El confesionario del jugador

El confesionario: pecadores del videojuego

Hermanos. Hace algún tiempo, os invitamos a que os confesarais como jugadores pecadores que sois. Todos lo somos un poco, por eso debemos reconocer todas las faltas que arrastramos cada mañana según nos levantamos, esas que nos acompañan durante todo el día y aquellas que irán llegando de poco en poco, sumándose a nuestro historial.

Falta de tiempo, vicio insuperable con otros juegos, fanatismos, pérdida de fe, prejuicios… Todo este cúmulo de circunstancias pueden llevarnos a caminar por la senda tenebrosa convirtiéndonos en un jugador monotema, desconfiado y retraído. Ojalá esta fuera la única amenaza a la que se enfrenta la fe del buen jugador.

La falta de tiempo y de medios son inclemencias a las que los jugadores hacemos frente cada día, pero hermanos, nunca olvidemos aquellas deudas con esos juegos o géneros olvidados, aquellos que nunca llegamos a jugar o terminar. Esa saga que decidimos dejar pasar cuando medio mundo hablaba de ella. Todavía hoy para nosotros son unos completos desconocidos que aguardan nuestro cálido abrazo. Nuestro mando siempre será la llave hacia esos mundos inexplorados.

Mandos

Todas esas cuentas pendientes nos aguardan y aunque a veces parecen perderse en el olvido, más aún cuando saltamos de generación, antes o después vuelven para atormentarnos y recordarnos su nombre, su historia. Aquella que no llegamos a descubrir.

Recordad hermanos que nunca deberíamos olvidar todo lo bueno que nos enseñaron aquellos videojuegos maestros, sus tablas sagradas deberían siempre permanecer en el corazón de todos nosotros y en el de los desarrolladores. En el plano retro siempre podemos encontrar claves para el éxito que garantizarán una fe y una diversión férreas. Pero cuidado, todo buen jugador tampoco debería anclarse solamente en este plano videojueguil, eso tampoco es bueno, siempre hay que mirar hacia delante con la innovación y la originalidad como banderas.

Cuidaros mucho hermanos, recordad que detrás de la industria actual y de algunos medios profesionales se esconde el diablo, el verdadero mal, la llama que nos amenaza. Con sus viles argucias en forma de políticas abusivas, DLC’s, micropagos, sus sagas anuales, su palabrería y sus atractivas cifras pretenden engañarnos, convirtiendo al jugador en un ser vacío completamente comercial, presa de un voraz catálogo clónico y continuista repleto de experiencias de usar y tirar.

Ahora hermanos ¡adelante! os escucho. Nuevamente podéis confesar vuestros pecados, no temáis, yo también los tengo y bien gordos. Seré el primero en dar ejemplo reconociendo y sin sufrir vergüenza que:

 

  • Nunca tuve paciencia para los puzles en los videojuegos. Por supuesto son necesarios y juegan un papel muy importante a la hora de crear variedad y profundidad. Hacen que el jugador tenga que pensar un poquito pero odio quedarme atrapado o atascado en una zona por culpa de un puzle y que me rompan el ritmo. Pero también reconozco que resultan muy gratificantes cuando das con la solución y consigues avanzar. A pesar de ello Portal 2 es uno de mis títulos favoritos.
  • En las aventuras detesto las fases en las que tienes que investigar una mazmorra o atravesar una sección de túneles o cuevas. En Oblivion recuerdo como evitaba a toda costa entrar en ellas después de haber despejado tropecientas cuevas de trasgos y vampiros, todas iguales. Skyrim me puso la guinda con esas largas travesías por la ruinas enanas.
  • No he jugado la saga Mass Effect. Bueno esto no es del todo cierto, empecé el primero pero sus largos diálogos y los paseos por la gran ciudadela colmaron mi paciencia en un momento en el que tenía ganas de todo menos de leer largas cantidades de texto y dar aburridos paseos por planetas a bordo de un 4×4 espacial. Pronto pondré fin a este gran pecado.
  • La serie de BioWare podría tener un pase pero reconocer que no he jugado ningún Final Fantasy podría costarme alguna amenaza o insulto, sin embargo no me importa reconocerlo, nunca he sentido atracción por esta serie de incuestionable calidad. Algún día tendré que darle la oportunidad que se merece, pues tengo alguna entrega de PSX por casa pero reconozco que me cuesta.
  • Nunca llegué a terminar Robocop VS Terminator, un videojuego que me prestaron y que me encantaba. Tuve que devolverlo sin haberlo terminado.

