Análisis: Monster Hunter World

 

Pasión y entrega por la caza

 

Capcom ha conseguido dos logros de un solo y acertado mandoble con su Monster Hunter World. Por un lado ha bendecido a este generación con una nueva entrega de su afamada serie y por otro ha sabido contentar tanto a cazadores veteranos como a curiosos ávidos de nuevas aventuras.

Debo decir que esta ha sido mi primera cacería con la serie y por ello más de uno probablemente podría poner en tela de juicio mis palabras. Sin embargo teniendo en cuenta que uno de los principales objetivos de esta entrega ha sido captar nuevos adeptos, puede que esta review tenga más valor de lo que realmente pueda parecer a priori, pues se realiza desde la perspectiva pura de alguien que nunca antes ha tocado un título de la franquicia. Por este motivo este análisis va dirigido, principalmente, a los que aún se muestran indecisos, aquellos que nunca han tenido contacto con este fenómeno japonés.

Es mi primera vez con un Monster Hunter pero sus facetas y virtudes no me son por completo desconocidas, de hecho muchas de sus mecánicas son prácticamente idénticas a las de otros videojuegos. Una de las cosas que se aprecian desde el principio en esta entrega es un ritmo general más ágil y dinámico, de forma astuta se aproxima un poco a la personalidad más resolutiva y enérgica de las aventuras de acción actuales.

 

 

Los videojuegos nos enseñaron hace mucho que una de sus reglas básicas para ganar la partida y conseguir el botín es que hay que derrotar a un enemigo más poderoso que nosotros, a menudo un terrible monstruo que se presenta a modo de prueba cuando alcanzamos una etapa o como broche final a nuestras andanzas por sus dominios. Detrás de este emocionante recurso explotado hasta la saciedad se esconde el pretérito sentimiento de conquista y superación humana que tiene como resultado una recompensa, física y/o espiritual. Después, la desmesurada y adictiva ansia de aniquilar enemigos y recolectar materiales para mejorar nuestro equipo hace el resto en la obra de Capcom. Esta es su principal premisa, respaldada por una profundidad y una cantidad de opciones capaz de abrumar al recién llegado, después, poco a poco comienza el proceso de adaptación a un tremendo submundo de gestión y desarrollo.

Por supuesto, lo primero que entra por los ojos es el cuidado diseño de las fantásticas criaturas junto a su comportamiento realista. Enteramente parece que estos monstruos estuvieran vivos y eso hace que quieras contemplarlos más de cerca, conocerlos, enfrentarte a ellos y destruirlos. Justamente en este punto es donde se activa la otra gran pieza del engranaje: el sistema de combate y la inercia instintiva de todo jugador por batirse en singular combate contra un gran jefe.

A nuestra disposición encontramos un buen repertorio de armas y cada una de ellas requiere de una técnica, logrando así que el combate y sus mecánicas sean completamente distintas y nos afecten en función de nuestra elección. Dominar nuestra senda particular será una entregada tarea que tendremos que saber compaginar con el arte del ataque, la defensa y la esquiva. La estrategia y otros elementos activos juegan también un papel fundamental en los combates de Monster Hunter World.

 

 

Los escenarios del juego destacan tanto por su cuidada belleza visual como por su diseño, y aunque no están conectados entre si, algo que de veras nos gustaría a muchos, son amplias parcelas de acción que invitan a la exploración, y algo importante, permiten al jugador crear tácticas aprovechando el relieve y sus recovecos a la hora de atacar. Encontramos especies dispares con patrones de ataque, poder y características bien diferenciadas. Si a esto añadimos un sistema de combate condicionado por el tipo de arma que blandimos, el nivel de nuestro equipo y por supuesto nuestra propia habilidad, la diversión está garantizada.

La evolución de nuestro personaje y la mejora de su equipo es una tarea a la que tendremos que dedicar tiempo y trabajo, no bastará con seguir las misiones del modo historia, una serie de encargos que van aumentando su dificultad de forma progresiva. En este aspecto es donde personalmente el juego se me ha hecho un poco más denso y repetitivo por distintas razones, una sensación a veces potenciada por un argumento que no despierta demasiado interés.

