Color Switch

Color Switch

País de los Juegos y Gametion nos presentan una nueva e interesante propuesta llamada Color Swtich. En este trepidante videojuego de habilidad, el jugador deberá hacer que una pequeña bola de colores, cuya tonalidad va cambiando de forma aleatoria, rebote y se mantenga suspendida para poder volar entre los tonos de las distintas superficies de las figuras para que puedan hacer juego.

En Color Switch hay que tener reflejos rápidos para anotar puntos alcanzando una valiosa estrella que hay en el interior de las figuras en movimiento. Mediante el botón izquierdo de nuestro ratón o utilizando la barra espaciadora (recomiendo esta última opción) debemos mantener el impulso de nuestra bola, la cual por su propio peso y la gravedad, cae irremediablemente hacia abajo. Nuestro objetivo es tocar el orbe de cambio y mirar nuestra nueva tonalidad. Después, tenemos que esperar el momento perfecto para introducirnos por la superficie de la figura cuyo color coincide con el de nuestra bola. Una vez estemos dentro del interior de la figura, tendremos que repetir la misma operación para poder salir de ella y avanzar hacia la nueva forma geométrica.

Me ha gustado de verdad y es pura adicción, demostrar tu habilidad manteniendo la bola en el aire y darle el impulso adecuado en cada momento es un divertido reto. Aprenderás a odiar los cuadrados y justo en ese momento descubrirás que hay otros elementos geométricos que nos pondrán las cosas todavía más difíciles. ¿Hasta donde serás capaz de llegar? Introduce tu nombre antes de empezar la partida y descúbrelo sin más tardar.

Color Switch es uno de los títulos Arcade seleccionados por País de los Juegos. Ha conseguido buenas críticas y muchas descargas a través de Google Play y la App Store. Ahora puedes disfrutar de la versión navegador.

 

 

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

Sin comentarios

Comentar