Cara a cara: Hitman Absolution y Max Payne 3

Hitman Absolution y Max Payne 3

Desde que se anunciaron nuevas entregas de Max Payne y Hitman, la absolución del agente 47 y el tercer videojuego del atormentado policía neoyorquino estaban llamados a convertirse en dos de los grandes de este año. Dos sagas veteranas que a día de hoy no innovan demasiado pero mantienen intactas su diversión, su calidad y esa adicción que nos acompaña hasta el final.

Una vez llegados a este punto donde ambas sagas han madurado y evolucionado hasta un momento óptimo, es un buen momento para analizarlas fríamente y situarlas cara a cara. Dos videojuegos de acción en tercera persona, dos maneras distintas de jugar y dos personajes que han compartido similitudes durante su trayectoria.

 

Historia

La historia de estos dos videojuegos comienza casi a la par, únicamente con un año de diferencia ya que Hitman Codename: 47 se estrenó en el año 2000 y el inolvidable Max Payne llegó en 2001. Desde entonces ambos títulos han compartido varios aspectos además de ser shooters en tercera persona con un estilo bien diferenciado. Uno invita a ser sigiloso, actuando de forma metódica, matando sin ver visto y el otro busca venganza ralentizada a golpe constante de Beretta. Ambos tienen una temática cruda y oscura, orientada a un público adulto y a esos jugadores que valoran los personajes con personalidad y fuerza en pantalla.

Cada licencia ha llevado un ritmo diferente, siendo la franquicia creada por los daneses de Io Interactive la que cuenta con más entregas en el mercado: Codename: 47 (2000), Hitman 2: Silent Assassin (2002), Hitman Cotracts (2004), Blood Money (2006) y hasta el reciente Absolution (2012) También se han relanzado todas las entregas de la serie en diferentes packs. Brindándonos una nueva aventura del Agente 47 cada dos años (un periodo de tiempo razonable) salvo su último videojuego que ha contado con un tiempo de desarrollo considerable respeto a su ritmo inicial, el desarrollo de esta franquicia ha sido constante, aportando pequeñas novedades y mejorando algunos aspectos con cada entrega pero sin introducir un cambio excesivamente significativo en su genial fórmula de sigilo, libertad de actuación y ese ritmo de acción calculado y cruel que brinda 47. No ha sido hasta la llegada de su último videojuego cuando hemos apreciado una personalidad un poco más renovada y ajustada a los nuevos tiempos.

Max Payne 3

Por otro lado tenemos la atormentada historia de Max, también desarrollada originalmente por un estudio de procedencia nórdica, los finlandeses Remedy. Un videojuego que también utilizaba una perspectiva en tercera persona, acompañado además de una narrativa sólida, profunda y decadente. Pero lo que realmente popularizó a este juego fue su ingrediente estrella, el tiempo bala, una innovación en los videojuegos que lo catapultó a la fama y cuya repercusión se mantiene 11 años después, siendo uno de los efectos más recurridos dentro de los títulos de acción. Max Payne también fue pionero introduciendo un sistema de partículas avanzado.

Dos años después Remedy lanzaba la segunda parte de su exitoso videojuego, teniendo de nuevo una buena acogida por parte de la crítica y de los jugadores, The Fall of Max Payne en 2003 mejoraba aspectos de la primera parte. Ese mismo año, la licencia fue adquirida por Take Two Interactive, dueña de Rockstar Games. La historia de Max no podría haber caído en mejores manos.

 

Argumento

El argumento de estos dos nuevos videojuegos respeta la historia de cada personaje, pero se han enriquecido con un renovado estilo mucho más cinematográfico, algo que ha sentado muy bien a los dos protagonistas. En el caso de Max Payne se ha abandonado esa estética de novela gráfica, aunque la narración y los comentarios oscuros de Max se mantienen con su inconfundible estilo. Ahora la historia se transmite como si estuviéramos viento una película de acción de las buenas. Esta nueva faceta ha sentado bien al Agente 47, que ahora cuenta con un guión más trabajado respecto a sus anteriores entregas. La figura de Diana, el contrato más reciente de la Agencia y la misteriosa niña a la que nuestro protagonista debe proteger destapan a un 47 más humano. Una aspecto que también queda reflejado en el estupendo diseño del menú principal de este videojuego.

El ritmo de la historia es más constante en Max Payne 3 gracias a un mayor número de intros durante la partida. Estos vídeos ayudan a tejer mejor la historia y el toque de Rockstar realza aún más esa faceta cinematográfica. En Hitman pasamos largos ratos sin ver un vídeo pero cuando hacen acto de presencia acompañados de su excelente doblaje el jugador disfruta mucho de los personajes, los diálogos y las situaciones que recogen. Una lástima que no se haya explotado un poco más este aspecto en el juego de Io Interactive.

