The Evil Within

Análisis The Evil Within

En poder del mal

No podíamos empezar este análisis sin hablar un poco de Resident Evil 4, una de las obras más influyentes de los últimos años y padre directo del nuevo trabajo de Shinji Mikami. Hablamos de la entrega que por primera vez se atrevió a alterar la fórmula survival que todos conocíamos y que algunos jugadores a día de hoy siguen detractándolo por este motivo, lo cierto es que llegó en un momento perfecto. Justamente cuando la popular serie parecía empezar a mostrar ciertos síntomas de estancamiento, este juego llegó para sacudir los cimientos de los videojuegos de acción, mostrando a Capcom en toda su plenitud creativa.

Resident Evil 4 fue concebido por Mikami como un juego de acción con un destacado trasfondo de terror, detalle importante que lo distancia de las dos entregas posteriores, el frenético RE5 y el aberrante RE6. De acuerdo, apostó por la acción y profanó de esta forma las bases de un género que su mismo nombre se había encargado de asentar años atrás, pero supo mantener una importante atmósfera de terror y tensión con la dosis justa de acción dentro de unos entornos que constantemente rendían culto al cine de terror.

Desde un principio The Evil Within nos recordó a RE4, un videojuego que a mi personalmente me encantó, de hecho, su esencia siempre parece estar muy presente a lo largo de toda la aventura, pero lo cierto es que la nueva creación de Shinji Mikami, además de ser más oscura y retorcida, quería diferenciarse, sin dejar a un lado la acción pero con mucha menos munición, con una propuesta que abrazara la esencia más pura del género survival horror. Mikami lo ha vuelto a hacer, conseguir estremecernos con una estupenda aventura de terror dueña de una atmósfera malvada y perturbadora donde el jugador en todo momento parece estar sobrepasado por una situación de auténtica pesadilla y con pocas posibilidades para sobrevivir.

The Evil Within

La aventura de Tango Gameworks tiene como protagonista a Sebastian Castellanos, detective de homicidios en la ciudad de Krimson, el cual deberá descubrir qué fuerza malvada se encuentra detrás del asesinato múltiple que tiene lugar en un manicomio. Muy pronto y sin poder evitarlo, Sebastian se verá envuelto en un viaje aterrador a través de un mundo sobrecogedor y desquiciado con un único objetivo, sobrevivir.

Una vez más somos testigos de cómo el creador japonés hace uso de elementos de terror tradicionales para enriquecer su juego, componentes físicos y psicológicos, alguno muy nipón, propio del cine de terror de su país. Sin embargo, siguen estando muy latentes en la mente de Mikami influencias cinematográficas como Zombi, La Matanza de Texas o Tiburón, películas que impactaron en él y que siempre ha tenido muy presentes a la hora de recrear escenas y momentos en sus videojuegos. The Evil Within no podía ser una excepción y su creador ha sabido muy bien cómo plasmar y transmitir las virtudes de todas esas influencias en su nuevo videojuego, una experiencia que nos mantendrá en vilo y en tensión desde el principio hasta el final.

Durante la pasada generación hemos podido observar sagas como Dead Space y Resident Evil, series que tenían el terror de supervivencia como bandera, y que han tendido a orientarse cada vez más a la acción con cada nueva entrega. La industria ha ido transformando este género poco a poco hasta diluirlo completamente en la mayoría de los casos. En el transcurso de estos meses hemos escuchado infinidad de elogios hacia este título, pero el vaticinio que con más fuerza parecía resonar entre la comunidad jugona, es que podría tratarse del juego que hiciera resurgir las tablas más puras de un género cada vez más olvidado. Mikami ha cumplido lo que prometió, ni más ni menos, lo que él dijo que iba a ser su nuevo videojuego, el equilibrio óptimo entre acción y las características de un survival.

Al principio citábamos las reminiscencias con RE4 pero lo cierto es que la nueva criatura de Mikami se experimenta de una forma diferente, como experiencia más exigente que es, tanto en términos jugables como de guión. The Evil Within afina aún más esa fórmula de acción y terror, inclinándose un poco más hacia los fans de los survivals y demostrándonos que sí es posible alcanzar ese punto exacto, ese equilibrio entre acción, terror y supervivencia.

