=Crónicas desde Skyrim= Diario de un viaje VII

Crónicas desde Skyrim

Riften y el Gremio de los Ladrones

=Escarcha=

 

Aquel sucio y extraño joven se sentó en torno a nuestra mesa, apestaba y cuando sonreía dejaba ver su dentadura, bastante escasa de dientes. -“¿Qué es lo que quieres de nosotros?”– preguntó Roggi. El hombre con una mirada nerviosa y sin parar de sonreír dijo: -“os conozco, vos pertenecéis al Gremio“- haciendo un gesto con la cabeza y señalándome. Prosiguió sin privarnos un instante de su apestosa y desdentada boca. -“Sé que sois muy capaces y he pensado que podríamos llegar a un trato si conseguís hacerme un pequeño favor“- Roggi con una actitud desconfiada escuchaba al hombrecillo sin perder ojo a nuestro alrededor. Fácilmente podría tratarse de una farsa, Riften era una ciudad repleta de ladrones, bandidos y negocios turbios. Mi compañero no quitaba ojo a las gentes y a todo lo que ocurría dentro de la taberna. Día tras día estaba demostrando ser un aliado eficaz e inteligente. Sin perder de vista los movimientos de aquel hombre contesté: -“continúa, ¿en qué consiste ese favor?”-

El hombre nos explicó que a las afueras de la ciudad, cerca de los bosques que envolvían la ciudad de Riften, había un gran establo donde guardaban un caballo especial. Al parecer aquel hombre había ganado en una apuesta a este animal, propiedad nada más y nada menos, que de uno de los hijos de Maven Espino Negro, la matriarca de la familia para la que trabajaba el Gremio de los Ladrones y para la cual trabajábamos nosotros como miembros de aquel, llevando a cabo sus sucios encargos. Al parecer nuestro indeseado amigo no había podido cobrar su recompensa, puesto que el hijo de Maven se encontraba en los calabozos de la ciudad. -” Si me conseguís ese caballo, os recompensaré. Os pagaré muy bien. ¿Qué me decís?”-  Guardé silencio durante un momento mientras bebía un poco de aguamiel. Aquellos trabajos rápidos eran de agradecer, una manera sencilla y rápida de conseguir monedas de oro pero había algo raro en todo aquello, y el primer inconveniente era que la familia Espino Negro estaba de por medio y aquello siempre significaba lo mismo. Problemas. Algo no encajaba en aquella historia, ¿qué hacía el hijo de Maven en la jaula? si es bien sabido que la familia Espino Negro tiene comprada a toda la ciudad, incluida la guardia. Sería solo cuestión de tiempo que su vástago saliera de la prisión en la que se encontraba.

Algo no olía bien, sin embargo acepté y decidí echar un vistazo a aquellos establos. El hombre sonrió de nuevo, apuró su bebida y dijo: -” bien, mañana por la mañana con los primeros rayos os estaré esperando en los establos“- se levantó y desapareció entre la muchedumbre de la posada.

-“Creo que ese favor podría meternos en serios apuros” comentó Roggi con mucha tranquilidad. Mirándolo fijamente contesté: -“únicamente echaremos un vistazo. En marcha, mejor pensado hoy dormiremos al raso, cerca de las murallas de la ciudad”- Nos levantamos de los taburetes de madera y salimos de la posada camino de las puertas de la ciudad.

Crónicas desde Skyrim

Pasamos la noche en lo que antaño fue una torre de vigilancia, ahora reducida a unas frías y solitarias ruinas. Alrededor de una pequeña hoguera y tapados con nuestras pieles de reno, aguardamos al nuevo día pero sin llegar a dormirnos completamente. A la mañana siguiente nos encaminamos hacia los establos. De camino pudimos observar como la guardia de la ciudad hacía el relevo cerca de las murallas, aún con antorchas en la mano. Los establos estaban en la parte trasera de la ciudad, en una pequeña bajada de terreno y oculto entre un pequeño bosque de álamos. Pastando plácidamente se encontraba el caballo. No podía tratarse de otro, pues era un animal realmente bello, el único que destacaba entre el resto de caballos por su color canela, todos los demás eran de pelaje oscuro, como el corazón de un príncipe Daedra. En silencio nos acercamos a la valla que rodeaba el establo.

Era un hermoso animal, el típico caballo nórdico. Grande, pesado y fuerte, pero además tenía un bonito y poco habitual color canela, crines doradas y una larga y poblada cola. El animal levantó la cabeza al vernos y resopló fuertemente. No parecía que hubiera nadie en los establos, ni un simple mozo o un guardés.