 

 

In Nomeni Patri Et Fili Spiritus Sancti

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

18 comentarios

Comentar
  1. RUBIO 5 de febrero de 2015 a las 11:26 Responder

    Diego

    Juega el primer Gears of War, que desde mi modesta opinión es el mejor, e intenta en algún momento jugar a Zelda: Ocarina of Time

    In Nomeni Patri Et Fili Spiritus Sancti yo te absuelvo…

  2. malevolus 5 de febrero de 2015 a las 11:29 Responder

    Bueno pater Rubio XD…. debo reconocer q no soporto los Mario y todos esos malditos personajes y mundos de color tan encantadores. Un pecado mas actual q deberia confesar es q tampoco he jugado los Urcharted.
    La verdad no espero ir al cielo asi que…

  3. RUBIO 5 de febrero de 2015 a las 11:36 Responder

    Malevolus, tu alma es oscura pero un día tuviste un corazón bueno

    Juega a Super Mario World e intenta echar una partida al Uncharted 3, todo el mundo dice que el segundo es el mejor pero yo soy más partidario del 3, es el más pulido pienso yo.

    In Nomeni Patri Et Fili Spiritus Sancti yo te absuelvo…

  4. Alberto 5 de febrero de 2015 a las 12:58 Responder

    Amén hermano, hoy confesaré unos de mis tantos pecados… nunca he jugado un Halo o un Killzone, incluso después de leer maravillas de esos fanboys poniendo a ambos títulos por las nubes, no me ha dado por probarlos, quizas un día de estos me rianda a esos títulos, pero mientras llega ese día ¡a otra cosa mariposa!

    Y coincido contigo hermano, tengo también el primero de los Mass Effect, pero me acabó desesperando tanta palabreria y tanto texto, si al menos hubiera estado con voces en español quizás habría jugado algo más.

    Gracias 😀

    Por cierto, magnífico post ya era hora de empezar las confesiones xD

  5. RUBIO 5 de febrero de 2015 a las 13:32 Responder

    Hermano Alberto, nunca es tarde para la redención
    Intenta jugar a Halo Reach, posee la mejor historia de todo el universo Halo y merece mucho la pena ser testigo de ella, deja a un lado los prejucios y todo ese fanboysmo que gira en torno a esta saga. Yo mismo también fui presa de este mal.
    Lo mismo puede decirte de Kilzone, reserva un momento para su primera entrega, para mi gusto la mejor de todas. Mantente muy alejado de la última.

    In Nomeni Patri Et Fili Spiritus Sancti yo te absuelvo…

  6. boiki 5 de febrero de 2015 a las 18:12 Responder

    El pecado que no me deja dormir desde tiempos inmemoriables,con la Megadrive….en el juego Lethal enforces,en la pantalla de la estacion,siempre mataba al pobre vagabundo que estaba dormido en el banco(cuando jugabamos a dobles nos peleabamos por hacerlol………)……….y en menos medida,tengo descargado el the last of us remasterizado….y todovia no lo he tocado…………

  7. RUBIO 5 de febrero de 2015 a las 18:42 Responder

    Boiki, hermano, siempre hay oportunidad de enmendar el daño realizado

    Vuelve a jugar una partida a Lethal Enforces (yo también lo jugaba en SNES) sujeta con firmeza tu revólver y perdona la vida de ese vagabundo.
    Respecto a TLOU aún tienes tiempo pero terminalo antes de la llegada de la segunda parte.

    In Nomeni Patri Et Fili Spiritus Sancti yo te absuelvo…

  8. BenV 5 de marzo de 2015 a las 02:34 Responder

    Bueno hermanos, he de confesar que tengo tantos pecados como horas invertidas en jugar a los vídeo juegos. Tendré que confesar que hay miles de juegos que no he podido jugar y lo que hago es veo los walktrought en vez de comprarlos (por haraganería o por no querer gastar), no puedo jugar shooters en consolas es más no tengo consola y solo juego en la PC, jejeje, ademas en mi cuenta de Steam los juegos que tengo son únicamente los que salen en ofertas… jajajaja… nunca he comprado un juego en precio normal 😛
    Y el ultimo pecado es que al final me convencí de jugar al FarCry y empece por el 2 porque el 1 no llamo mi atención, bueno y resulta que me lo estoy comiendo con la nariz tapada porque me parece un juego monotono, aburrido y por momentos hasta me da nauseas… y por mucho tiempo dudare en comprarme los siguientes de la saga.

  9. RUBIO 5 de marzo de 2015 a las 07:55 Responder

    BenV, hacía tiempo que no te veíamos por la casa de Dios pero siempre serás bienvenido. Somos muchos los que sufrimos el mismo tormento: no poder jugar a todo lo que realmente nos gustaría No te tortures por ello, es el precio que pagamos por amar el mundo del videojuego.

    Desde la modesta opinión de este siervo de Dios, te diré que los Far Cry me parecen unos juegos sobrevalorados, sobre todo los dos últimos. Sin embargo te diré que el mejor es el primero, el que no has jugado. ¡Juégalo hermano! y termina el Far Cry 2, los videojuegos siempre hay que acabarlos. Hazlo y encontrarás la paz que buscas.