The Evil Within

Aquí es donde entra en escena una de las particularidades del juego, los enemigos. Comparados con el Ganado de RE4, los Atormentados se presentan como unos enemigos más duros y letales, hacen que constantemente nos sintamos atrapados y acorralados. Basta un solo enemigo para acabar con nuestra vida, por lo que un enfrentamiento con varios oponentes y con pocos recursos puede ser sinónimo de una muerte segura, huir corriendo para escondernos a menudo será una buena opción. Quitaros de la cabeza aquello que se decía en la mili: “correr es de cobardes” aquí no vale eso de sacar el machete y liarte a dar cuchilladas en la cara de los enemigos, dar patadas voladoras o hacer llaves de Wrestling. Sin duda, los momentos cumbre y la tensión llegarán con los enfrentamientos contra los “final bosses”, gente muy chunga de verdad con ganas de hacernos mucho daño, los clásicos enemigos especiales que pondrán a prueba nuestro habilidad y nuestros nervios de acero.

The Evil Within no es un videojuego fácil, está pensado para jugarse con detenimiento, avanzando lentamente y con precaución por sus trabajados escenarios, que además de estar plagados de mortales trampas, sirven para acechar y atacar furtivamente a los enemigos, práctica altamente recomendable a la hora de ir descubriendo un nuevo nivel. En este aspecto, la mecánica del sigilo junto a la desactivación de trampas y gestión de recursos recuerda bastante al videojuego The Last of Us.

Puede que no hayamos vuelto a los orígenes más básicos de la mansión Spencer ni a las calles de Raccon City pero sí es cierto completamente que The Evil Within se inclina más hacia una experiencia de terror de supervivencia que a premiar las grandes cantidades de enemigos aniquilados. Podemos apreciarlo en detalles como su sistema de combate, en el medidor de resistencia de Sebastian, que nos permitirá correr hasta cierto punto, su movimiento que es un poco más pesado de lo habitual, la escasez de munición y en que cada combate siempre supondrá un reto. Si nos hieren tendremos que curarnos con unas inyecciones y botiquines, aunque nuestra vida se regenera de forma automática hasta un máximo, cuando estemos en ese estado no podremos esprintar y nuestras posibilidades de sobrevivir se reducirán drásticamente por nuestra escasa movilidad. Los puzzles, todo un clásico dentro de los survivals, sí es uno de los elementos de los que se ha prescindido totalmente.

The Evil Within

Otra de las cosas que llaman la atención respecto a otros juegos parecidos, de corte aventurero, supervivencia y perspectiva en tercera persona, es el sistema de apuntado. Sus creadores, a la hora de apuntar con precisión, han optado por plasmar una dramática perspectiva desde las manos y los antebrazos del protagonista, suprimiendo la famosa e influyente vista desde el hombro, la mismo que puso de moda el propio RE4. La verdad es que resulta original y queda muy bien.

Hay que ver cómo aprendemos a valorar cada una de esas preciadas armas que van completando el escueto arsenal de un survival. Saber en qué momento utilizar el arma indicada contra ese enemigo en concreto, así como cuidar la munición, son algunas de las normas básicas de supervivencia en un juego de este tipo. No hay nada que pueda igualar la sensación de seguridad que ofrece la primera vez que encuentras una escopeta en un videojuego de estas características. En The Evil Within tendremos pocas armas, pero tenemos que conocerlas y saber cuáles de ellas son más efectivas contra los enemigos que tengamos delante en cada ocasión. Dos pistolas con diferente tipo de daño y rendimiento, una escopeta, un rifle de precisión, granadas y una ballesta con diferentes clases de flechas completan el equipo de Sebastian.

Como viene siendo habitual en muchos videojuegos hoy en día, The Evil Within también introduce un completo sistema de evolución de habilidades para Sebastian y de mejora de equipamiento. Características que podremos ir mejorando a lo largo de la aventura gracias a una sustancia que recogeremos de los cuerpos de los enemigos abatidos y de frascos que encontraremos por los escenarios.

The Evil Within

Técnicamente el videojuego rinde a muy buen nivel, con unos escenarios variados y recreados con todo lujo de detalles, en este aspecto destacan el diseño de aquellos lugares más tenebrosos y asfixiantes, como estancias y edificios, así como el diseño, el movimiento y la presencia de Sebastian y de los enemigos en pantalla. También hay que destacar los estupendos juegos de luces y sombras, así como algunos efectos de partículas. Otro de los apartados sumamente cuidados es el aspecto sonoro, desde el estupendo doblaje a nuestro idioma, pasando por los distintos efectos de sonido que contribuyen notablemente al poder de inmersión de esta historia de terror, sin duda un aspecto clave a la hora de lidiar con una aventura de estas características.