Al margen de las misiones que hilan el argumento, a nuestra disposición encontramos un buen número de secundarias y tareas con el único objetivo de hacer progresar a nuestro personaje. Algunas de estas tareas resultan un tanto tediosas y repetirlas una y otra vez para sumar materiales puede hacerse monótono. El hecho de movernos por entornos amplios pero limitados donde siempre nos encontramos al mismo número y especie de criatura (sobre todo las pequeñas) también influye. Por supuesto todo sistema de progresión a menudo requiere de cierta repetición para recolectar objetos y evolucionar, sumar experiencia, ganar dinero, conseguir la mejor armadura, ese arma poderosa y por supuesto ser cada vez más fuerte. La gestión de elementos y los árboles de habilidad van acordes con la profundidad general del juego, sin embargo esto no debería estar reñido con la didáctica ni con un sistema más intuitivo a la hora de proponer un generoso trasfondo a la mecánica principal de un juego. Aquí es donde, a mi parecer, peca Monster Hunter World.

 

 

El modo multijugador es un complemento muy importante que no debe pasarse por alto, pues permite jugar todas las misiones de forma cooperativa con jugadores de todo el mundo en partidas de cuatro cazadores. Para muchos puede que la auténtica esencia de esta obra se encuentre en la caza colaborativa online, razón desde luego no les falta pues es una experiencia muy recomendable, tanto por la satisfacción que genera cazar junto a otros jugadores, como por la valiosa ayuda que podemos recibir en los desafíos más duros y a la hora de conseguir más ingredientes para nuestro baúl. Lanzar una bengala de auxilio para que alguien, de cualquier rincón del mundo, se conecte a nuestra partida y nos eche una mano para derrotar a un enemigo duro de roer siempre es una posibilidad estupenda. La verdadera historia de este juego es la evolución y el recorrido personal de cada jugador.

 

 

=Conclusión=

Monster Hunter World es un juego accesible y exigente al mismo tiempo con una durabilidad que solamente puede establecer cada jugador, las horas de juego pueden ser muchas en las manos apropiadas. Su complejidad no radica únicamente en la habilidad y el trasfondo de sus estupendos combates. Explotarlo al 100% requiere mucho auto-aprendizaje y dedicación, algo que por supuesto no es malo, sin embargo se hubiera agradecido aplicar más dinamismo y enseñanza en los sistemas de habilidad y mejora, hacerlo un poco más intuitivo no lo habría hecho más simple ni peor. Sea este el estilo japonés donde para muchos posiblemente radica un encanto más, lo cierto es que el sistema de misiones por encargo resta un poco de encanto y la necesidad de la constante y sistemática recolección de material a base de la repetición de misiones puede provocar cierta sensación de rutina.

Sin lugar a duda el juego merece la pena por el hecho de encarar y abatir a las tremendas bestias en los diferentes ecosistemas condicionados por nuestro armamento y equipo. Solo por esto merece una oportunidad. Si finalmente lo haces y te gusta descubrirás que únicamente estamos hablando de la punta del iceberg.

 

 

=Lo mejor=

 

  • El sistema de combate y el repertorio de armas

 

  • El diseño, la variedad y el comportamiento de los monstruos. Es una gozada encarar el reto de enfrentarse a ellos y conseguir derrotarlos dentro de unos escenarios visualmente llamativos, diferentes y bien trabajados que además favorecen la inventiva y la estrategia a la hora de hacer frente a nuestros descomunales adversarios

 

  • Mecánica de juego profunda, compleja y grandes dosis de personalización para nuestro personaje. Además de todo esto las opciones de investigación, gestión y conocimiento del juego alcanzan un nivel muy alto, traduciéndose en una duración bastante notable

 

 

  • Modo Online muy recomendable para explotar al máximo la experiencia

 

 

 

=Se podría haber mejorado=

  • Falta un poco de dinamismo y claridad a la hora de navegar en los menús. Una mayor soltura en este aspecto favorecería que todos los jugadores pudieran asimilar mejor todo lo que puede llegar a ofrecer el juego. La recolección sistemática junto a la repetición de ciertas misiones secundarias con el afán de progresar puede provocar una sensación rutinaria

