La Isla Mínima

Cine y videojuegos: La Isla Mínima

No hay nada como un buen thriller y la película de Alberto Rodriguez lo es. En el anterior entrega de Cine y videojuegos comentábamos como el cine español ha experimentado un alza, en variedad y lo que es más importante, en calidad.

Nos vamos hasta 1980, en un pueblo olvidado cercano a las marismas del río Guadalquivir. Durante las fiestas del pueblo desaparecen dos adolescentes sin que nadie las eche de menos. Todos los jóvenes quieren salir del pueblo, un lugar detenido en el tiempo, y no es la primera vez que algunos de ellos han escapado para irse a vivir lejos en busca de un futuro mejor. La madre de las niñas desaparecidas consigue que el juez de la zona muestre interés en la desaparición de las chiquillas y envían desde Madrid a dos detectives de homicidios. Pedro y Juán, dos nombres típicos para dos compañeros con métodos diferentes a la hora de trabajar, sin embargo trabajarán juntos para descubrir un misterio que cada vez se tornará más turbio.

La Isla Mínima nos ha gustado no porque sea la película del momento en nuestro país. A diferencia de otras cintas que buscan imitar el modelo americano, su narración, sus secuencias y su ambientación son buenas y tienen una identidad propia. Su historia recuerda un poco al caso de Las niñas de Alcásser, un episodio que sacudió nuestro país a principios de los años 90. En algunos momentos también puede recordarte a la serie True Detective pues comparten ciertos elementos: dos protagonistas, secuestros, algunos planos y situaciones como las zonas pantanosas. Sin embargo y como decíamos, es una historia que respira su propia personalidad.

La Isla Mínima

La trama hace que el espectador vaya descubriendo poco a poco los secretos que esconde el pueblo y sus personajes secundarios, una comunidad poco transparente que atraviesa una huelga de trabajadores del campo y dificulta las labores de investigación de los detectives, los cuales descubren que además del cultivo del campo como principal fuente de riqueza, el tráfico de drogas también está presente en la zona.

Los dos protagonistas realizan una gran interpretación, son personajes marcados y con trasfondo. Además de ser distintos también luchan contra sus propios miedos. La cinta ofrece algunos momentos muy buenos, como el trato de las secuencias con lluvia, una genial persecución nocturna que consigue mantenerte en vilo y unos planos aéreos y alejados que personalmente nos han encantado. Un tercer protagonista sin duda es el paisaje que ofrece la propia película, ayuda mucho a reforzar esa personalidad de la que hablamos y la narración de la historia.

Sin duda es una peli que os recomendamos, pues estamos hablando de otro buen ejemplo de lo que es capaz de ofrecer nuestro cine. Por cierto, tenemos muchas pero muchas ganas de disfrutar de un thriller de este estilo en un videojuego, a ver si tenemos suerte y anuncian algo interesante.

 

Etiquetas videojuegos y cine

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

Sin comentarios

Comentar