Hitman Absolution

 

Tecnología

Es en este aspecto donde Rockstar ha conseguido destacar un poco más que Io Interactive, presentando un producto final más pulido técnicamente y cuidando mucho cada detalle. Absolution es la entrega más ambiciosa dentro de la historia de la franquicia, su calidad gráfica, la iluminación, el movimiento y los detalles son un espectáculo gracias al motor Glacier 2 pero no alcanza el nivel del motor Rage y el sistema de físicas Euphoria. El comportamiento de dichas físicas y el sistema de daños es ligeramente superior en Max Payne 3. La nueva entrega del asesino muestra algún fallo muy ocasional, como por ejemplo enemigos que nos descubren habiendo una pared de por medio o cuerpos que quedan encajados de una manera extraña en algún elemento del escenario pero repito, es algo muy ocasional que no empaña la que para muchos es la mejor entrega de Hitman.

El diseño de los escenarios es francamente bueno en estas dos historias pero si hay algo que señalar y no es para romper una lanza en favor de Rockstar, es la pérdida de dimensiones en los niveles de este Hitman. Los escenarios están muy bien hechos y repletos de detalles, sombras, luces… mostrando ese gusto por la recreación casi enfermiza de sus interiores y que siempre ha caracterizado a esta saga pero han perdido en tamaño y en libertad, mostrándose lineales y fraccionados, situándose de este modo al nivel de los de Max Payne, que siempre ha sido un juego más rígido en este aspecto.

Max Payne 3

Sonido

El sonido es algo que está muy trabajado en ambos videojuegos. Max Payne 3 llega con voces en inglés y unos mini-subtítulos en español que pueden dejarte ciego pero la calidad de sus voces en inglés es muy buena. Absolution nos deleita con un doblaje a nuestro idioma de película, con voces conocidas que realzan aun más esa faceta cinematográfica de esta nueva entrega de 47.

Los efectos como disparos, explosiones y otros sonidos ambientales están muy conseguidos en ambos juegos, algo que se espera como seguro en cualquier juego de acción que se precie. Dentro del apartado sonoro destacan las excelentes canciones que acompañan la aventura de Max, en este aspecto Absolution también cuenta con algunas melodías de calidad pero tienen una presencia breve, quedando por debajo de otras entregas de la serie, pues es un apartado que siempre se ha cuidado mucho en Hitman.

 

Control

La riqueza de estos dos videojuegos radica en su jugabilidad. Max Payne introdujo el tiempo bala en los videojuegos, un sistema que permitía recrearnos con la espectacular escena ralentizada de un tiroteo y las balas perdidas en el escenario. Pero esto también introdujo una pequeña dosis de estrategia a los combates, y antes de lanzarte por los aires a lo loco debes pensar un poco cómo utilizar ese preciado tiempo, estableciendo cierto orden a la hora de abatir a los enemigos y empleando una de sus dos modalidades. El tiempo bala puede emplearse de dos formas, un espacio de tiempo breve, ideal para hacer un salto y abatir uno, dos o tres enemigos como mucho y luego una modalidad más larga para las situaciones un poco más complicadas.

Mientras el bueno de Max acribilla ejércitos de matones con su particular estilo, el Agente 47 nos enseña a ser pacientes, sigilosos y precisos. La propuesta y el reto que ofrece Hitman es planificar un golpe perfecto y bien planificado siguiendo una serie de pasos que irán acercándonos cada vez más al objetivo que debemos eliminar. Este ritual metódico que incluye disfraces, silenciadores, ocultar cuerpos, envenenar alimentos o sabotear elementos del escenario no servirá de nada si una vez completada nuestra misión no somos capaces de huir sin ser visto o salir sin levantar sospecha. Cuando lo consigues la satisfacción inunda al jugador.

Hitman Absolution

Ambos juegos tuvieron su origen en el PC y el indudable éxito de sus fórmulas los llevó a expandir sus propuestas a las videoconsolas, con versiones de Max Payne y Hitman en consolas como PlayStation 2, Xbox y Gamecube (la consola de Nintendo recibió Hitman 2: Silent Assassin, cuyo lanzamiento no se comercializó en España) Sin embargo en este aspecto ambas franquicias compartían y arrastraban un defecto en estas versiones. El control en el mando. Transferir las posibilidades que pueden llegar a ofrecer un teclado y un ratón en determinados juegos a un pad de consola es algo complicado y una eterna fuente de polémica entre jugadores. Hay videojuegos que nacen para ser jugados en PC.

La maldición, la asignatura pendiente que han arrastrado ambas franquicias en las versiones de consola ha conseguido superarse gracias a los geniales controles que han implementado ambos estudios en sus dos nuevas entregas. La jugabilidad de Hitman radica en una serie de acciones que debemos llevar a cabo de la manera más rápida y precisa posible a la hora de ejecutar un movimiento perfecto. Acechar a un enemigo, eliminarlo, coger sus ropas, recoger su arma y arrastrar su cuerpo hasta un lugar apartado es algo que debe hacerse en un suspiro, son acciones que ahora podemos realizar de manera rápida, sencilla y sin tropiezos.

El sistema de coberturas  es una novedad que han introducido ambos videojuegos con un resultado positivo. En el caso de 47 el añadido de nuevo sistema de apuntado ha servido para terminar de pulir esa sensación artificial que padecía en algunos movimientos. Un defecto que se apreciaba aún más en las versiones para consola.