    In Nomeni Patri Et Fili Spiritus Sancti yo te absuelvo…

  10. BenV 6 de marzo de 2015 a las 01:14 Responder

    Perdóname Pater Rubio por haber dejado la casa de Dios tanto tiempo… pero el mundo carnal me ha hecho trabajar mucho tiempo con poco salario :(… Prometo terminar el Far Cry 2 y luego de eso comprar el 1. Aunque al finalizarlo seguramente voy a finalizar la saga de Max Payne con Max Payne 3 y luego me perdere un tiempo en la saga de The Witcher 1 y 2. Lo siento padre.

  11. RUBIO 6 de marzo de 2015 a las 11:29 Responder

    Max Payne 3…. qué juegazo hermano… Uno de los mejores títulos de acción de la pasada generación sin duda. Me lo acabé cuatro veces y ahora mismo volvería a jugármelo sin pensar.

  12. Corchado 6 de marzo de 2015 a las 23:23 Responder

    Que buen post páter Rubio. Le sigo desde el exilio videojueguil, no me he olvidado esta maravillosa comunidad.
    Como jugador mundano que soy vengo a confesarme.
    Confieso que soy un jugador banal, me enfrasco mucho en los juegos deportivos tipo NBA 2k y fifas. Estoy acabando por fin el L.A. Noire que se me ha convertido en un juego bastante rutinario y lo dejé de lado. Como no sé porque dejé a mitad Dead Space y me gustaría acabar la saga. Me he vuelto bastante perezoso, y como me gusta acabar los juegos, me da pánico empezar Skyrim, la saga Mass Effect y Dragons Dogma. A la espera de consejo divino, sigo haciendo un jugador top en 2k15.
    Saludos a todos hermanos.

  13. RUBIO 7 de marzo de 2015 a las 09:59 Responder

    Ah, hermano Corchado, aguardábamos tu llegada. El feligrés que inspiró la creación de un confesionario para nuestra comunidad.
    Hermano, al igual que has tenido fuerza para tomar la decisión de acabar L..A. Noire, sujeta con ahínco la espada de la paciencia y remata tu deuda con Dead Space. Si al acabarlo sientes que te has quedado con ganas de más, termina las otras dos entregas. Si no fuera así, no temas, estate tranquilo, pues sin duda alguna habrás jugado y terminado el mejor de los tres Dead Space.
    Respecto a Skyrim, Mass Effect y Dragons Dogma. Puedo aconsejarte que los inicies y juegues hasta saciarte, cuando te canses déjalos reposar y desconecta con unos cuantos partidos de 2k15. Cuando sientas que estás preparado, retoma tu largo viaje a través de sus historias. Poco a poco hermano, piensa que mientras tengas pendiente aventuras de semejante envergadura, tendrás diversión y videojuegos pendientes para rato. Yo mismo también tengo una deuda pendiente con Dragons Dogma y Mass Effect. Sin prisa pero sin pausa hermano.
    In Nomeni Patri Et Fili Spiritus Sancti yo te absuelvo…

  14. 4everjugon 11 de marzo de 2015 a las 15:18 Responder

    Pater Rubio (que no rubius, Dios nos libre),
    Le ruego perdone mis extensas ausencias en esta nuestra congregación. Confieso que no me van los juegos de rol japoneses por turnos, ni los de fútbol, y que no paro de comprar juegos que no toco, ya que mis innumerables paseos por Yermo Capital o por los sistemas de Terminus ocupan todo mi tiempo. ¿Qué haré con las pesadas losas llamadas juegos pendientes? Necesito un guía hacia la luz! Muéstreme camino! Será Skyrim? la saga F.E.A.R? la saga STALKER? Beyond Two Souls? o algo más light como Deadly Premonition?

    Un abrizo!!!

  15. RUBIO 11 de marzo de 2015 a las 17:17 Responder

    Hermano 4everjugón, no debes excusarte por tus ausencias porque conociéndote seguramente estarán justificadas. Ir poco a poco diezmando esa colección de juegos comprados y aún no disfrutados es vital hermano. Elige uno de ellos, el que más rabia te dé, después escoge un día del calendario y a por él sin miedo. No pares hasta terminarlo. Cada vez que acabes con uno de esos juegos pendientes, recibirás la fuerza necesaria para atacar al siguiente, y así sucesivamente, hasta que el ansia por terminar y pasar página termine por convertirte en un auténtico depredador de juegos. No obstante, recuerda que aquí estamos para jugar y disfrutar.
    In Nomeni Patri Et Fili Spiritus Sancti yo te absuelvo…

    Un abrazo hermano

Publicar un nuevo comentario