-“¿Estáis seguro de querer hacerlo? ‘”- preguntó Roggi mientras se apoyaba perezosamente sobre la valla. Cogí impulso y de un salto pasé al otro lado del vallado acercándome más al caballo. Este permaneció inmóvil mascando hierba y resoplando. Incluso cuando acaricié su hocico y su cuello se mostró tranquilo. Llevaba una montura de piel, parecía estar listo y preparado para que cualquiera pudiera montarlo. De un salto subí en el animal, agitándose levemente al notar el impuso. Era un buen caballo, bastó un simple arreo para que se pusiera a trotar. Sus fuertes patas retumbaban con fuerza sobre la tierra.

De pronto se escucharon unas palmadas y una voz que dijo: -“ Bien, bien… veo que ya os habéis conocido”- Era aquel indeseable de la taberna. Sin quitar los ojos del preciado animal continuó aplaudiendo durante un momento. Después continuó hablando:  -“Se llama Escarcha y es un animal excelente. Ahora que ya lo habéis tomado cerraremos nuestro trato, aquí tenéis vuestra recompensa– lanzando una bolsa de monedas al suelo. Algo no encajaba, ¿qué sentido tenía aquel trato? ¿por qué no había robado el mismo aquel caballo? Los establos carecía de vigilancia, cualquier ladrón o un hábil jinete podría habérselo llevado.

Crónicas desde Skyrim

-“Vamos, ¿a qué esperáis? será mejor que nos marchemos de aquí cuanto antes, podrían vernos“- añadió el hombre en un tono más nervioso. Me detuve a pensar durante un momento y contesté: -” lo he pensado mejor y creo que ya no me gusta el trato. Puedes recoger tu dinero y largarte por donde has venido, el caballo se queda con nosotros“- La rabia  se agolpó en la cara de aquel miserable -” incapaz de controlarla gritó: -“no puedes hacer tal cosa, un trato es un trato y este caballo me pertenece” dijo el hombre, mientras se acercaba amenazador. Pero se detuvo al instante, cuando la fría hoja de la daga de Roggi se hincó levemente en su cuello. El dueño de la cuchilla añadió: -” ya has oído, lárgate o te destripo aquí mismo“- El hombre se apartó despacio, retrocediendo lentamente y poco a poco comenzó a a alejarse sin parar de repetir: -“os arrepentiréis, os arrancarán la piel por esto“- y desapareció entre los árboles.

-” Esto nos traerá problemas seguro” murmuró Roggi, mientras se encaminaba hacia los establos. Se escucharon algunos relinchos y poco después salió montando sobre uno de los caballos negros. Me miró y dijo: -” yo también necesito una montura, ¡por Mara!“-

Mientras observaba el animal de Roggi, acaricié el lomo de mi nueva montura y susurré: -” Escarchacomo la fina capa de hielo que cubre cada mañana nuestra sagrada tierra”-

Después de colocar y fijar debidamente nuestro equipo en los animales, decidimos poner rumbo inmediato hacia Soledad. Allí y según lo acordado en el Gremio de los Ladrones, tendríamos que encontrarnos con Mercer Frey y su antiguo contacto argoniano, el cual podría facilitarnos una pista adecuada para encontrar al socio de la destilería de Carrera Blanca. Tomar prestados aquellos caballos que pertenecían a la familia Espino Negro para agilizar nuestro viaje, era algo que parecía poco inteligente pero algo en mi interior me decía que estaba haciendo lo correcto.

Etiquetas Bethesda

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

6 comentarios

Comentar
  1. BladeRunner 1 de diciembre de 2012 a las 03:49 Responder

    Que bueno el relato como de costumbre !! La cantidad de gentuza que hay en Riften eh.
    Ahh y Soledad es por donde mas me dejo caer, tengo alli una casa y tengo acumulado todos mis tesoros de la aventura…vaya a ser que en “Gitaftnen” me los roben.

  2. Carla García 10 de diciembre de 2012 a las 11:06 Responder

    He odio muy buenas críticas de este videojuego, sobre todo de la mano de gente a la que le gusta jugar al rol. Estoy pensando en comprarlo a través de Zavvi con un cupón descuento de memimohttp://bit.ly/zavvidic pero aún no sé si para pc o para xbox ¿Podeís aconsejarme?
    Carla

  3. RUBIO 10 de diciembre de 2012 a las 11:40 Responder

    Hola Carla

    Hombre pues si tienes un buen PC y sueles jugar en esta plataforma yo lo compraría para ordenador. Yo lo tengo en Xbox 360 y estoy muy contento pero también es cierto que solamente conozco esta versión. Corriendo sobre un buen PC y con todos los mods disponibles puede ser mejor opción.

    Un saludo

Publicar un nuevo comentario