Aquella R dorada y algunos de sus mejores juegos

Rareware

Qué buenos recuerdos me vienen a la cabeza siempre que leo en algún sitio Rare o veo su símbolo, la inconfundible R dorada. Claro está, que este buen sabor de boca viene cuando echo la mirada atrás y voy repasando todos y cada uno de los grandes títulos que brindó esta compañía antes de ser comprada por Microsoft.

Este estudio británico creado en 1982 fue uno de mis favoritos durante muchos años gracias a sus excelentes obras. La R mágica. No sé como lo hacían pero los videojuegos creados por Chris & Tim Stamper y su gran equipo, siempre conseguían destacar sobre cualquier otro título y dejaban alucinados a medio mundo. Rare siempre era sinónimo de calidad, algo que vinieron demostrando durante la cuarta y la quinta generación de consolas, gracias a los excelentes juegos creados para Super Nintendo y Nintendo 64. Por aquel entonces, este estudio era la second party más valiosa de la compañía japonesa.

Siempre recordaré a Rare por la increíble calidad y genialidad de sus juegos (son únicos) pero también por el gran secretismo con el que envolvían sus trabajos antes de que salieran a la luz. Inconfundible ese estilo gamberro pero ingenioso acompañado de unas pequeñas dosis de humor negro inteligente, con el que daban vida a los personajes y las historias de sus videojuegos, algunos de ellos, no recomendados para menores de 18.

Donkey Kong Country

En sus inicios, Rare fue conocida como Ultimate Play The Game y su primer videojuego, Jetpac (1983) fue un título que alcanzó un gran éxito gracias a su mecánica, una mezcla de puzzles y plataformas que utilizaba la gravedad de los elementos. Sus gráficos resultaron ser realmente buenos, algo admirable dadas las limitaciones de las máquinas de aquel entonces.

UPTG desarrolló varios títulos para Spectrum, Commodore 64, Nes, Game Boy Game Gear y Megadrive donde consiguieron destacar gracias al talento que demostraron en muchos de sus juegos y en el uso de la perspectiva isométrica (perspectiva 3/4) logrando que unos gráficos 2D parezcan 3D.

El pelotazo de Rare se llamó Donkey Kong Country (1994), uno de los mejores plataformas que han dado los videojuegos. Un título que revolucionó la época de los 16 Bits gracias a sus imágenes prerendererizadas, sus gráficos 3D y esos personajes que parecían tener volumen.

Después de DKC, Rare se encaminó hacia otro éxito, un proyecto diferente. Al poco tiempo llegó Killer Instinct (1995). Un videojuego de lucha que nuevamente se adelantaba a su tiempo gracias a esa genial sensación de tridimensionalidad, poniendo en un serio aprieto a sus competidores de aquel entonces. Rare había comenzado a desarrollar un “instinto” para crear buenos videojuegos.

Killer Instict

Con estos dos excelentes bombazos comenzaba la época dorada de esta gran compañía. Un intervalo de tiempo en el que supieron exprimir sus dos juegos de éxito con varias partes en el caso de DKC. Pero con el cambio generacional y con los 64 bits de la Nintendo 64, crearon lo que sería su gran obra maestra y uno de los mejores FPS de todos los tiempos, Goldeneye (1997). Rare lo había vuelto a hacer, revolucionar el mundo de los videojuegos con un título que estableció un punto y a parte en el género gracias a las impresionantes novedades que introducía en su planteamiento y un multijugador inolvidable y eterno.

Nintendo 64 debe mucho a esta compañía. De hecho, seguramente esta consola no sería recordada de la misma manera si no hubieran existido en su limitado catálogo los videojuegos de la gran Rare. Gracias a estos juegos, junto a Ocarina of Time y Turok 2, N64 fue la consola que me enseñó que es más importante la calidad que la cantidad. Nintendo siempre tuvo un preciadísimo “as en la manga” y lo demostró continuamente con juegos muy superiores a la actualidad de aquel momento. Banjoo-Kazooie, Jet Force Gemini, Donkey Kong 64 y las dos obras maestras que cerraron esta maravillosa época y la historia de una de mis compañías favoritas, Perfect Dark y Cónker Bad Fury Day. El sucesor espiritual de Goldeneye, PD, a día de hoy todavía tiene detalles que no poseen los FPS actuales y el juego de la ardilla gamberra, Cónker, no llegó a España pero conseguí hacerme con una copia de importación. Me costó 110 eurazos pero he de deciros que mereció la pena, pues la versión de Xbox está recortada y censurada en algunos momentos. Es una de las joyas de mi colección y un videojuego que nadie debería perderse porque es realmente MUY GRANDE.

Goldeneye

Después de aquellos maravillosos años la magia de Rare comenzó a disiparse poco a poco. Parte de su equipo ya se había marchado entre 1998 y 1999, fundando otro estudio al que también cogí gran cariño, Free Radical. Se reconocía a kms de distancia la procedencia de aquellos chicos, gracias a buenos juegos como Time Splitters 2 y Second Sight. Free Radical fue absorbida en el 2009 por la “maquinaria alemana”, Crytek.

En el año 2002, los hermanos Stamper vendieron la mitad de las acciones de la empresa a Microsoft, ya que la otra mitad pertenecía a Nintendo. La compañía japonesa vendió su parte y la R dorada pasó a formar parte del gigante americano y a partir de ahí, la decadencia absoluta. La todopoderosa Rare había muerto. Después de aquello Chris y Tim abandonaban Microsoft en busca de un nuevo reto profesional

Siempre recordaré con un cariño muy especial aquellos inolvidables años, cuando Rare era Rare. Únicamente con ver esa R te estremecías, pues sabías que tenías entre manos un videojuego diferente, con una gran personalidad y de una calidad incomparable.

 

Gracias Rare (1983-2001)

Comparte este artículo

RUBIO

Rubio en Google+ Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica que desafíe tendencias comerciales y accesibles. No soy un periodista ni un mercenario, soy un jugador.

4 comentarios

Comentar
  1. Lou C. Fer 29 de marzo de 2012 a las 19:19 Responder

    Casi se me saltan las lagrimas recordando el Jetpac, underwurdle, knight lore, gunfright, sabre wulf, nightshade, etc. Tengo mas horas de juego con estos títulos de spectrum que de Xbox…….
    Ains!! -suspiro-, que infancia en vista isométrica mas “güena” he tenido.

  2. Cejel 9 de abril de 2012 a las 18:50 Responder

    Joder Rubio has descrito mi infancia en los videojuegos en esta pagina jodiooooo , y que mejor persona como tu para hablar y describir estas putas joyas que la verdad, han servido de inspiracion en otros juegos actuales………………………….. la piel de gallina chicos,se me caen las cejas.

Publicar un nuevo comentario