 

  • El argumento no es nada emocionante, al igual que los personajes secundarios

 

  • La cámara juega malas pasadas en más de una ocasión

 

  • Un modo a pantalla partida se hubiera agradecido mucho

 

 

Monster Hunter World es un juego accesible y exigente al mismo tiempo con una durabilidad que solamente puede establecer uno mismo. La verdadera historia es la evolución y la entrega personal de cada jugador con su personaje

 

 

Versión analizada: PlayStation 4
8

Comparte este artículo

COBRA

Me gustan los videojuegos que tienen una buena historia que contar. Soy un jugador de acción, adoro los disparos y las explosiones. Si tienes problemas ¡vuélalos por los aires!

5 comentarios

Comentar
  1. RUBIO 19 de febrero de 2018 a las 19:42 Responder

    Cada vez que aparece una nueva bestia es un grato espectáculo, desde luego, pero debo reconocer que entre combate y combate me aburro un poco y la gestión de los menús es un tanto densa al principio. Tal vez sea por mi impaciencia pero lo cierto es que el sistema de misiones no es de mis favoritos y la historia tampoco me atrae en absoluto. Esperemos que vayan sumando más monstruos para mantener contentos a los fans.

  2. Jamonis 19 de febrero de 2018 a las 21:01 Responder

    Genial análisis como siempre!

    Discrepo en un par de puntos pero en general es un análisis muy completo y sin adornos, q yo creo q es lo que busca la gente.

    No obstante no estoy de acuerdo por ejemplo, en lo de que siempre aparecen el mismo número o tipo de especie en los entornos, ya que según avanza el juego, los monstruos q desbloqueas por el rango de cazador y la historia, van apareciendo en los distintos mapas cuando les da la gana (más en las expediciones, pero también en las misiones), llegándose a juntar en la misma misión un rathian junto al tobi kadachi y el anjanath, o un diablos con un rathian,un barroth y un balezgueuse. Esto solo con monstruos desbloqueados en el RC 19 y con muchas más combinaciones cada vez más difíciles, llegando a encontrarte hasta 5 especies distintas en el mismo mapa peleando entre sí por el territorio.

    Si se le da como bien dices una oportunidad y tienes paciencia, ves como el juego evoluciona y crece en todos los sentidos, incluyendo los mapas, que se hacen más grandes con grutas, caminos, zonas altas en las ramas de los árboles etc..
    Que suele ser lo que exige por norma general un buen juego, paciencia.

    El otro punto en el que discrepo que ya es a título personal,y por supuesto va sobre el gusto de cada uno, es lo de unir los mapas.

    Hay infinidad de juegos con mapas unidos que acaban convirtiéndose en un mmorpg con menos nivel de detalle, más tiempos de carga, y exigiendo bastante tiempo para recorrerlos de punta a punta.

    Por último destacar que Capcom no va a meter sistema de cajas o cofres o como se llame xD que dan ventajas a quien paga, y todos los dlcs de monstruos nuevos y nuevo contendido (sin contar trajes especiales etc) van a ser gratuitos lo cual dice mucho del juego (dentro de poco ya hay preparado un nuevo monstruo).

    No obstante hablo desde el punto de vista de un fan de la saga y veterano del juego, por lo que seguramente no sea nada objetivo XD y es bueno q aparte de un punto de vista experimentado en el juego, haya también desde el punto de vista de un nuevo jugador.

  3. Voyevodus 21 de febrero de 2018 a las 12:17 Responder

    Gran análisis, sí señor.

    Mi experiencia con los MH se reduce a una preview que hice de una de las entregas de PSP para una revista. Nunca me han llamado mucho, aunque tengo que reconocer que las notas de este último me han sorprendido.

    Lo que pasa es que ahora no tengo tiempo para jugar. Me pillé el Dragon Ball Fighter Z y el UFC 3 y no he jugado casi nada, y tengo también en recámara el Witcher 3 y el Bayonetta 2… joder! Y en Abril sale el God of War!

Publicar un nuevo comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.