su control creado para jugar desde el mando de N64. Una vez leí que cada disparo que hacías en este juego era un producto artesanal y es completamente cierto. Además fue pionero incorporando un sistema de daños en el cuerpo de los enemigos, fijando unos puntos concretos más letales que otros. Los soldados reaccionaban de manera diferente según en que parte del cuerpo les alcanzaras, ofreciéndonos unas animaciones al morir y al moverse nunca vistas. Pero si Goldeneye tenía algo rompedor, aparte de su apartad técnico y sus geniales detalles, eso eran sus niveles. Sus desarrolladores diseñaron primero los escenarios del juego y no un camino prefijado a modo de “pasillo”. Construyeron todos los mapas con sus edificios, caminos, cámaras, parapetos, etc y una vez terminados, colocaban al jugador sobre el terreno. Bueno y su multijugador a pantalla partida… inolvidable.
    Vaya cháchara que te he soltado jeje.

    Un saludo

Publicar un nuevo comentario