Para Max Payne siempre ha sido muy importante eso de donde pongo el puntero pongo la bala. Ralentizar un asalto a una estancia donde hay tres tíos armados con escopetas y subfusiles no serviría de nada si no pudiéramos encajar con facilidad dos balas en el pecho o en la cabeza de cada uno de esos malnacidos. Colocar el punto con precisión haciendo uso de un par de joysticks y combinarlo con el movimiento de Max ha sido una prueba que en Rockstar han sabido superar con éxito. Una fórmula patentada por esta franquicia y de la que este nuevo Hitman se atreve a coger un ligero pedazo, gracias a esa nueva habilidad de ralentizado y selección de objetivos que tiene el letal asesino.

Max Payne 3

Duración

Otro de los aspectos donde ambos títulos se muestran casi a la par. Son rejugables y adictivos desde el principio hasta el final. La calidad y la notable duración de sus modos principales, sus momentos y situaciones junto a su gran control consiguen que estés deseando volver a jugarlos de nuevo. Sus modos principales son largos y variados pero además ponen a disposición del jugador diferentes niveles de dificultad que van adaptándose a los perfiles del jugador.

En mi caso he completado la historia de Max Payne 3 en cuatro ocasiones y en cada uno de sus niveles de dificultad. Absolution lo he superado en normal y profesional, reservándome el último de los niveles para cuando me sienta preparado de nuevo, el sigilo y la acción de Hitman es genial pero desgasta mucho cuando pretendes jugarlo de manera profesional, que es como se disfruta. Os garantizo que os pasaréis estos dos juegos en más de una ocasión.

 

Mutlijugador

En este aspecto voy a mostrarme muy directo. Mi opinión personal es que el multijugador de Rockstar sobra completamente, cierto es que no molesta pero es algo que no necesitaba, estamos sobresaturados de modos multijugador de ese tipo. En cambio, Contratos, el nuevo modo online de Hitman Asolution que no es un modo multijugador propiamente dicho, es un extra con un componente online que sí aporta una duración y una experiencia rejugable bien justificada. Configurar nuestro propio reto para que los demás jugadores intenten superarlo o que nosotros mismos intentemos batir los desafíos de otros jugadores es un extra y una novedad bastante interesante.

 

Conclusión

Max Payne 3 y Hitman Absolution son dos de los mejores juegos de 2012 y es algo que consiguen sin innovar demasiado. Esta comparación no busca necesariamente un ganador, como podéis ver comparten muchas cualidades aunque es verdad que el trabajo de Rockstar está mejor terminado, de hecho es difícil encontrar fallos o algún comportamiento inesperado. Tampoco es mi intención que aquel jugador que no los ha probado se decante por uno o por otro, son dos títulos que recomiendo encarecidamente a cualquier amante de la acción y los buenos videojuegos. Dos sagas veteranas dentro de la acción en tercera persona que a pesar de los años, los cambios y las modas que impone la industria y un perfil de jugador mucho más comercial han sabido mantener su personalidad y esa diversión directa de hace unos años. La grata sensación de haber jugado a un buen videojuego, de los que merecen realmente la pena. Eso es lo que sientes después de terminar estos dos juegazos.

Comparte este artículo

RUBIO

Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes
pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles.

11 comentarios

Comentar
  1. BenjaminV 30 de diciembre de 2012 a las 03:24 Responder

    Buena reseña. Pero creo que la aun cuando tienen similitudes las historias son completamente diferentes y no le encuentro como mucho sentido a la comparación de ambos.
    Pero esa es mi opinión como pobre inconverso.

  2. RUBIO 30 de diciembre de 2012 a las 14:38 Responder

    Son juegos diferentes por supuesto, mecánicas de juego distintas pero ambos son shooters en tercera persona que pertenecen a un tipo de videojuegos que cada vez es más difícil de encontrar. Esos que mantienen su personalidad, su diversión directa y adictiva con un modo historia largo y variado.

    Un saludo!

  3. kicker9 31 de diciembre de 2012 a las 10:38 Responder

    A falta de jugar a Hitman, y sabiendo que el sigilo no es lo mío, me quedo con Max Payne que reparte salami a lo bruto. Gran análisis/comparación Rubio!!
    PD: El agente 47 también va rapado ¿no?

  4. RUBIO 31 de diciembre de 2012 a las 10:42 Responder

    Jejeje, al final me voy a tener que incluir esa similitud dentro del especial. Ahora en serio, menudos dos juegazos que nos ha dejado este 2012. Junto a Dishonored, de lo mejorcito de este año.

  5. BladeRunner 2 de enero de 2013 a las 13:42 Responder

    La verdad es que los dos tienen una pinta muy buena.Tienen muy buenos graficos, pero me da la sensacion de que Hitman es alguien que sabe que va a triunfar ( con sus metodos ) , y en cambio Max Payne tiene una pinta de heroe venido a menos que va a tener que enfrentarse a una travesia bastante dura durante el juego.
    Lo digo porque me parecen los dos muy buenos juegos, similares en cierto modo, pero parece que me atrae mas la estetica de Max.

    Saludos !!

Publicar un nuevo comentario