Reportaje videojuegos

Como los videojuegos afectan a nuestras vidas

Los videojuegos siempre han sido desaprobados por numerosos padres y expertos como un medio que hace perder el tiempo y afecta negativamente al cerebro. A ello se le suma el hándicap de los medios de comunicación, los cuales ofrecen una imagen negativa del sector estableciendo que los comportamientos raciales o violentos en los jóvenes están relacionados con juegos de esta temática.

Por suerte con el paso de los años esta imagen se ha ido modificando poco a poco, y ya son muchos los que lo ven con buenos ojos. Incluso neurocientíficos han llegado a la conclusión de que los videojuegos mejoran las habilidades del propio jugador.

Controller

 

La ciencia reconoce los beneficios de los videojuegos

Es el caso de Daphne Bavelier, investigadora de la Universidad de Rochester, la cual afirma que a través de sus estudios ha podido observar que los videojuegos de acción en tercera persona ayudan a mejorar la corteza visual, teniendo una mejor imagen y procesando los datos que llegan al cerebro de forma más fiable.

Incluso su tesis va mas allá llegando a tratar pacientes que tenían ojo vago por medio de shooters como Call of Duty, siendo el resultado muy satisfactorio. Está convencida de que cada videojuego afecta a una parte distinta del cerebro y que en un futuro se podrá ayudar a todo tipo de pacientes.

Shawn Green, psicólogo de la Universidad de Wisconsin, defiende claramente que los videojuegos cambian el cerebro. Estos pueden afectar a su estructura de la misma manera que una persona aprende a leer, a tocar el piano, pintar o cualquier otro tipo de actividad de aprendizaje. La parte más sorprendente de su investigación radica en que los juegos de un carácter más violento o con cierta controversia, son aquellos que más pueden beneficiar a la persona, al contrario de lo que piensan los padres.

Una de las principales ventajas adquiridas a través de los juegos de acción es que la persona tiene una mayor capacidad de atención. El nivel de concentración es tan elevado que la cabeza está al 100% dentro de lo que está pasando allí, sin evadirse porque algo ocurre en el exterior. Además todo el sistema nervioso funciona mejor, siendo capaz de realizar tareas a la vez de forma más eficaz, gracias a que en el juego hay numerosas cosas de las que estar pendiente.

Según los estudios, los jugadores jóvenes tienen una capacidad más grande para concentrarse en las tareas académicas. Incluso se puede combatir el déficit de atención mediante videojuegos.

Children

 

Jugar mejora nuestras habilidades personales y profesionales

Se mejora la capacidad lógica y de resolución de problemas. Esto se aprecia en juegos como Angry Birds que ayudan a entrenar el cerebro con creativas soluciones para resolver los puzles que se presentan al jugador. De vuelta a los shooters, éstos ayudan a tener mejor coordinación manual-visual y a una mayor percepción del espacio.

Cuando jugamos a videojuegos hacemos una gestión más eficiente de los recursos que nos rodean. Sabemos que son limitados y tenemos que hacer el mejor uso posible de los mismos, de la misma manera que ocurriría en la vida real. Esta habilidad está reflejada en juegos de estrategia como Age of Empires o SimCity donde además se incentiva el pensamiento a largo plazo, pues lo que realizas en el momento condicionará el futuro de la partida.

El jugador en numerosas ocasiones no tiene tiempo para pensar, ha de actuar con la mayor rapidez posible. Situaciones de alto estrés en los que la mente tiene que trabajar de forma precisa en condiciones poco favorables. Se trata de una buena herramienta para lo que hay que afrontar en el mundo real.

Los videojuegos mejoran la comprensión lectora pues consiguen que nos metamos en profundidad dentro de la historia intentando que no se escape ningún detalle. La memoria se beneficia de este proceso pues hay que recordar bastantes detalles. Lo mismo para la orientación en los mapas. Todas son habilidades que mejorarán nuestra productividad en el día a día.

Es cierto que esta afición puede ser un pelín egoísta y competitiva, pero eso depende de la propia personalidad de quien está enfrente de la pantalla. La realidad muestra que en los últimos años se ha incentivado la cooperación entre jugadores, con numerosas personas socializando a través de las partidas, todo gracias a los amplios canales de comunicación y las redes sociales.

Se forman clanes donde entes individuales buscan el bien colectivo y se crean vínculos entre jugadores que nunca se habían conocido, estableciendo nuevas amistades.

 

Como evitar los malos hábitos que nos afectan negativamente

  • Mantén la misma distancia para jugar que cuando ves la televisión o navegas con el PC. Estar demasiado cerca produce cansancio además de dañar la visión. Esa carga deriva en estrés y en problemas de rendimiento en otras tareas. No estás aprovechando todas las ventajas que ofrece jugar por culpa de un mal uso.
  • Los juegos no tienen una adición especial. Cualquier cosa en exceso es mala, sea un alimento o un dispositivo electrónico. Sé consciente de lo que haces, del número de horas que pasas al día y haz siempre los correspondientes descansos. Una buena alimentación y ejercicio ayudan a mantenerse en las mejores condiciones posibles.
  • Si eres padre y quieres que tu hijo no tenga un mal comportamiento, no será cuestión de los videojuegos, si no de la educación que reciba. Enséñale valores adecuados y complemente esta actividad con otras como la lectura o jugar al baloncesto.

 

Los videojuegos no sólo proporcionan diversión si no que modifican positivamente nuestro cerebro y nuestra manera de realizar las cosas. No difiere en nada de otras formas de aprendizaje y de entretenimiento. Por eso es conveniente ir eliminando los estigmas impuestos durante muchos años. Una respuesta negativa que ha demostrado estar equivocada.

 

 

 

Artículo realizado por: Alejandro García de Geekpunto.com

Imagen: www.flickr.com

Comparte este artículo

6 comentarios

Comentar
  1. malevolus 7 de noviembre de 2015 a las 19:36 Responder

    +1….. La gente ya es consciente del dineral q mueve el videojuego pero aun asi seguimos con estas mierdas de polemicas y debates, el problema son las cabezas no los jueguecitos

  2. sebastian 9 de noviembre de 2015 a las 16:14 Responder

    Este artículo me parece muy interesante ya que me saca de muchas dudas que tenia, sobre como afecta en nuestras vidas y en nuestro cerebro los videojuegos pero me he dado cuenta de que algunos videjuegos ayudan, por ejemplo a la vision y como tal, el cerebro

  3. Clonex14 4 de mayo de 2016 a las 08:49 Responder

    No está mal, el comportamiento de una persona después de jugar no varía. Depende todo de una base la cual es la educación de un padre los cuales deben enseñarle valores como: “no puedes ponerte así por un juego”. Enseñarles que hay más vida fuera de una pantalla y un teclado y que sobretodo sean felices con sus vidas. Que les ayuden a salir que no se les permita pasarse horas frente a la pantalla si no con una actividad determinada.

Publicar un nuevo comentario