Darksiders 2

Darksiders 2

La segunda parte de Darksiders ofrecerá una experiencia más profunda que la aventura de Guerra, gracias a las características de RPG que han incluido los desarrolladores. Muerte contará con diferentes tipos de armas y armaduras que irá consiguiendo a lo largo de su viaje. Dicho equipo, como en todo buen juego de rol, contará con sus cualidades y sus desventajas. También se incluirán diferentes tipos de joyas y amuletos que otorgarán poderes especiales y cambiarán la apariencia del personaje.

Otro de los componentes que Vigil Games ha incluido es un menú de habilidades, donde podremos subir de nivel y perfeccionar nuestro personaje. Como en cualquier otro menú de estas características, podremos elegir que tipo de habilidades o cualidades queremos mejorar más y de esta manera iremos desarrollando un personaje más personal.

Muerte es diferente a Guerra. El nuevo jinete no transmite al jugador esa sensación tan pesada a la hora de controlarlo y será un personaje mucho más ágil.

Otro de los elementos que cambia respecto a la primera parte, es el escenario. Los paisajes ya no serán tan urbanos y primarán las ruinas y las zonas boscosas.

La inclusión de estos elementos tan clásicos de los RPG son un completo acierto y con mucha seguridad harán de Darksiders II un juego mejor y mucho más profundo que la primera parte. Estos son los cambios que deben traer las secuelas, siempre mejoras que aumenten o enriquezcan la experiencia del jugador. No anclarse en un sistema de juego únicamente porque haya funcionado bien una vez. Siempre se puede mejorar algo, por bueno que sea.

 

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

Sin comentarios

Comentar