El Francotirador

Cine y videojuegos: El Francotirador

Dejando a un lado estúpidas polémicas y comentarios de distintas personalidades sobre la figura de un francotirador, a nosotros nos interesaba esta película por su aporte al cine bélico.

El nuevo trabajo de Clint Eastwood, protagonizado por Bradley Cooper, nos cuenta la historia de Chris Kyle, el francotirador más letal de la historia del ejército de los Estados Unidos. Durante cuatro peligrosas misiones en Irak y como miembro de los SEAL, Chris protegerá a los marines con la ayuda de su rifle y su precisión milimétrica. Sus hazañas con la mira telescópica hacen que entre sus compañeros se gane el apodo de “Leyenda”. Pero su reputación también aumenta detrás de las líneas enemigas y los insurgentes ponen precio a su cabeza.

¿Qué es lo mejor de una película de francotiradores? por supuesto un duelo entre ellos. El enemigo también tiene a su propio francotirador, un campeón olímpico convertido en un letal tirador. Siempre resulta interesante descubrir al antagonista en estos casos, el mismo papel con su propia historia y contrastes bien diferenciados. Quizá habría que haber dado un poco más de protagonismo a este personaje para potenciar ese cara a cara. Durante la película ambos soldados intentarán darse caza entre escaramuza y escaramuza. Así es como tal vez deberían solucionarse las guerras: dos soldados, cada uno con su rifle y que gane el mejor. El ahorro en vidas humanas, costes y destrucción sería increíble.

Sobrevivir en Irak es muy duro pero regresar a casa para vivir día día con la experiencia de la guerra también puede ser complicado. Además de ser un buen tirador, Chris se enfrenta a la difícil tarea de ser marido y padre. El Francotirador también retrata esa compleja adaptación de los soldados a la vida cotidiana después de la guerra, algo que ya hemos visto en muchas otras películas.

El Francotirador

imagen: Variety

¿Nos ha gustado la autobiografía del tirador texano? Bueno, la verdad es que las pelis de nuestro amigo Clint a menudo son de nuestro agrado, pero el retrato de Chris Kyle realmente no tiene mucha complejidad ni profundidad. Seguramente muchos también criticarán que el director no se moja a la hora de dar una opinión clara sobre la guerra.

Quitando un par de escenas tensas donde se capta correctamente la tensión a la que se ve sometido un francotirador, en general las escenas bélicas nos han dejado un poco fríos. Hablando en plata, El Francotirador nos ha gustado más que la reciente Corazones de Acero pero ni de lejos alcanza la intensidad de cualquier escena de Black Hawk Derribado.

El trabajo de un francotirador en el campo de batalla es de vital importancia y en los videojuegos resulta muy divertido recrear esa función. Buscar disparos precisos, eliminar a un enemigo de un solo y certero impacto, cubrir el avance o dar cobertura a tus compañeros en el campo de batalla de cualquier modo multijugador es algo que nos chifla. En su recta final, El Francotirador nos brinda una escena que parece estar sacada directamente de juegos como Silent Scope, Sniper Ghost Warrior o Sniper Elite. Sabes de qué escena estamos hablando ¿verdad?.

 

 

Etiquetas videojuegos y cine

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

Sin comentarios

Comentar