Dos nuevos videos de Killzone: Shadow Fall y breve reflexión

Killzone: Shadow Fall

Guerrilla nos trae dos nuevos gameplays de su próxima entrega de Killzone, donde podemos apreciar diversos aspectos de su jugabilidad y los trabajados escenarios que posee el videojuego. Como ya sabrás, Killzone: Shadow Fall forma parte del catálogo inicial de PlayStation 4 y trasladará al jugador al año 2381, treinta años después de los acontecimientos vividos en Killzone 3 y en un momento donde Vektans y Helghast, viven juntos y divididos en el planeta Vekta.

Dejando a un lado el cuidado aspecto técnico que luce el juego y haciendo este comentario a modo de reflexión personal, pienso que desde hace un tiempo se abusa demasiado en los videojuegos actuales de cierta característica que aparece en uno de estos videos, algo cada vez es más común en titulos de acción y aventuras. Esa “habilidad” divina que permite descubrir con antelación a los enemigos detectándolos a través de las paredes, se ha convertido en algo habitual en muchísimos juegos. Lo que un día comenzó como una preciada capacidad limitada, un artilugio o una destreza solamente aplicable en determinados momentos, ahora es una herramienta más a la hora de avanzar en un videojuego. Su objetivo inicialmente era facilitar las cosas en un momento puntual, cuando ciertas situaciones podían sobrepasar al jugador y  se necesitaba una pequeña ayuda extra, pero ahora se emplea como una ventaja constante que facilita en exceso el reto que plantea un juego en cuestión.

Una vez más, podríamos encontrarnos ante una de esas tendencias cuyo objetivo real sería hacer la experiencia jugable más accesible. Como ayuda puntual en un determinado momento u acción está bien, pero entrar en un mapa desconocido, pulsar un botón y hacer un barrido que nos marque todos y cada uno de los enemigos que hay por el nivel es algo que, desde mi opinión chafa completamente la experiencia, el reto y resta toda la emoción que puede brindarnos un videojuego con unas determinadas características. En fin, una pena eso de tener que acercar todos los juegos a los mancos y a todos aquellos que han renegado de los videojuegos en general durante años y ahora quieren jugar porque es guay, y encima hay que ponérselo fácil. Al final esta es la sensación que nos queda a todos aquellos que llevamos unos cuantos años dándole al mando.

Etiquetas Guerrilla Games

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

2 comentarios

Comentar
  1. Mrgrimm 25 de Octubre de 2013 a las 15:15 Responder

    Esa habilidad podría estar solo en las dificultades mas bajas, así no seria una molestia para los que prefieren los juegos a la vieja usanza, a mi personalmente me parece que facilita demasiado los juegos, es casi tener un truco activado.
    Aparte de eso luce brutal gráficamente.

  2. BladeRunner 26 de Octubre de 2013 a las 20:38 Responder

    Esa funcionalidad tambien me jode, pero lo que mas, es la regeneracion instantanea de la salud. Como hecho de menos aquellos Medal of Honor en los que tenias que mirar antes de salir de tu cobertura por si te freian a tiros y no tenias un botiquin a mano…
    Digo yo que el jugador casual…alguna vez dejara de ser considerado como tal, o esto es ya lo normal para siempre?

    Suelo culpar mucho a la saga Halo, que fue la primera que incorporó aquello de la regeneracion instantanea. Tenia razon de ser en aquellos juegos, por eso del traje del jefe maestro y demas…pero en todos los juegos que se incorpore eso me parece terrible, se ha acabado con el punto de estrategia de los shooter, para convertirlos en un avanza a lo loco como puedas terrible…

    Por cierto…los graficos de este juego estan chulisimos, pero no serian el motivo para cambiarme de generacion, espero otra cosa mas sorprendente.

Publicar un nuevo comentario