La duración, uno de los apartados polémicos en el videojuego actual, es otro de los puntos donde el juego de Tango Gameworks sabe cumplir. Yo he tardado unas 16 horas en completar sus 15 capítulos en el modo supervivencia (equivale a la modalidad normal y es el más recomendable), sin detenerme demasiado en recolectar coleccionables y documentos, por lo que el juego, jugando a un ritmo normal puede durarte alrededor de unas 15 o 20 horas. Además The Evil Within es el típico videojuego que seguramente decides terminar más de una vez, es rejugable, más aún cuando al terminarlo por primera vez conseguimos desbloquear la opción Nueva Partida+, un interesante añadido a nuestro arsenal y un nuevo modo de dificultad, además de un modo galería. Completar todas las mejoras de habilidad y equipamiento es algo que posiblemente no consigas en la primera vuelta. Volver a empezar el juego con todo lo que hemos conseguido la primera vez siempre es un añadido interesante.

The Evil Within

=Conclusión=

Es una satisfacción disfrutar de experiencias como The Evil Within, no solamente porque ha llegado a nosotros ofreciendo todo lo que su creador nos prometió, aunar acción, terror y supervivencia en impecable equilibrio, sino porque además lo hace de maravilla como una aventura de terror exigente a nivel jugable y de aspecto impecable. Una experiencia survival horror que da la bienvenida a todos los jugadores sedientos de emociones fuertes.

 

=Puntos fuertes=

  • Haber alcanzado óptimamente esa perseguida mezcla equilibrada de horror y acción con una completa aventura como solo el maestro del terror sabe hacer.
  • Su impecable ambientación y su apartado técnico.
  • Es un videojuego que destaca perfectamente por sus virtudes y personalidad, pero si te gustaron Resident Evil 4 y The Last of Us, The Evil Within parece una mezcla de estos dos grandes títulos.

 

=Se podría haber mejorado=

  • El final del juego, un tanto surrealista pero para gustos…
  •  El argumento, en algunas ocasiones un poco complicado de seguir con claridad.
Versión analizada: PlayStation 4
8
Etiquetas Tango Gameworks

Comparte este artículo

RUBIO

Redactor jefe de BornToPlay. Los videojuegos son una de mis grandes
pasiones. Actualmente escribo especiales y analizo los últimos títulos manteniendo siempre una valiosa conexión con aquellos clásicos que marcaron el rumbo del videojuego. Firme defensor de toda mecánica
que desafíe tendencias comerciales y accesibles.

13 comentarios

Comentar
  1. Airam 14 de octubre de 2014 a las 12:10 Responder

    Gran análisis con mucha profundidad y ahondando en los aspectos más relevantes, dejando a un lado aspectos para mi gustos menos importantes como la controversia de su acabado técnico. Una pena que aún no lo hayamos podido probar. A ver si hay suerte en los próximos días.

  2. RUBIO 14 de octubre de 2014 a las 13:57 Responder

    Hola Airam,

    Me alegra que te haya gustado la review. A nivel general, The Evil Within me parece un juego completo y muy bien terminado, un logro destacable teniendo en cuenta además que es una experiencia para un jugador, algo difícil de encontrar hoy en día. Además es lo que prometió Mikami desde el principio y es justo lo que esperábamos, por lo que no hay desilusiones de ningún tipo.

    Por sacarle algún “pero”, en mi opinión es el argumento donde quizá flojea un poco el juego, una historia de terror si, pero como suele ocurrir en este género, está repleto de tópicos y momentos que ya hemos visto y vivido muchas veces, tanto en pelis como en videojuegos.

    Un abrazo

  3. 4everjugon 14 de octubre de 2014 a las 16:48 Responder

    Gran análisis Rubio. Y además se nota que has disfrutado el juego. Estabas en tu salsa con ese equilibrio entre acción y survival. A mi parecer la historia y las sensaciones que te produce un juego, sobretodo la atmósfera tétrica de los survivals, van más allá del apartado técnico que tan machacado ha sido en otros análisis.
    Ya sabes que me fio de ti bastante. Saluditos!

  4. RUBIO 14 de octubre de 2014 a las 17:09 Responder

    Hola 4everjugón!

    Pues sí, ya he visto por ahí que algunos análisis han castigado el apartado técnico del juego, a mi sinceramente no me ha parecido tan malo, tal vez porque también sabía lo que iba a encontrarme en un videojuego que comparte desarrollo/recursos en dos generaciones distintas, por mucho que haya jugado la versión de PS4.

