Assassin’s Creed ha cumplido 10 años

Hay que ver lo rápido que pasa el tiempo, parece que fue ayer cuando una y otra vez reproducía aquel impresionante tráiler, donde un misterioso encapuchado vestido de blanco vigilaba con atención a la alborotada muchedumbre de una plaza desde lo alto de un campanario. De fondo, el sonido de una campana y el graznido de un águila inundaban una secuencia que dejaba boquiabierto al espectador.

La primera entrega de la exitosa franquicia de Ubisoft ha cumplido 10 años el pasado 13 de noviembre. Fue en 2007 cuando Assassin’s Creed llegó a Xbox 360 y PS3 rodeado de una gran expectación, dando inicio a una de las series más populares y representativas de los últimos años.

Su lanzamiento tampoco estuvo exento de polémica pues salió a relucir uno de los casos de manipulación y negocio sucio más bochornoso de los últimos años. El juego fue presentado con un nombre llamativo, luciendo un apartado técnico portentoso y presentado mediante una envidiable campaña publicitaria. Diferentes medios, incluyendo alguno patrio, calificaron al susodicho con un flamante “9” incluso alguno fue más allá y se atrevió a coronarlo como obra maestra. Automáticamente el juego se colaba en la lista de favoritos de redactores con una velocidad pasmosa. Los jugadores se lanzaron a por el sin pensárselo dos veces.

Assassin’s Creed terminó revelándose como una obra plana y repetitiva que hacía caer al jugador en la más peligrosa de las monotonías. Aquellas notas sencillamente no podían ser posible simplemente por el hecho de encontrarnos ante una bestia técnica que representaba famosas urbes históricas a un nivel nunca visto. Muchos jugadores se quejaron, claro, ante una de las evidencias más notables de los “favores” y “acuerdos” dentro del “mundillo” de los videojuegos.

 

 

Todo el mundo sabe como funciona este negocio. Las compañías otorgan el privilegio a la prensa de probar sus nuevos lanzamientos para poder obtener repercusión en los medios y de esta forma captar la atención de los jugadores. Los medios ganan lectores y visitas, las compañías clientes potenciales y los jugadores nos lo pasamos pipa con nuestro nuevo videojuego previo desembolso. Un trato aparentemente perfecto.

Un medio alemán  fue el que denunció e hizo pública la manipulación que había llevado a cabo Ubi y fue entonces cuando algunas mesas de redacción comenzaron a “recular” delatándose de forma bochornosa con reanálisis y posteriores cambios de puntuación.

Por supuesto aquí también estamos para reconocer el logro de aquella primera entrega pues su llegada supuso una interesante alternativa al sandbox por excelencia, Grand Theft Auto. El trabajo de recreación histórica es soberbio gracias al asesoramiento de historiadores y expertos, todo un viaje al pasado cada vez que juegas a cualquier entrega. Escalar el punto más alto de un escenario para después contemplarlo desde lo más alto podría considerarse uno de los privilegios más bellos que ha concedido el videojuego moderno al jugador. El marco temporal donde nos sitúa (en tiempos de La Tercera Cruzada) y por supuesto su protagonista, Altair, un personaje que parecía agradar a 9 de cada 10 jugadores gracias a sus impresionantes habilidades.

Estas virtudes marcaron los primeros pasos, la dirección de la saga y hay que señalar que Ubisoft se apresuró en rectificar sus errores haciéndolo mejor con la secuela, que superaba a la primera entrega en casi todos sus aspectos. Curiosamente recibió peores notas que el primer juego por parte de aquella crítica de dudosa credibilidad, la misma que ha permanecido impasible ante la sobresaturación de entregas año tras año. Unos hechos que, una vez más, hablan por sí solos.

 

En plancha y sin pensárselo dos veces. Así se lanzaron muchos jugadores a comprar el primer AC. No había carro de paja lo suficientemente grande en todo Jerusalén que amortiguara el batacazo que los aguardaba.

 

En el décimo año de su aniversario, la vasta red se ha poblado de multitud de reportajes y artículos que rinden homenaje a este primer juego. En algunos de ellos pueden leerse reflexiones que señalan a esta franquicia como una de las más importantes de la historia del videojuego. Sin duda atrevida afirmación que solamente podría salir de la boca de un necio. No son malos juegos, puede que Assassin’s Creed sea uno de los nombres más populares de los últimos años, cierto es que los asesinos han protagonizado multitud de portadas y su icónica figura siempre consigue acaparar la atención, pero de ahí a decir que es una de las sagas más importantes del videojuego… A nivel de beneficio económico seguramente que sí lo sea, desde luego, pero ya veremos cómo trata el paso del tiempo a esta serie. Su peso y la forma en la que quedará grabada en el recuerdo colectivo.

Cada uno tendrá sus propias conclusiones pero desde luego mi perspectiva al respecto es un poco más modesta, no llega tan lejos, de hecho hace que me reafirme aún más en mi opinión; Assassin’s Creed es un juego que nos vendieron los medios a través de la manipulación y el cohecho más descarado. A pesar de ello, es la entrega de la serie con la que sin duda me quedo por diversos motivos. El momento histórico escogido para la ocasión, aquellas inolvidables vistas de Tierra Santa y, claro está, por la reveladora anécdota que escondía tras de sí. Sirvió para acabar con la inocencia de muchos y la credibilidad de unos pocos. Un pequeño capítulo turbio dentro de la otra “Historia” que todos conocemos, en mayor o en menor medida. La del videojuego.

 

 

Comparte este artículo

Punisher

Juego y castigo

2 comentarios

Comentar
  1. Chovi 17 de noviembre de 2017 a las 14:02 Responder

    Buen artículo Punisher. Me alegro por la saga. Para mí el mejor fue el segundo, aunque todos los he disfrutado. Creo que no son juegos innovadores, excepto el primero en su día, pero sí bastante entretenidos, con una buena historia siempre detrás. No he jugado al Origin pero le tengo muchas ganas. En cuanto a la manipulación de los medios, supongo que habrá de todo y en bastantes más juegos que no sepamos. Ya sabes lo que se decía en Bioshock “El hombre elige, el esclavo obedece”. Ya cada uno que sea responsable de lo que escribe y dice.

  2. malevolus 19 de noviembre de 2017 a las 21:26 Responder

    Yo personalmente me quedo con los dos primeros, sobretodo con la segunda parte que me encantó. Aluciné literalmente con las nuevas ciudades, recuerdo un baile de máscaras en una plaza y la catedral de Florencia si no recuerdo mal. Me impactaron esos dos momentos.

Publicar un nuevo comentario