    A nivel visual seguramente podremos ver cosas mejores más adelante en las consolas de nueva generación, pero a mi este nivel gráfico me es más que suficiente para disfrutar de un buen videojuego, no quiere decir que me conforme ojo, pero a mi me parece que cumple bastante bien.

    Sinceramente, los defectos que he leído por ahí, podemos experimentarlos de una forma mínima, para nada afectan a la experiencia. Han criticado la I.A de los Atormentados, ¿desde cuando los zombis (son eso, zombis con ojos brillantes) actúan como un equipo táctico de fuerzas especiales?. Yo te aseguro que cuando te localizan, van a por ti y te buscan, además son unos enemigos que hacen que te sientas acorralado y son más efectivos que el Ganado de RE 4.

    El control me parece bueno, algún medio por ahí ha criticado la cámara y demás, de verdad yo me he pasado el juego entero y no he padecido ningún fallo que comprometiera la diversión o la jugabilidad. Lo que si puedo decir, es que a mi tampoco me han gustado esas barras en la parte inferior y superior de la pantalla, como en las pelis panorámicas de antes.

    Como ya me conoces un poco 4everjugón, sabes que me gusta exprimir los juegos, así que volveré a pasármelo un par de veces a ver si encuentro algo que de verdad merezca la pena destacar.

    Un saludo!

  5. BladeRunner 20 de octubre de 2014 a las 02:23 Responder

    Pedazo analisis te has marcao Rubio ! Parece una buena mezcla de generos como comentas, pero quiza me ha decepcionado que no sea ese Resident Evil 4 cancelado, que si era de terror total clasico y que se resideñó al RE4 que conocimos. Aun asi , tiene que estar guapisimo.

  6. RUBIO 21 de octubre de 2014 a las 16:34 Responder

    Hola Blade,

    Desde luego un RE clásico no es en absoluto, puzzles ni uno y eso de volver tres o cuatro veces sobre nuestros pasos tampoco. Lo que mola es que parece una mezcla de RE 4 y TLOU, y que es más exigente que el citado RE 4.

  7. Ortega 29 de octubre de 2014 a las 20:26 Responder

    De todas maneras como re 4 no habra nada igual, es perfecto, la accion estaba muy equilibrada y sobre todo los gráficos que para aquella epoca eran impecables. Una obra maestra.

  8. voyevodus 24 de diciembre de 2014 a las 20:22 Responder

    Con el juego terminado y avanzadete en partida +, ahí van unas ligeras impresiones…
    Vaya por delante que el juego me ha gustado y que, en líneas generales, estoy de acuerdo con la nota, pero este juego, de survival, solo tiene el envoltorio. Angustia pasas, pero eso te puede suceder con el Sonic si corres sin anillos o en el Tetris si no te llega un palo…
    La escasez de munición es relativa, pues con una bala y una cerilla puedes acabar con 5 enemigos. Los “ataques furtivos”, además, ayudan mucho, sobre todo si tenemos en cuenta que los patrones de los “zombies” no son demasiado complejos y que se pueden dejar “pajaritos” con un botellazo en la cabeza (estando en ese estado se les puede pasar por el cuchillo)… y de botellas está el juego lleno. Yo he centrado casi todo el apartado de enfrentamientos en la fabricación de virotes, pues hay esparcidas más piezas para fabricarlos que munición casi seguro. Coincido completamente con Rubio en que la rigidez del personaje es un acierto y que nos deja claro que no manejamos un marine hasta las cejas de clembuterol por muy potente que pueda parecer el arsenal con el que nos podemos llegar a hacer.
    Pero como decía, los elementos más importantes a nivel jugable de un survival son circunstanciales. Ni hay exploración alguna, ni hay puzzles, ni se interactúa con diferentes objetos o elementos del escenario ni adquiridos (más allá de recoger una llave a pocos metros de la puerta), ni hay gestión de inventario ni de espacio, y el camino no podría ser en ningún momento más fijo.
    Supongo que es el precio que se paga en la época donde videojugablemente casi todo se resuelve a tiros. Survivals puros (como Silent Hill o Forbiden Siren) nunca han dejado de hacerse, otra cosa es que hayan alcanzado las cotas de calidad de los años dorados del género, que por otra parte es lo que queremos muchos.
    Pero tratando el juego como tal y no como survival (que al fin y al cabo es de lo que se trata), creo que estamos ante una obra como la copa de un pino, con sus defectos, por supuesto, pero con muchas virtudes, que ya se ha encargado de enumerar y argumentar estupendamente Rubio. Me quedo con la duración, pues es incluso más largo que RE5, con el juego que dan los virotes de la ballesta (me encanta poner explosivos en los marcos de las puertas, en las rutas de los enemigos, o paralizarlos para meterles dos arpones en el pecho acto seguido), con los bosses en general y con el sonido. Pero jugada la versión PS4, visualmente no entiendo como pueden salir juegos así con una latente falta de pulido. Si no hubiera tanto clipping y si todas las texturas hubieran sido tratadas con el mismo mimo, hablaríamos de un trabajo rotundo en ese sentido.
    Gran análisis.
    Abrazo.

  9. voyevodus 24 de diciembre de 2014 a las 20:48 Responder

    Sobre la polémica acerca de las franjas negras, se supone que es una decisión de Mikami y no obedece a ningún tipo de cuestión técnica. Al delimitar el espacio de visión, el juego obliga a rotar la cámara con más énfasis en busca de trampas, muy numerosas y muy importantes (pues son una fuente de piezas para fabricar virotes para la ballesta), y que de tener el 100 x 100 de la pantalla serían muy fáciles de detectar. Un detalle más que, en mi opinión y aunque sea cierto que se fuma una cuarta parte de la pantalla, hace grande a Mikami. Donde no tengo tan claro que sea un acierto es en The Order 1886 si finalmente las incorpora… Justifico una decisión así por motivos jugables, pero no artísticos.
    Y sobre la cámara, tengo que decir que a mí sí me ha dado algún problemilla en momentos muy puntuales. No de manera importante, pero como decía en mi comentario anterior, es una pena que un juego así no haya sido bien pulido.
    Feliz Navidad!!!

  10. RIPPER 10 de julio de 2015 a las 10:38 Responder

    5 MEJORES COSAS DEL JUEGO…

    1º GRÁFICOS Y AMBIENTACIÓN…CASI PERFECTO.
    2º JUGABILIDAD…MUY BUENA.
    3º DIFICULTAD….PERFECTA (EN LA MÍNIMA DIFICULTAD) NI IMPOSIBLE….NI PARA BEBÉS.
    4º VARIEDAD DEL JUEGO CONFORME AVANZA….NO SE VUELVE REPETITIVO NUNCA.
    5º EXCELENTE COMBINACIÓN ENTRE SURVIVAL Y ACCIÓN.

    5 PEORES COSAS DEL JUEGO…

    1º LA HISTORIA ES UN POCO FLOJA…SE PODRÍAN SACAR Y PONER CAPÍTULOS DEL JUEGO SIN CAMBIAR NADA.
    2º RECOGER GEL VERDE PARA COMPRAR MEJORAS Y ARMAS…MUY AL ESTILO PAY PER WIN.
    3º LAS ÚNICAS DOS COSAS IMPORTANTES PARA COMPRAR: CORRER MÁS TIEMPO Y ALMACENAR MAS BALAS…EL RESTO NO APORTA CASI NADA AL JUEGO.
    4º LOS LOCKERS DONDE SE GUARDAN OBJETOS SON ALEATORIOS…NO AGREGAN NADA DE ESTRATEGIA AL JUEGO.
    5º LAS BOMBAS Y MINAS LASER NO ENCAJAN BIEN EN UNA HISTORIA DE MONSTRUOS.

    En resumen, un gran gran juego…tiene ese aspecto que te desespera de los survival…como ser pocas balas, poca luz, monstruos duros de matar….pero también tiene la justa cantidad de género de acción y una pizca de rpg (mejora de habilidades y armas) Debe ser el mejor juego en cuanto gráficos y su jugabilidad es altísima. Lo único flojo flojo es su historia y el hijo argumental que une los distintos capítulos….comienzas en la ciudad del siglo xxi, y al siguiente capítulo estás en una aldea mediados de 1900, luego vas a un hospital en ruinas, después en el cuarto de calderas de una fábrica, después a una mansión embrujada, después a unas cavernas…etc…etc.

  11. RUBIO 10 de julio de 2015 a las 23:02 Responder

    La gente ha sido bastante dura con este juego y a mi la verdad es que no me parece tan malo. Pero claro, hablamos de un público que aplaude cosas como RE 6 y critica cosas a The Evil Within tan secundarias como el tema de las bandas negras. Por cierto han sacado una actualización que las elimina.
    Sinceramente, no llegó a gustarme tanto como RE 4 pero sí me parece mucho mejor que RE 5 y RE 6.

Publicar un nuevo comentario